Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

Circular con discapacidad

Aprender a conducir o alquilar un coche supone un sobreesfuerzo económico y burocrático para las personas con discapacidad

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 11 abril de 2009
Img parking minusvalidos Imagen: Lotus Head

Ser discapacitado implica hacer frente a más barreras que los demás para desenvolverse en la vida cotidiana. Esta frase, que en principio parece obvia y simple, tiene sin embargo un matiz: que los obstáculos que se han de superar no siempre derivan de la discapacidad. A menudo el problema está fuera, en las infraestructuras deficientes, en los escasos servicios y en la indiferencia de la sociedad. En esta línea, si gran parte de las actividades “normales” suponen un sobreesfuerzo para quienes padecen algún tipo de discapacidad, el sector del automóvil no es la excepción. Algo tan habitual para un adulto cualquiera, como aprender a conducir o alquilar un coche por ocio o trabajo, puede suponer un verdadero quebradero de cabeza para una persona discapacitada. La razón es sencilla: no todas las autoescuelas ni todas empresas de alquiler cuentan con coches especiales, y las que disponen de ellos tienen por costumbre cobrarlos más caros.

Más caro

/imgs/2009/04/parking-minusvalidos.art.jpg

En España, una de cada diez personas tiene alguna clase de discapacidad, tal como desvela una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en colaboración con la Fundación ONCE y el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO). Por supuesto, las discapacidades son muy variadas, tanto en tipo como en grado, pero los datos más recientes -de 2008- apuntan que, sólo en lo relacionado con la movilidad, hay más de 2,5 millones de personas afectadas. La cifra es elevada; representa más de un 5% de la población total. No obstante, a la hora de hacer ciertas gestiones, las trabas ponen en evidencia que el mundo no está pensado para las minorías. ¿Cuál es la situación actual en las empresas de alquiler de coches y las autoescuelas ante los potenciales clientes discapacitados? ¿Hay ofertas para ellos? ¿Se satisfacen sus necesidades? Y, si es así, ¿cuánto cuesta?

Alquilar un coche

De manera habitual, las empresas de alquiler de coches establecen unos requisitos básicos que deben cumplir sus clientes. Ser mayores de edad y poseer un carné vigente son dos cláusulas inexcusables, aunque algunas piden también que se tenga más de 23 años de edad y experiencia al volante; o que el titular tenga un permiso de entre uno y dos años de antigüedad, dependiendo de la compañía. El coste del alquiler es variable, pero el precio final siempre depende de factores fijos, como la categoría del coche, el momento del año y la duración del arrendamiento. A estos condicionantes se añaden requisitos tales como la edad del conductor, los precios de cada firma y las ofertas especiales que puedan encontrarse utilizando intermediarios, touroperadores e Internet. En otras palabras, no es lo mismo alquilar en agosto que en febrero, ni es igual pedir un coche de lujo a conformarse con un pequeño turismo. Tampoco costará lo mismo un alquiler sin reserva previa que una gestión hecha con anticipación y, como ocurre con los seguros, será más barato si el cliente es mayor de 30 años.

Dicho esto, la pregunta es qué particularidades afectan a los clientes discapacitados. Desde la Confederación Coordinadora Estatal de Minusválidos Físicos de España (COCEMFE) señalan que alquilar un coche es casi siempre un problema por varias razones. Primero, porque no hay muchos sitios con vehículos adaptados. Segundo, porque dependiendo de la discapacidad de la persona es posible que la rechacen como cliente y, tercero, porque el servicio es más caro, ya que los únicos coches adaptados son de gama alta. Según esta afirmación, no es que haya una tarifa especial para personas con minusvalías, sino que éstas se ven limitadas en el momento de elegir el vehículo. O alquilan un coche de categoría media alta o, por el contrario, renuncian al plan de alquilar. Pero, ¿de veras se ha vuelto así de rígido el mercado? El mejor modo de responder a esto es acudir a las principales empresas del sector y averiguarlo.

No todas las autoescuelas ni empresas de alquiler cuentan con coches especiales, y las que los tienen los cobran más caros

En efecto, las compañías de alquiler indican que sólo pueden dar soluciones para algunos tipos de minusvalías y, ya de arranque, hacen una distinción entre los vehículos acondicionados para trasladar a personas con discapacidad y los que están medianamente preparados para ser conducidos por ellas. Como tendencia general, se centran en el manejo, de modo que no tienen coches con rampas, aberturas especiales ni adaptaciones para quienes estén en silla de ruedas. Ahora bien, ¿qué es lo que ofrecen? Básicamente, vehículos con caja de cambios automática. En Europcar, los modelos que cumplen este requisito son los Audi A4 y los BMW 520D. En National Atesa, los Citroën C4 o los Picasso. La firma Hertz va un paso más allá: dispone de vehículos Peugeot 307 automáticos con pomo extraíble en el volante, freno y acelerador adaptados a la mano derecha, mientras que la compañía Pepecar, que apuesta por el bajo coste, sólo tiene un modelo de coche semiautomático, el Smart.

El repaso pone en evidencia dos cosas: que no hay una oferta variada y que los coches adaptados, como apuntaban desde COCEMFE, no son de los más baratos. Cualquiera de los modelos citados -a excepción del Smart- corresponden a categorías intermedias, superiores o de lujo, lo que se traduce en un incremento del coste de hasta cuatro veces con respecto al alquiler de un coche normal, dependiendo del operador o la compañía. Incluso en algunos de ellos, el mismo modelo de vehículo cambia de precio según sea manual o automático. Además de la carestía, hay otro inconveniente: el alquiler de un coche de lujo no es inmediato. Por lo general, hay 48 horas de espera para confirmar la reserva.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Coches adaptados »

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones