Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Pedro Aranda, presidente de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA)

El estrés influye en las subidas de presión arterial

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 24 junio de 2008

Especialista en nefrología desde 1977, Pedro Aranda pasó a dirigir dos años más tarde la Unidad de Hipertensión y Riesgo Vascular en el Hospital General Universitario Carlos Haya de Málaga. El presidente actual de los especialistas en hipertensión españoles fue pionero en España en la coordinación y realización de estudios epidemiológicos de prevalencia de factores de riesgo vascular y fundador de la Sociedad Andaluza de Hipertensión y Riesgo Vascular.

Las unidades de hipertensión llevan 30 años funcionando en nuestro país sin haber sido todavía homologadas oficialmente como unidades hospitalarias. Su antecesor, Luis Miguel Ruilope, al frente de la SEH-LELHA se preguntaba por qué.

Es una larga reivindicación. Actualmente, a pesar de la elevada prevalencia de la hipertensión arterial en España, y con la libre elección de médico especialista, nuestra consulta, con sólo tres especialistas, un becario y un auxiliar, es la única de referencia en la provincia de Málaga. Y la unidad atiende un promedio 100 revisiones semanales (unos 80 hipertensos complicados con insuficiencia renal y 20 pacientes nuevos).

¿Terreno abonado para un Burnout profesional?

Sí, pero no porque los tratamientos que disponemos no vayan bien, ni porque los instrumentos diagnósticos fallen, sino porque la hipertensión de nuestros pacientes concursa con un conglomerado de factores de riesgo muy difíciles de modificar.

Por ejemplo…

Conseguir que un paciente pierda peso, la mayoría de veces es como darse de golpes contra una pared. El riesgo cardiovascular no figura entre las principales preocupaciones de los ciudadanos cuando, en realidad, es la principal causa de muerte. Creo que hace falta un mayor empeño de la Administración, puesto que se trata de un tema tan social como sanitario.

¿Cómo?

Proponiendo a los españoles una sustitución de los actuales hábitos de vida (poco cardiosaludables) por otros en los que el ejercicio físico regular y las dietas bien regladas hagan de pauta. Volviendo a la primera pregunta, también es preciso reorientar las estructuras sanitarias hacia el tratamiento del paciente crónico asintomático. Invertir en que el riesgo no progrese supone, en el fondo, un ahorro. Así lo han demostrado los ingleses, que han pasado de un control de la hipertensión del 10% al 70%.

Pero, en el Reino Unido se paga incentivos a los médicos de la red pública que consiguen mantener al paciente fuera de riesgo.

Los ictus y la cardiopatía coronaria son responsables de más de la mitad de las muertes por enfermedad cardiovascular

Es una forma de hacer algo. Debido al conglomerado de interrelaciones entre los factores de riesgo vascular, el médico tiene que tratar de forma conjunta la hipertensión, la dislipemia, la antiagregación plaquetaria o la diabetes y esta atención multifactorial reduce las complicaciones micro y macrovasculares asociadas hasta un 50%. Las enfermedades cardiovasculares son el grupo de patologías que generan mayor coste económico y social en nuestro país, principalmente, derivado de las bajas laborales y las tasas de incapacidad que producen en los pacientes.

Pues va a ser que el trabajo no es sano…

La actividad laboral, de hecho, se asocia a un incremento en los valores medios de presión arterial. Así, diversos estudios señalan que las personas que tienen trabajos estresantes cuentan con niveles más elevados de presión arterial y, por tanto, padecen un mayor riesgo de hipertensión en comparación con los que tienen trabajos más relajados. El estrés es una activación psicofisiológica del organismo ante demandas o exigencias ambientales que valoramos como amenazantes o desbordantes. Cuando se mantiene un nivel elevado y continuado de estrés en las actividades cotidianas, puede tener repercusiones en el organismo a través de diferentes trastornos, tanto a nivel cardiovascular como gastrointestinal, respiratorio, muscular o dermatológico.

El peligro no está pues sólo en lo que comemos o no ejercitamos, sino también en lo que sentimos.

Los expertos han demostrado que diversas respuestas emocionales generan cambios temporales y algunos desequilibrios en la homeostasis de los sistemas fisiológicos y, muy especialmente, aumentos en la activación de la rama simpática. De este modo, se generan efectos sobre el sistema cardiovascular que conllevan elevaciones de la presión arterial. Pero comer bien (que no mucho) y ejercitarse tiene bastante que ver con estas emociones. Organizar bien nuestro tiempo, llevar una adecuada alimentación, mantener una actitud positiva y realizar ejercicio físico pueden ayudar a vencer el estrés y a vivir más relajados.

Pero, a veces, las preocupaciones (los árboles) no dejan ver el riesgo para la salud (el bosque).

Desde la SEH-LELHA somos muy activos a la hora de propiciar una mayor implicación de los pacientes, pero no triunfaremos si no nos respaldan firmemente las administraciones. El éxito de las campañas de concienciación, sin lugar a dudas, pasa por la imprescindible empatía entre médico y paciente, y también por la valiosa aportación del personal de enfermería en su labor divulgativa de buenos hábitos.

¿En qué situación estamos?

Sólo un 15-16% de la población española hipertensa presenta cifras inferiores a 140/90 mmHg. Los ictus y la cardiopatía coronaria siguen siendo responsables de más de la mitad de las muertes por enfermedad cardiovascular. Dichas enfermedades, además, son las que determinan un mayor número de consultas, hospitalizaciones, tratamientos farmacológicos, incapacidad o invalidez, a la vez que inciden en una disminución de la esperanza de vida.

LA DIABETES MULTIPLICA EL RIESGO

Se estima que entre el 40 y el 60% de los pacientes diabéticos tipo 2 padece hipertensión. El diagnóstico de ambas patologías al mismo tiempo cada vez es más frecuente, lo que obliga a ejercer un seguimiento más exhaustivo de la enfermedad. «La diabetes aumenta entre dos y cuatro veces el riesgo de mortalidad cardiovascular en los pacientes hipertensos», explica Pedro Aranda. La presencia de diabetes, además, implica una consideración equivalente a la presencia de tres factores de riesgo.

Por ello, la comunidad médica coincide en señalar la importancia de mantener las cifras de presión arterial en los pacientes diabéticos con hipertensión en niveles inferiores o iguales a 130/80 mmHg, por debajo de la recomendación dirigida a la población general (140/90 mmHg). «Los pacientes diabéticos con hipertensión tienen un mayor riesgo de padecer complicaciones vasculares, que aumenta en la misma proporción que los índices de presión arterial», insiste.

Se calcula que la mitad de los pacientes con diabetes tipo 2 y proteinuria (presencia de proteínas en orina) desarrolla enfermedades de riñón que acabarán requiriendo diálisis o trasplante. Y es que, sumado al riesgo cardiovascular, la hipertensión del enfermo diabético incrementa el deterioro de la función renal, y es el principal factor que acelera la progresión hacia nefropatía diabética.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto