Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Perros > Alimentación

Los perros también sufren anorexia

Los perros también dejan de comer porque están deprimidos o tristes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 19 septiembre de 2013

La anorexia del perro no comparte todos los síntomas de la humana pero sí existen coincidencias, como: el rechazo del alimento por parte del can y la rápida pérdida de peso. Un perro anoréxico puede serlo por causas físicas y psicológicas, aunque nunca asociadas, como en las personas, a cuestiones relacionadas con la imagen. En este artículo se explican las causas que provocan la anorexia en el perro, sus consecuencias y tratamiento.

Imagen: Werwin15

Anorexia en los perros, causas

La anorexia canina consiste en la falta de apetito por diferentes causas, como una enfermedad. En cualquier caso, un can tiene un comportamiento anoréxico por motivos distintos a las personas que padecen esta dolencia. "Los casos de perros anoréxicos no son habituales, aunque pueden presentarse en animales enfermos o que sufren un cambio brusco en su entorno que les provoque ansiedad o miedo", según Ana Cameno, veterinaria.

Un perro que se siente inseguro y tiene miedo no se acercará al plato de comida con tranquilidad, porque es uno de los momentos en los que se siente más vulnerable frente a sus enemigos, ya que baja la guardia, y "solo recuperará el apetito cuando se sienta seguro", matiza Cameno.

Los perros pueden sufrir anorexia y perder las ganas de comer como consecuencia de enfermedades o problemas psicológicos

La anorexia en el perro implica la pérdida de apetito por diferentes causas, entre las que se encuentran las enfermedades y los problemas psicológicos del can. Determinadas enfermedades, como el cáncer en perros o el síndrome de Cushing (patología de tipo metabólico), también conllevan una reducción de las ganas de comer del can.

Las patologías de tipo neurológico también pueden provocar anorexia en el perro. Es el caso de algunas enfermedades neuronales, como los tumores que afectan al funcionamiento del cerebro, que no manda los estímulos ni las órdenes adecuadas para que el can tenga la sensación de apetito y acuda al plato para comer. En estos casos se produce una situación de anorexia o de desinterés por el alimento en el perro.

La anorexia implica una importante pérdida de peso en el perro. La mayoría de los canes hospitalizados no ingieren alimento de manera voluntaria para cubrir sus necesidades nutricionales, cerca del 50% de los perros y gatos hospitalizados está desnutrido, según estiman los expertos.

El apetito y la posibilidad de comer no siempre coinciden. Determinadas enfermedades, como las que afectan a la boca, provocan dolor al perro y le impiden la ingestión de alimento, aunque el can tenga hambre y desee comer.

Anorexia y problemas psicológicos del perro

Un perro puede padecer anorexia provocada por la soledad, la tristeza o el estrés

Los problemas psicológicos, como la ansiedad o el estrés del animal por causas como la separación del perro de sus dueños o la soledad de animal que viven sin compañía, provocan anorexia en el perro.

"Hay animales que viven solos y comen lo justo porque esperan que sus dueños lleguen para hacerles compañía y les pongan un alimento que les resulte más apetitoso que el pienso de todos los días", asegura Ignacio Arija, veterinario especialista en nutrición y profesor de la Universidad Complutense de Madrid.

La tristeza del perro por la muerte del dueño o de otro compañero canino, pueden desencadenar un episodio anoréxico en el can. "Hay perros que se deprimen hasta perder el apetito por la desaparición de sus dueños o de otro perro con el que han convivido durante años", comenta Arija.

Anorexia en perros: consecuencias para la salud

Imagen: Kaja Koz?owska

La anorexia puede provocar cambios en el metabolismo del perro en un plazo de tres días. El animal sufre las mismas consecuencias para su salud que una persona que ayuna. La diferencia es que en los canes se detectan con dificultad las alteraciones del metabolismo y, para cuando se diagnostica, los perros con signos de desnutrición padecen ya una enfermedad desde hace meses o semanas.

El sistema inmunológico del perro acusa la falta de apetito de un perro con anorexia. Las defensas bajan y el can queda expuesto a enfermedades infecciosas, como la hepatitis viral. Un perro que no ingiere los nutrientes necesarios es un blanco fácil para contraer enfermedades.

Un animal con anorexia debe recibir un tratamiento acorde a la causa que la provoca. Por ello, un diagnóstico atinado es fundamental para que el perro recupere la motivación por comer. Si el can ha perdido el apetito debido a un problema de ansiedad provocada por la separación de los dueños, puede ser que haya que aplicar un tratamiento con ansiolíticos. Una vez que el estrés esté controlado, el perro podrá recuperar el gusto por la comida de manera gradual.

Perros con anorexia: tratamiento

Los perros enfermos presentan comportamientos anoréxicos y hay diversas formas de lograr que normalicen la ingestión de alimento:
  • Modificar el plan de nutrición del perro, de forma que se le ofrezca un pienso con elevado contenido en proteínas. El cambio logra que, aunque ingiera escasa cantidad, el alimento le aportará la energía y calorías que precisa.

  • Una dieta casera para el perro, bajo supervisión veterinaria, resulta más apetitosa para el perro enfermo que un pienso seco, por lo que el can con síntomas de anorexia puede mostrarse atraído de nuevo por el plato de comida.

    El veterinario ofrecerá a los dueños las pautas necesarias para preparar platos caseros para el perro inapetente de manera adecuada.

Anorexia en perros, tres claves

1. La anorexia canina puede ser parcial o total. En el primer caso el perro deja de comer de manera puntual por cambios temporales en su vida, como su estancia en una residencia para animales. En el segundo caso, la anorexia en el perro puede ser total o irreversible, como cuando los animales padecen una enfermedad como el cáncer.

2. Hay veterinarios que no consideran que exista la anorexia en perros, porque lo habitual es que la falta de apetito del can esté asociada a una enfermedad y no por un problema psicológico asociado a la imagen, como ocurre en las personas.

3. La anorexia implica una falta anormal de ganas de comer, dentro de un cuadro depresivo. Los veterinarios y expertos en comportamiento canino aseguran que un perro puede sufrir estados depresivos y de tristeza que impliquen la pérdida de su apetito.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones