Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Educación y seguridad vial

Cinturón de seguridad, ¿cuándo se debe cambiar?

Siempre hay que revisarlo y cambiarlo si está rajado o desajustado, aunque no se haya sufrido ningún accidente

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 11 marzo de 2007

En España el uso del cinturón es obligatorio tanto en los asientos delanteros como en los traseros para todos los pasajeros. La función de retención que este dispositivo cumple en un accidente es capaz de salvar vidas. Pero tras el impacto, el tejido se estira y puede deformarse tanto, que podría ser ineficaz en una segunda colisión. Los productos de limpieza agresivos también lo pueden dañar. Por ello, siempre hay que revisarlo y cambiarlo si está rajado o desajustado, incluso aunque no se haya sufrido ningún accidente.

El 90% dice usarlo

Utilizar cinturón de seguridad es obligatorio, pero conviene realizar inspecciones periódicas para detectar desgastes del material, roturas o cualquier otra circunstancia, además de cambiarlo si se detectan estas anomalías o si está desajustado. Es recomendable llevarlo bien colocado: la banda horizontal debe ir sobre la pelvis y la diagonal, apoyada en el centro de la clavícula.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha incidido durante años en este tema y ha conseguido, con sus campañas de sensibilización, que el uso del cinturón se generalice hasta superar el 90% de los casos. Pero no todos los conductores lo emplean de manera correcta. Para conseguirlo, este organismo hace algunas recomendaciones respecto a su uso:

  • La banda horizontal debe colocarse sobre la pelvis, nunca sobre el abdomen.
  • La banda diagonal se apoyará en el centro de la clavícula, a media distancia.
  • Conviene verificar que las bandas no están retorcidas ni enganchadas.
  • Al ponerse el cinturón se debe oír con claridad un "click" que indica que ha quedado bien anclado.
  • No se debe inclinar en exceso el asiento, para evitar el "efecto submarino": salir despedidos por debajo del cinturón en caso de colisión.
  • No hay que utilizar pinzas para aumentar la holgura.
  • Los ocupantes de las plazas traseras siempre deben viajar con el cinturón colocado. En caso de accidente, sin el cinturón, salen despedidos contra las plazas delanteras y aplastan a sus ocupantes.
  • Embarazadas: son un caso especial. Un estudio de la Universidad de Michigan descubrió que los daños al feto son mayores si no se lleva puesto. La colocación correcta, en este caso, es situando la cinta debajo de la barriga y ajustado.
  • El uso del cinturón es obligatorio tanto en los asientos delanteros como en los traseros para todos los pasajeros y en cualquier trayecto, por corto que sea. Los menores de 12 años o personas de cualquier edad que no alcancen 135 centímetros de altura deben usar un dispositivo de retención adecuado a su peso y estatura.

Inspección periódica

Los principales fabricantes mundiales de cinturones de seguridad recomiendan inspeccionarlos de manera periódica para detectar fallos del material, roturas o cualquier otra circunstancia que aumente el riesgo en caso de accidente.

Conviene tener en cuenta los siguientes consejos:

  • No utilizar productos químicos o limpiadores agresivos. Reducen las condiciones y resistencia del material.
  • Limpiar el cinturón con un trapo húmedo, agua y jabón neutro.
  • Sustituir los cinturones si están dañados o han entrado en contacto con productos químicos agresivos.
  • Inspeccionar los anclajes del cinturón. Si las piezas metálicas y tornillos que lo unen a la estructura están oxidados, deben reemplazarse.
  • Conviene inspeccionar el cierre del cinturón, que debe liberarse nada más pulsar el botón rojo.
  • Revisar el correcto funcionamiento del bloqueo de seguridad del cinturón mediante un tirón suave, pero rápido.
  • Cada cinturón debe usarse para un único ocupante.

Conviene tener en cuenta que es muy difícil que un cinturón se dañe, debido a la calidad y durabilidad de los tejidos de nylon y sintéticos que se utilizan en su fabricación. No obstante, si se aprecia que la trama del tejido no es sólida o hay cortes, lo mejor es cambiarlo lo antes posible.

Cinturones especiales

Es habitual que los aficionados al tuning cambien los cinturones por otros de cuatro anclajes. Los de cinco o seis anclajes están destinados, en principio, a la competición.

El cambio de cinturón de seguridad no exige pasar una homologación de la ITV. Sin embargo, los cinturones de cinco o seis anclajes necesitan asientos especiales, con huecos para pasar los arneses en la parte superior del respaldo. El cambio de asiento sí obliga a pasar una homologación en la ITV en un plazo máximo de diez días.

El coste puede superar los 100 euros, en función de que el asiento esté homologado por el fabricante o haya que certificarlo. Por otro lado, también hay vehículos, en especial los de gama alta, en los que el cinturón va anclado a la parte superior del respaldo del asiento. Los fabricantes tienen algunos modelos especiales para vehículos clásicos y antiguos, que se ajustan manualmente mediante hebillas.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones