Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Si vas a darte un capricho, el tamaño de la ración importa

Según dos expertas en nutrición, los alimentos de consumo ocasional pueden incluirse en una dieta saludable, pero hay que saber cómo hacerlo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 29 diciembre de 2019
Imagen: nathalie854

Existen numerosos ejemplos de alimentos y productos cuyo consumo no es beneficioso para la salud: bollería, bebidas azucaradas, snacks, comida ultraprocesada… Casi todos sabemos cuáles son y que los profesionales de la nutrición coinciden en que su presencia en nuestra dieta debe ser ocasional. “Ocasional”, un término que, por inexacto, a veces interpretamos a conveniencia, como explicamos aquí. Pero, además de que la ingesta de estos productos sea poco frecuente, es preciso que sea “moderada”; es decir, no excedernos con la cantidad o el tamaño de la ración. ¿Y cómo saberlo? Sigue leyendo.

Según Susana Menal e Iva Marques, nutricionistas, tecnólogas alimentarias y profesoras de la Facultad de Ciencias de la Salud y del Deporte de la Universidad de Zaragoza, los alimentos
de consumo ocasional pueden incluirse en una dieta
saludable, siempre y cuando se ingieran en pequeñas
cantidades y reemplacen porciones equivalentes
(en calorías y macronutrientes) de otros alimentos de consumo
frecuente. Es decir, antes de pensar en darse un capricho, es
necesario seguir una dieta diaria saludable (1.500-2.500 kcal),
basada en las recomendaciones de las guías de alimentación:

  • Un mínimo de tres raciones de frutas  y dos raciones de verduras.
  • Dos raciones de lácteos.
  • De tres a seis raciones de cereales, pan (integrales) o tubérculos.
  • De tres a seis raciones de grasas vegetales (aceite de oliva).
  • De una a tres raciones de carne magra, pescado, huevos o legumbres.

El tamaño de los caprichos

A partir de esta base, las investigadoras han acotado el tamaño
específico que deberían tener las porciones de 81 alimentos de consumo
ocasional y su contenido energético para ser incluidas en un patrón
saludable. El día que se tome alguno de estos productos (sin superar la
ración indicada), se deberá reducir la ingesta de alimentos de consumo
frecuente: grasas vegetales, carnes magras, lácteos y cereales y
tubérculos. Nunca se pueden disminuir las raciones de frutas y verduras.

  • Productos de repostería.
    Dos magdalenas (60 g)
    o seis galletas tipo María (50 g).
  • Snacks. Una bolsa pequeña de
    patatas fritas (40 g) o un pequeño
    bol de palomitas (40 g).
  • Otros alimentos. Dos porciones
    de pizza margarita (100 g)
    o tres croquetas de pollo (120 g).
  • Carnes grasas. Tres lonchas
    finas de beicon (30 g) o seis
    rebanadas finas de fuet (25 g).

No te olvides. Para incluir estas raciones en una dieta saludable, la frecuencia de la ingesta tiene que ser ocasional: muy de vez en cuando.

Diciembre 2019 Imagen: CONSUMER EROSKI

Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.

Etiquetas:

dieta sana

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones