Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Celebraciones post-confinamiento: ¿cómo serán ahora las bodas y comuniones?

Cenas, bodas o comuniones deben celebrarse siguiendo escrupulosas medidas de higiene y de seguridad para mantener la distancia social y evitar contagios por coronavirus

Bodas tras confinamiento Imagen: Pexels

Seguridad e higiene rigen nuestra vida desde que el coronavirus llegara a nuestro país hace apenas unos meses. Y no será diferente en las bodas, comuniones, cenas, cumpleaños… que ya pueden celebrarse de nuevo. Cualquier evento se desarrollará aplicando estas dos premisas básicas, por lo que, como explicamos en este artículo, se limitará el aforo para cumplir con la distancia social y se extremará la higiene al servir las comidas, donde también se idean fórmulas para mantener al menos el metro y medio entre los comensales. Tras el confinamiento, las celebraciones en casa (¡y hasta los eventos virtuales!) también ganan peso a la hora de festejar algunos de estos actos.

¿Bodas y comuniones? Sí, pero con condiciones

Las comuniones, fiestas y bodas volverán a ser lo que eran, pero habrá que esperar. Hasta que podamos vivir como lo hacíamos antes de la pandemia tendrá que pasar un tiempo. Mientras tanto, las celebraciones —como todo— serán diferentes. Lo habitual será ver novias y niños vestidos de comunión con su mascarilla a juego, y disfrutar de un banquete con mesas y comensales separados por el reglamentario metro y medio. Así lo establecen las medidas de prevención e higiene básicas en las actividades de hostelería y restauración, incluidas en el decreto de “nueva normalidad”, que marca las bases que luego cada comunidad autónoma desarrollará.

celebraciones post confinamiento
Imagen: ddzphoto

En concreto, el artículo 13 (actividades de hostelería y restauración) del capítulo II señala que se debe:

  • Asegurar el cumplimiento por los titulares de bares, restaurantes y demás establecimientos de hostelería y restauración de las normas de aforo.
  • Asegurar que se cumplen las normas de desinfección, prevención y acondicionamiento.
  • Adoptar medidas organizativas para evitar aglomeraciones tanto dentro del establecimiento como en los espacios de terrazas autorizados.
  • Garantizar que clientes y trabajadores mantengan una distancia de seguridad de, al menos, 1,5 metros. Cuando no sea posible cumplir con esta distancia de seguridad, se observarán las medidas de higiene adecuadas para prevenir los riesgos de contagio.

Seguridad, higiene y limpieza al servir

La normativa marca aspectos generales, pero para celebrar y servir ahora una boda, evento o comunión son fundamentales los pequeños detalles de seguridad, higiene y limpieza:

  • Controlar la temperatura a todos los trabajadores.
  • Lavarse las manos.
  • Mantener una distancia de seguridad.
  • Cocinar y servir con mascarilla y guantes.
  • Organizar todo en formatos individuales. “Ahora, por ejemplo, no veremos una fuente de croquetas donde todos metamos la mano; veremos las croquetas servidas en una cuchara para que se eviten las posibles trazas de contagio”, señala Borja Boada, CEO de la plataforma de caterings Fudeat. Y los formatos de bufé serán por turnos y servidos por una persona.
  • Limpiar y desinfectar todos los elementos (tablas de cortar, cuchillos…) varias veces al día.

Todas estas medidas deben ir acompañadas de “responsabilidad y el sentido común. Si algo hemos aprendido es que lavarse las manos y llevar mascarilla ayudan a convivir y evitar los contagios”, asegura Boada. Todos los eventos tienen que cumplir esta premisa, pero todo esto “no sirve si hay gente que no es responsable y hace vida normal teniendo síntomas. Nos jugamos mucho”, asevera.

Menos celebraciones y más íntimas

Las celebraciones y reuniones vuelven poco a poco porque “existen ganas de celebrar acontecimientos”. Por ello se empiezan a ver algunas bodas, aunque son pocas, pequeñas y con grandes medidas de seguridad, sobre todo en los aperitivos y la pista de baile. El buen tiempo ayuda a que los eventos se hagan al aire libre, lo que reduce riesgos, pero “aun así la gente mayor tiene miedo”. Y es que más que las ganas de celebrar, todavía prima la incertidumbre, y los rebrotes que surgen por todo el país no ayudan mucho.

“Somos humanos, somos sociales y nos gusta celebrar, pero seamos conscientes del momento que estamos viviendo”, advierte Boada, quien llama a la responsabilidad individual de todos, porque “un nuevo rebrote fuerte pondrá en jaque la economía del país”. No hay que olvidar que el sector de las celebraciones de bodas, bautizos y comuniones mueve más de 4.000 millones de euros cada año —según el experto—, una cifra que será difícil alcanzar en este ejercicio.

celebración post confinamiento
Imagen: open_eyes

Celebrar en casa, una opción al alza

Además de acudir a salones o restaurantes (con terrazas o espacios al aire libre para grandes eventos), las cenas, cumpleaños e incluso comuniones y bodas íntimas pueden festejarse en casa. De hecho, se vive una pequeña eclosión de estas celebraciones, ya que es “un modelo que permite a la gente tener más confianza y seguridad“, reconoce Boada. En estos casos, se recurre casi siempre al catering, negocio que está acostumbrado a este tipo de eventos, por lo que esta situación no les ha supuesto muchos cambios estructurales.

Desayunos o aperitivos para los eventos virtuales

Si el teletrabajo ha llegado para quedarse, los eventos de empresa con aperitivo incluido también. Las reuniones virtuales de las compañías no tienen por qué renunciar a su parte lúdica y quedarse solo en el tiempo de la convocatoria o los programas de conferencias. Si las circunstancias aconsejan citarse a distancia, las cajas regalos para eventos virtuales y los formatos individuales de desayuno o aperitivo para reuniones pequeñas son buenas propuestas, según expertos del sector.

Cada vez más empresas ofrecen estos servicios, que permiten a los participantes de una reunión a distancia celebrar junto a sus compañeros el éxito de un proyecto o incluso la jubilación de uno de sus miembros. Lo habitual es que entre 24 y 12 horas antes de la cita, el empleado convocado a la reunión reciba en su casa por parte de la empresa un kit en formato individual con el aperitivo que se degustará en la reunión.

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones