Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Las salsas de yogur

Con este alimento se pueden elaborar salsas sencillas y ligeras, adecuadas para multitud de platos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 7 febrero de 2007
Con el tradicional yogur es posible elaborar salsas muy sencillas y digestivas para acompañar todo un abanico de platos, desde ensaladas, verduras a la plancha hasta pescados y mariscos asados al horno o la parrilla. Si se utiliza como ingrediente principal, la salsa resultante será, además de sabrosa, baja en calorías, ideal para emplear en dietas de adelgazamiento. Las salsas realizadas a partir del yogur, a parte de ser nutritivas, son muy rápidas de preparar y nos van a ofrecer múltiples sabores dependiendo de los ingredientes que incorporemos.

A continuación se describen algunas salsas ligeras elaboradas con yogur, fáciles y muy sabrosas:

  • Salsa de yogur al curry. Una pizca de curry mezclada con un yogur de limón es la base para elaborar esta salsa. Si además se le añade un huevo cocido, una pizca de sal y una cucharadita de aceite de oliva, triturando todo el conjunto, se obtiene como resultado una crema homogénea. Para dar más volumen a la preparación se puede añadir algo más de aceite de oliva, teniendo en cuenta que se verá incrementado el aporte calórico de la salsa. Hasta su utilización, se ha de conservar en la nevera.
  • Salsa de yogur a la mostaza. La mostaza es la protagonista de eta receta. Dos cucharadas de mostaza mezcladas con un yogur natural, una pizca de sal y una cucharada de aceite de oliva son suficientes para obtenerla. Una vez que los ingredientes forman una salsa homogénea, se le puede añadir unas hojitas de perejil troceado para dar mayor colorido. Esta salsa también se ha de conservar en la nevera hasta su consumo.
  • Salsa tártara de yogur. El fuerte sabor de los encurtidos -aceitunas, pepinillos y cebolletas, entre otras- y el aroma que desprenden son la característica principal de la salsa tártara. En primer lugar se necesita picar en trozos muy pequeños una cucharada de aceitunas, una de pepinillos en vinagre y, por último, otra cucharada de cebolleta también en vinagre.
Para la elaboración de esta salsa se bate un yogur natural junto con una yema de huevo cocida, una pizca de sal, una cucharada de aceite de oliva y una cucharada de vinagre de sidra. Una vez se consigue una salsa homogénea, se le añade el picadillo de encurtidos y se mezcla bien todo el conjunto, hasta obtener la salsa deseada.

UN INGREDIENTE POLIVALENTE

Cualquiera salsas realizada a partir del yogur se puede emplear en distintas elaboraciones y puede hacer que algunos platos aparentemente poco apetecibles, como una pechuga de pollo a la plancha sin guarnición, adquiera un toque especial y muy sabroso. Un ejemplo de ello son los Lomos de salmón al limón y salsa de yogur, Ensalada templada de lacitos con salsa de yogur, Ensalada de pepino con salsa de yogur y Patatas cocidas rebozadas, entre otras.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones