Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Elaborar pan de molde

Para preparar esta modalidad de pan, de corteza muy ligera, es necesario disponer de moldes que le den su particular forma

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 11 octubre de 2010
img_pan ingles

El pan es un alimento fundamental en la historia de la humanidad. Fruto de las diversas culturas y gustos, ha evolucionado desde una simple torta de harina y agua hasta el producto actual de venta en las panaderías: formas, ingredientes, fermentaciones y variantes que se adaptan a las numerosas demandas del consumidor. Entre la gran cantidad de panes, figura el “inglés” o pan de molde, de fácil preparación en el hogar.

Moldes para dar forma

El pan es una masa de harina y agua fermentada. La condición indispensable para elaborarlo en casa es contar con estos ingredientes y con un horno que aporte calor uniforme por la parte superior e inferior y lo distribuya de manera que permita que la masa suba y, a la vez, se cocine el interior.

Entre la gran cantidad de panes que se encuentran en el mercado, el pan inglés o de molde es uno de los más fáciles de elaborar en el hogar. Tan sólo es necesario contar con moldes rectangulares similares a los empleados para los plum cakes.

La base y la cocción

Esta modalidad de pan se caracteriza por tener una corteza muy ligera, en cuya elaboración se sustituye parte del agua por leche y se añade un poco de azúcar. De este modo queda suave, ya que el uso más frecuente de este pan pasa por la elaboración de sándwiches.

No se debe abrir el molde hasta que el pan no esté casi hecho

Un kilo de harina de media fuerza, 40 g de levadura, 30 g de sal, 10 g de azúcar, 15 g de mantequilla y un cuarto de litro de leche y otro de agua. Estos son los ingredientes necesarios para elaborar pan de molde. La harina de trigo puede ser normal o con salvado (integral). También puede optarse por una mezcla de multicereales y algún fruto seco, como uvas pasas o pipas peladas. Debe tenerse cuidado cuando se añadan estos ingredientes porque, si se abusa de ellos, aumenta de forma considerable el aporte de calorías.

Con la cuarta parte de la harina y la levadura, junto con un poco de agua, se elabora una masa y se deja fermentar el doble de su volumen. Con el resto de la harina se forma un volcán, donde se añadirán los demás ingredientes. Tras mezclar todo, se agrega la masa de la levadura, se amasa de nuevo y se deja fermentar a 35°C durante media hora. Pasado este tiempo, se vuelve a amasar y se corta en porciones que se introducen hasta la mitad de los moldes, con cuidado de cubrir las esquinas. Sin cerrar, se le aplica calor y, cuando ha crecido dos terceras partes, se cierra el molde y se introduce en el horno a 200°C durante 45 minutos.

El pan se desmolda en caliente y se cuece siempre un día antes de consumirlo. No se debe abrir el molde hasta que el pan no esté casi hecho.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones