Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

Airbag: el salvavidas del coche

Aunque no precisa mantenimiento, sí que es necesario conocer algunos detalles sobre su funcionamiento.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 18 octubre de 2002
La idea de instalar una bolsa plegada en el volante y la guantera del vehículo que se infle en el momento del accidente comienza a desarrollarse en los años 60 con un sistema que accionaba una botella de aire comprimido.

El principal problema por entonces era su lentitud. El impacto de los viajeros con el salpicadero del vehículo tiene lugar en las primeras cien milésimas de segundo y el sistema de inflado debía ser inmediato. Así se llegó al sistema actual, en el que un cartucho pirotécnico explota en el momento del accidente liberando repentinamente una mezcla de nitrógeno y oxígeno para llenar la bolsa. Pero, ¿Cómo se detecta el momento de la colisión?

La respuesta está en la electrónica. Un sensor detecta las deceleraciones del vehículo. Si es muy brusca manda una señal eléctrica que hace explotar el cartucho pirotécnico. Para prevenir un corte de electricidad provocado por el impacto, dispone de un condensador que guarda la energía suficiente para activarlo.

A mediados de los ochenta los automóviles de lujo lo introducían como opción. Diez años después llegaba a los vehículos más económicos y en la actualidad no se concibe un coche que no disponga de, por lo menos, dos airbag para el conductor y el acompañante. En la gama alta encontramos hasta una docena de airbag en ventanillas, asientos y cabezales que, literalmente, convierten el interior en una mullida burbuja de aire en caso de accidente.

Su implantación no ha estado exenta de problemas. Los estudios de las autoridades de tráfico de Estados Unidos detectaron casos de lesiones en la cara y tórax producidas por el airbag, tanto por el impacto de la bolsa al inflarse como por ahogamiento, al no desinflarse con rapidez. Pero la tecnología ya se ha puesto manos a la obra para solucionarlo y los últimos modelos de airbag están provistos de orificios de evacuación del aire, desinflándose en apenas dos segundos.

Por otra parte, se están implantando los denominados 'generadores híbridos de gas', que no sólo inflan la bolsa gradualmente en función de la gravedad del impacto, sino que consiguen reducir la temperatura del aire, evitando así posibles quemaduras. La modificación de las costuras de las bolsas hacen que la apertura se dirija hacia arriba para no impactar en la cara.

Los airbag son ahora más seguros y más efectivos, pero de poco sirve si el conductor o los pasajeros no llevan puesto el cinturón de seguridad.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones