Estas cosas debes tener en tu mochila de emergencia en caso de desastres como un incendio

Ante cualquier catástrofe, conviene tener preparado un plan de evacuación con un kit de emergencias por si las autoridades ordenaran abandonar la zona en cualquier momento
Por EROSKI Consumer 30 de julio de 2022
mochila emergencia incendio
Imagen: StockSnap

Nadie está libre de vivir una experiencia tan angustiosa como la derivada de una catástrofe natural o humanitaria. Aunque depende mucho de la zona geográfica, tanto si vives en una casa de campo como en un piso en medio de la ciudad, la posibilidad de sufrir un incendio, un terremoto, una inundación, una gran tormenta de nieve, una explosión química, un ataque nuclear, un apagón energético… es real. Ante un desastre de estas características, conviene estar preparado en caso de evacuación. ¿Lo estarías? Te contamos qué debes hacer en esta situación y qué debe tener toda mochila de emergencia con la que huir del lugar.

Qué hacer antes de una catástrofe

España no es país de huracanes y tifones, pero sí de incendios forestales, cada vez más olas de calor, inundaciones, volcanes y hasta podría darse un tsunami. ¿Vives en una zona de riesgo de catástrofe? Mientras en el sur y en los Pirineos el peligro sísmico es una realidad, en Canarias destaca el riesgo vulcanológico y en la región mediterránea las inundaciones constituyen una verdadera amenaza.

No obstante, todo nuestro país es zona de riesgo (puede ocurrir un incendio en casa), por lo que es fundamental tener en cuenta ciertas medidas de prevención para evitar efectos devastadores en tu vivienda y el entorno.

Para defender tu casa de los grandes incendios, puedes seguir las recomendaciones del Cabildo de Gran Canaria, como limpiar de matorral 15 metros alrededor de la casa o la azotea y el tejado de hojas; podar los árboles y mantenlos separados; apilar la madera lejos de la vivienda; o evitar poner setos.

O para disminuir los riesgos en tu vivienda en caso de terremoto, lo mejor es hacer caso al Instituto Geográfico Nacional (IGN): no colocar en zonas altas objetos pesados como macetas libros o jarrones; fijar bien a las paredes muebles u objetos que podrían ocasionar daños al caerse, como armarios, estanterías, cuadros o lámparas; y asegurarse de que chimeneas, aleros, revestimientos, balcones, etc. tengan una buena fijación a los elementos estructurales.

Pero para sobrevivir a un tsunami y otros desastres naturales, además de medidas preventivas concretas según la catástrofe, siempre hay que contemplar un plan de evacuación, por si las autoridades al mando de la protección civil ordenaran abandonar la zona. A veces tan solo se tienen unos minutos para hacerlo, por lo que lo conveniente es tenerlo todo listo para dejar la casa cuanto antes, y así evitar atascos en la carretera y dejar que los servicios de emergencias puedan intervenir sin más problemas.

Qué debe contener una mochila de emergencia

bolsa emergencia
Imagen: Dids

En el plan de evacuación, tener preparada una mochila de emergencias resulta imprescindible. Guárdala en un armario de fácil acceso y actualízala dos veces al año (invierno, verano). Este kit de supervivencia debe contener:

  • Botiquín de primeros auxilios y medicamentos para al menos tres días.
  • Agua embotellada y alimentos no perecederos, por ejemplo, conservas con abrelatas fácil.
  • Ropa de cambio y calzado cómodo.
  • Útiles de aseo.
  • Manta o algo de abrigo.
  • Si tienes un bebé: pañales, ropa y su comida.
  • Linterna de dinamo.
  • Silbato.
  • Móvil y cargador.
  • Radio con pilas y pilas de repuesto.
  • Dinero en efectivo.
  • Documentación: pasaporte, escrituras, mapas, contactos claves (también los teléfonos de emergencias)…
  • Duplicado de llaves.
  • Si tienes mascota, su documentación, agua y comida para tres días, collar, correa, bolsas para heces y botiquín del animal.

Otras medidas del plan de evacuación

Además de tener lista la mochila de emergencia para sacarla de casa en cualquier momento, debes organizar un plan de evacuación de la vivienda junto a tu familia:

  • Decidid qué haríais y en qué orden: cerrar puertas y ventanas; apagar la luz, cortar el agua y cerrar la llave del gas; coger la mochila de emergencia; y viajar en el mismo vehículo (si es que cabéis todos) para no entorpecer las labores de emergencia.
  • Estudiad qué rutas cerca de casa o fuera de la localidad seguiríais.
  • Acordad cuáles serían vuestros puntos de encuentro.
  • Analizar bien cómo os comunicaríais si estuvierais lejos unos de otros.
  • Determinad a qué persona de referencia (familiar o amigo) recurriríais en caso de emergencia.

Y, por último, una vez cerrado y aclarado punto por punto todo el plan de evacuación, haced todos un simulacro para solucionar posibles problemas que pudieran surgir en su práctica.