Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Atención sanitaria

Terapia asistida con leones marinos

La mejora de la autoestima y la comunicación con otras personas y el entorno destacan entre los beneficios que aporta

  • Autor: Por

  • Fecha de publicación: domingo 24 agosto de 2008
Img leonmarinonino listado Imagen: OCVA

La terapia asistida con leones marinos es un tratamiento complementario a otros que ya reciben niños autistas o con parálisis cerebral que pretende mejorar su bienestar y el de su familia. Aunque se halla en fase experimental y el único grupo que la aplica se encuentra en Elche, sus impulsores empiezan a observar pequeñas mejoras en estos niños al término de cada sesión.

Iniciativa única

/imgs/2008/08/terapialeon1.jpg

Mejorar la autoestima y el estado de ánimo, favorecer la comunicación y el contacto con otras personas. Estos son algunos de los beneficios reconocidos a distintos tipos de terapias animales y las razones que han impulsado a la Fundación Río Safari, de Elche (Alicante), a desarrollar un programa de este tipo para niños y sus familias. Se trata de una iniciativa única en el mundo, según la información de que disponen actualmente sus artífices.

En niños con parálisis cerebral se busca aumentar la estimulación sensorial, visual, táctil y auditiva

La idea de ponerla en marcha surgió tras observar los buenos resultados que se obtenían con la terapia con otros animales acuáticos, como los delfines, y constatar que los leones marinos del parque son dóciles y están habituados al contacto con los seres humanos. De hecho, antes de iniciar esta singular terapia con niños, estos animales ya habían interactuado con adultos en baños con personas que forman parte de las actividades del parque de conservación de animales Río Safari.

La ventaja de trabajar con leones marinos es que, a diferencia de los delfines, también pueden estar en tierra, lo que en el futuro permitiría dar continuidad a los ejercicios que se practican en el agua durante el invierno, según información aportada por Silvia Sebastiá, psicóloga y terapeuta responsable de la dirección de este proyecto, de su diseño, coordinación e investigación.

Esta experiencia pionera se inició en 2007 en el seno de este parque de conservación de Elche con el apoyo de varias asociaciones de pacientes y, este 2008, con el de la Asociación de Esclerosis Múltiple de Alicante (ADEMA). Inicialmente, sólo se aplicó a niños, mientras que en esta segunda edición también se ha incluido a sus familiares, que hacen de guía, y que este año son madres, aunque también está abierto a los padres. Los pequeños beneficiarios en esta edición del programa han sido niños con rasgos autistas y con parálisis cerebral.

Junto a los niños y su familiar guía, comparten la piscina Silvia Sebastiá junto con dos coterapeutas más, los entrenadores de los animales y, naturalmente, los que hacen posible esta terapia: Curro y Aragón, dos leones marinos de California, machos de cinco años. Entre todos, forman un pequeño ecosistema de seres de distintas especies que interactúan en la piscina del parque, donde en cada sesión puede llegar a haber hasta trece individuos entre personas y animales, “no más, para que los leones marinos se sientan libres para trabajar”, según Sebastiá.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones