Una investigación holandesa cuestiona la utilidad de administrar suplementos de testosterona a personas mayores

Un estudio realizado en ancianos con niveles bajos de testosterona que reciben suplementos de esta hormona, revela que no muestran mejoría ni en la movilidad ni en el estado cognitivo
Por xavi 3 de enero de 2008

Una investigación, publicada recientemente en ‘JAMA’, realizada en personas mayores con bajos niveles de hormona androgénica y que la reciben en forma de suplementos, pone de manifiesto que aunque la masa magra corporal aumenta y la masa grasa disminuye, no se observa mejoría significativa en su movilidad o en el estado cognitivo en comparación del grupo de personas que no reciben suplemento.

Las conclusiones de la investigación, llevada a cabo por científicos de la Universidad de Utrecht, en Holanda, señalan resultados dispares, ya que, aunque sin ser estadísticamente significativos, un 48% de los ancianos tratados con testosterona fueron diagnosticados con síndrome metabólico, comparado con el 35% del grupo control. Igualmente, en el grupo al que se administraba suplemento presentó un aumento de las concentraciones de creatinina, hemoglobina y hematocrito en sangre.

El envejecimiento en hombres se relaciona con una disminución progresiva de los niveles de la hormona testosterona asociada, a su vez, con pérdida de masa y fuerza muscular y un aumento de la masa grasa abdominal.