Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Día Mundial contra la Desertificación y la Sequía

Esta jornada mundial recuerda la creciente degradación del suelo y la vida de millones de personas a causa de la desertificación y la sequía

Img sequia2012 Imagen: UNCCD

Como cada 17 de junio desde 1994 hoy se celebra el Día Mundial Contra la Desertificación y la Sequía, para recordar la importancia del suelo y la acelerada degradación que sufre. La Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD) señala que cada año se pierden en el mundo 12 millones de hectáreas (la superficie de Andalucía y Extremadura juntas aproximadamente) a causa de la desertificación. La degradación del suelo afecta directamente a 1.500 millones de personas en todo el mundo, según la UNCCD. En este artículo se ofrecen los siguientes contenidos: Un Día Mundial contra la degradación creciente del suelo; Desertificación y sequía en España; y Qué podemos hacer contra la desertificación y la sequía.

Un Día Mundial contra la degradación creciente del suelo

El lema principal de este Día Mundial Contra la Desertificación y la Sequía 2012 es "Un suelo sano sostiene tu vida". La Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación destaca así la urgente necesidad de aumentar los esfuerzos mundiales para recuperar y proteger los suelos fértiles. El secretario ejecutivo de la UNCCD, Luc Gnacadja, señala que "el suelo fértil es un recurso finito e irremplazable, que sirve para alimentar a los 7.000 millones de personas que habitan el planeta en la actualidad y que se convertirán en 9.000 millones en 2050. Además de comida, el suelo garantiza el agua y la energía para las generaciones presentes y futuras."

Un 35% de la superficie española presenta riesgo significativo de desertificación

Víctor Castillo, científico español que trabaja en la UNCCD, explica que el problema incide sobre territorios frágiles donde vive parte de la población humana más pobre. La sobreexplotación de los recursos naturales puede provocar una primera etapa de mejora en la economía, porque la ruptura del equilibrio se desencadena de forma lenta. En muchos casos, los efectos de la degradación se manifiestan cuando es irreversible.

El 40% de la superficie total del planeta está ocupada por zonas secas donde vive casi el 35% de la población mundial. Entre el 10% y el 20% de estas tierras secas están afectadas por la desertificación. Las zonas más vulnerables son los suelos subsaharianos y de Asia central, según el informe sobre Evaluación de Ecosistemas del Milenio.

En cuanto a la sequía, es un fenómeno natural que forma parte de los cambiantes sistemas climáticos y meteorológicos de la Tierra, y que tarde o temprano afecta a todos los países. Como sostiene Nuria Hernández-Mora, presidenta de la Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA), "este periodo vendrá, pero no sabemos cuándo. El problema no es tanto que se produzca, sino cómo la gestionamos".

En los próximos años, el cambio climático podría provocar una expansión de las zonas secas. Según el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), el incremento de la frecuencia, duración e intensidad de las sequías podría acelerar las tasas de desertificación e incrementar los efectos sobre las poblaciones.

Desertificación y sequía en España

El Programa de Acción Nacional de Lucha contra la Desertificación (PAND) del Ministerio de Medio Ambiente estima que un 35% de la superficie española presenta riesgo significativo de desertificación. Según Castillo, si se atiende a las características climáticas, cerca del 75% de la superficie española sería susceptible de sufrir desertificación, aunque matiza que no todos los paisajes áridos están sometidos a este proceso.

Asimismo, España ha sufrido en los últimos años varias sequías. Hace unos meses, la falta de lluvias hizo saltar las alarmas ante la preocupación de una nueva época de sequía.

Según el meteorólogo José Miguel Viñas, las lluvias de abril han servido para aliviar "en parte" el problema: "Ahora mismo nuestras reservas hídricas se sitúan en valores parecidos a la media de los últimos diez años. Técnicamente no puede afirmarse que estemos en sequía, aunque la situación podría cambiar rápidamente si, pasado el verano, viniera un otoño seco, ya que el déficit de lluvias invernal ha dejado su huella."

Qué podemos hacer contra la desertificación y la sequía

La lucha contra la desertificación y la sequía pasa por la implicación real de las instituciones, empresas y ciudadanos de todo el planeta:

  • Acciones efectivas de la comunidad internacional: el objetivo de la UNCCD, y también del lema de este Día Mundial, es lograr "una tasa cero de degradación de la tierra" para garantizar la seguridad alimentaria, mitigar la pobreza rural y el hambre y servir de apoyo frente a los principales problemas ambientales. Los gobiernos e instituciones de todos los países tienen que poner en marcha acciones efectivas para conservar los suelos fértiles y recuperar los degradados.
  • Consumo responsable: los expertos recuerdan que detrás de la desertificación y la sequía se encuentra la falta de desarrollo sostenible y la gestión inadecuada de los recursos naturales. Las siete erres del consumidor ecológico son, por tanto, esenciales frente a estos problemas ambientales.

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones