Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Conseguir un seguro gratis

Las tarjetas de crédito o la compra de un vehículo llevan asociada una póliza gratuita, pero en ocasiones su vigencia es limitada o no cubre todos los supuestos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 30 marzo de 2010

Prosperan los seguros baratos, asequibles e, incluso, gratuitos. Las tarjetas de crédito, la compra de vehículos, la adquisición de una vivienda o la asistencia a eventos sociales y deportivos llevan asociados distintos seguros que protegen al consumidor frente a situaciones concretas. Miles de compañías y millones de personas contratan pólizas para hacer frente a las más diversas contingencias patrimoniales, económicas, legales y personales. Pero desconocen que, en ocasiones, otras pólizas les cubren al sacar dinero de un cajero o al sufrir una agresión en un partido de Primera o Segunda División. La conocida frase “más vale prevenir que curar” no sólo es un refrán popular, sino también una convicción poderosa. Durante 2009, los ingresos por primas de seguros aumentaron un 1,2% respecto al año anterior y se situaron en 59.884 millones de euros. La crisis no ha interferido en la contratación de pólizas, pero los consumidores están más atentos a los precios, las ofertas y las posibilidades de ahorrar.

Prima obligatoria

/imgs/2010/03/manos.art.jpg

En un contrato de seguro, el cobro de una prima obliga al asegurador a indemnizar al tomador con un capital, una renta u otras prestaciones convenidas cuando se produce el evento cuyo riesgo se cubre. Así lo establece la ley. Para constituirse como tales, las pólizas necesitan el pago de un dinero. Sin embargo, algunas se promocionan como “pólizas gratis” porque el coste de la prima es reducido y se abona junto con el precio del objeto o servicio que se adquiere. En su mayoría, el cliente sabe que su compra se asocia a un seguro, pero también puede ocurrir que algunas personas disfruten de una o más coberturas sin saber que las tienen y que han pagado por ellas.

  • Las tarjetas de crédito son el mejor exponente de estos casos. Los seguros más habituales con los que se asocian protegen contra robos al sacar dinero de un cajero automático y cubren al titular durante los viajes que realiza, si los ha abonado con tarjeta. En este último supuesto -más allá de las diferencias entre las entidades que las expiden-, los seguros cubren las cancelaciones y los retrasos de los vuelos, los gastos de hospitalización y enfermedad o las averías en los coches de alquiler. Estas pólizas no son gratuitas, ya que la prima se abona con el coste anual del mantenimiento de la tarjeta. No obstante, el usuario no debe pagar un dinero extra por ellas, ni contratarlas aparte.

  • La compra de vehículos -en general, motocicletas y turismos- es otro ramo donde los seguros gratuitos son la estrella. Su auge es tan llamativo como reciente. Diversas marcas y concesionarios diseñan promociones de compra en las que, por el mismo precio de mercado, se contratan pólizas a todo riesgo o de responsabilidad civil con la adquisición del vehículo. No hay truco en la oferta. Sin embargo, hay condiciones. La principal es que la duración de la póliza gratuita es limitada. Al cabo de un año, cuando toque renovarla, el titular del coche o la moto deberá correr con los gastos. Además, estas promociones no son válidas para todo el mundo. En general, se exige que el beneficiario sea mayor de 25 años y tenga, como mínimo, una antigüedad de dos años en el carné.

  • La adquisición de una vivienda, cuando se realiza mediante hipoteca, se complementa en ocasiones con un seguro de desempleo gratuito. Al igual que ocurre con los automóviles, la gratuidad y la cobertura tienen un plazo finito, ya que si bien estas pólizas asumen las cuotas de amortización del préstamo hipotecario en caso de que el titular se quede sin trabajo o sufra una incapacidad temporal, no lo hacen de manera indefinida: el tope se fija a menudo en 18 meses que, además, sólo pueden ser consecutivos hasta un máximo de seis. Por otro lado, al cabo de uno o dos años, según los casos, si el cliente quiere conservar el seguro, deberá pagar la prima que corresponda.

  • La asistencia a eventos sociales y deportivos, así como la presencia física en determinados recintos, lleva aparejada con frecuencia una cobertura gratuita de accidentes. En esta línea, la póliza más novedosa y conocida es la vinculada al fútbol. El denominado Seguro Afición cubre a todas las personas que acuden a un partido de Primera o Segunda División en caso de accidente, agresión de un grupo violento o infarto. Este seguro se obtiene al pagar la entrada, por lo que es fundamental conservarla para reclamar la indemnización. También determinados locales de ocio, salas de fiesta y centros comerciales cuentan con seguros multirriesgos que protegen al edificio y a sus ocupantes en caso de siniestro.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones