Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Tejas de hormigón

Su baja absorción y gran capacidad para evacuar el agua las convierte en piezas muy prácticas en zonas húmedas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 20 enero de 2003

Durante el invierno, los tejados pueden sufrir desperfectos. El agua, la nieve, el hielo o el viento son factores agresivos que, en ocasiones, afectan al buen estado de las tejas. Es conveniente revisar la cubierta una vez pasada esta época para subsanar cualquier posible avería y reparar las piezas, si fuera necesario.

La variedad de tejas existente en el mercado se adapta a las posibilidades y necesidades de cada edificio y, sobre todo, al entorno en el que se localiza. En este sentido, las tejas de hormigón son adecuadas en ambientes húmedos, ya que su porcentaje de absorción es inferior al 10%.

Se caracterizan por ser piezas que se ensamblan o solapan entre ellas, con formas de ondas para facilitar la evacuación del agua. Éste es un factor valorado en las tejas porque evita la humedad y sus efectos secundarios. En concreto, las tejas de hormigón deben cumplir las especificaciones de la Norma UNE-EN 490, de ámbito europeo. Han de ser piezas impermeables, resistentes a la acción de las heladas e incombustibles al fuego.

El principal inconveniente corresponde al transporte y manipulación, siempre que no se realicen con los medios adecuados -generalmente mecánicos (grúas)-. El peso y las proporciones de las tejas pueden complicar el traslado, por lo que hay que extremar las precauciones.

Colocación en seco o con mortero

La pendiente de la cubierta determina el sistema de colocación de las tejas. Cuando ésta es menos pronunciada, las piezas se pueden fijar con hileras de mortero. Por el contrario, en cubiertas con gran desnivel (superior al 50%) o zonas de mucho viento las tejas han de ir atornilladas.

En cubiertas con gran desnivel o zonas de mucho viento las tejas han de ir atornilladas

Los tornillos suelen ser de acero y están protegidos contra la humedad para no estropearse ni poner en riesgo la sujeción de las tejas. Asimismo, se fijan en rastreles, sobre planchas o tableros tratados específicamente para impedir el paso de humedad y garantizar el agarre.

Cuando el tejado tenga canalones, estos se deben colocar antes que las tejas. Por su parte, las piezas de hormigón se disponen de abajo a arriba, para calcular la parte que ha de sobresalir del tejado, y las tejas planas se montan a matajuntas: sin alinearse en hiladas horizontales, sino con las juntas de piezas alternas ligeramente desplazadas. Estos sistemas facilitan la evacuación del agua y la nieve.

Variedad de colores y acabados

Las tejas de hormigón se encuentran en diversos modelos, colores y acabados. De acuerdo al perfil transversal de cada pieza, se distingue entre tejas planas, curvas o plano-curvas, mientras que en función de la textura son lisas o granuladas. Además, se diferencian por el color. La gama cromática es limitada pero suficiente para convertirlas en un elemento decorativo, con efecto brillo o mate.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones