Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

De la pirámide al plato de Harvard: modelos para comer sano

Hay distintos modelos para seguir una dieta sana, como la pirámide de los alimentos o el plato saludable de Harvard. Te contamos qué proponen y en qué se diferencian

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 21 diciembre de 2019
tomate queso abahaca huevo Imagen: esigie

Para resolver el rompecabezas de la alimentación saludable, cada país utiliza sus propias figuras: pirámides
(España), peonzas (Venezuela), ollas (Paraguay), pagodas
(China)… Hay guías que solo incluyen los alimentos
saludables y otras que, en cambio, también hacen un hueco
a bollos, carnes ultraprocesadas y bebidas alcohólicas,
como, por ejemplo, la pirámide nutricional española.
“Esta realidad ha sido utilizada por las propias empresas
de dulces y snacks, algunas de las cuales han llegado a
mostrar orgullosas en su envasado la pirámide”, como
queriendo decirle al consumidor: cómeme. Mira, aparezco
en la pirámide y me puedes comprar de manera ocasional”,
explica el nutricionista Aitor Sánchez.

En el extremo opuesto se sitúa El Plato para Comer Saludable
(Healthy Eating Plate, en inglés), que impulsa
la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.
En esta guía solo aparecen los alimentos de consumo
frecuente y lo único que cuenta es la evidencia científica,
sin atender a los intereses comerciales de las empresas o
del propio país.

Sin embargo, los expertos se encuentran divididos al tener que elegir uno de los dos modelos. Así,
mientras cada vez más dietistas-nutricionistas, como el
propio Aitor Sánchez, se decantan por eliminar la cúspide
de la pirámide nutricional española y convertirla en un
trapecio para no dar a entender que cada piso es necesario,
también los hay que opinan lo contrario. Es el caso, por
ejemplo, de Javier Aranceta, el presidente del comité
científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC),
la entidad encargada de confeccionar la pirámide. “El de
Harvard es un plato combinado; mientras, nosotros aquí
consumimos tres platos: primero, segundo y postre”,
explica. “Por otra parte, no por eliminar la copa de vino y la
jarra de cerveza de la pirámide la gente dejará de beber. El
ejemplo es Estados Unidos. Resulta mejor reflejar la realidad
de España, donde prácticamente al lado de cada portal hay
un bar, y decirle a la gente que beba menos”, concluye.

La pirámide de la alimentación saludable

Una pirámide de la alimentación saludable es un instrumento
educativo. Se basa en los conocimientos científicos sobre
nutrición más actuales, pero su objetivo es mostrar esa
información de un modo sencillo y comprensible para que todos
podamos incorporarla a nuestra vida cotidiana. Por esta razón,
hay varios modelos y, también, actualizaciones: a medida que se
descubren nuevas facetas de la alimentación, las pirámides se
reajustan y se adaptan. La mayoría de ellas coinciden en muchas
de las recomendaciones. Así por ejemplo, EROSKI cuenta con la
suya propia, se trata de la pirámide de la alimentación saludable.

El modelo del plato

Este método ayuda
a planificar las
comidas al dividir
un mismo plato en
cuatro grupos de
alimentos.

  • Vegetales. Cuantos más y
    mayor variedad,
    mejor. Las patatas,
    fritas o en bolsa,
    no cuentan, claro.
  • Granos integrales. Toma cereales integrales, pan, pasta y arroz, y limita sus versiones refinadas (panes blancos, arroz blanco…).
  • Frutas. Come
    muchas piezas, de
    todos los colores.
  • Proteína saludable.
    Escoge pescados,
    aves, legumbres
    y nueces.
    Limita las carnes
    rojas y el queso.
    Evita las grasas
    tipo beicon,
    las carnes frías
    (fiambres)
    y otras
    procesadas.

¿Para beber? Agua. Toma líquido, agua, té o café (con poco
o nada de azúcar). Según este modelo, limita la
leche y los lácteos (1-2 porciones al día) y el zumo
(un vaso pequeño al día). Evita las bebidas azucaradas.

¿Y las grasas? Usa aceites saludables, como
el aceite de oliva para cocinar, en ensaladas y
en la mesa. Limita la margarina y la mantequilla.
Evita las grasas trans.

 

Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.

Etiquetas:

dieta sana

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones