Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Ciencia y tecnología de los alimentos

Antimicrobianos naturales para el pan de molde

Los aceites esenciales de orégano tienen efectos antimicrobianos en el pan de molde contra levaduras y mohos

El pan de molde, un producto muy consumido, tiene una vida útil limitada. Varias investigaciones han demostrado la capacidad del aceite esencial de orégano como antimicrobiano natural y para mejorar las propiedades sensoriales de los alimentos. En uno de los últimos estudios sobre posibles antimicrobianos naturales, publicado el pasado seis de enero, se han desarrollado bolsitas con distintas concentraciones de aceite esencial de orégano con efectos contra E. Coli, Salmonella enteriditis y Penicillium sp. en el pan de molde. El artículo destaca el papel del aceite esencial del orégano como potente antimicrobiano y cuál es la mejor manera de conservar el pan de molde.

Los sobres con aceites esenciales de orégano han demostrado, in vitro, por el método de difusión en agar, tienen efectos antimicrobianos contra ciertos microorganismos y contra el crecimiento de levaduras y mohos en el pan de molde. Según la investigación, el pan tratado con este antimicrobiano natural dura más que el que no se ha tratado, lo que lleva a los investigadores en asegurar que el desarrollo de "bolsitas antimicrobianas" como un sistema de envasado para conservar el pan de molde. Además, según el estudio, no solo se consigue alargar la vida útil de este alimento sino que se mejoran las características sensoriales. Esto es así porque el aceite esencial del orégano (Origanum vulgare) contiene timol y carvacrol, dos sustancias fenólicas con demostrada eficacia antimicrobiana. Ya en una investigación realizada en 2004 por expertos de la Universidad de Gante (Bélgica) se demostró que el carvacrol tenía capacidad para eliminar especímenes de Shigella. Los aceites esenciales se podrían utilizar, por tanto, como aditivos naturales para conservar productos alimenticios ya que tienen capacidad de inhibir bacterias y agentes patógenos.

Aceite esencial de orégano, potente antimicrobiano

Las investigaciones en el campo de los aceites esenciales de ciertas plantas como posibles antimicrobianos llevan años dando óptimos resultados. Su incorporación en el campo de la alimentación podría reemplazar, según los expertos, el uso de productos químicos que actúan como conservantes. El aceite esencial de orégano ha demostrado tener actividad antibacteriana contra microorganismos de descomposición a distintas concentraciones, así como otras especies vegetales como menta, romero o limón. Además de ser los responsables del aroma de las plantas, también son poseen propiedades antibacterianas. El carvacrol del aceite de orégano también se ha utilizado para elaborar biofilms comestibles en la lucha contra patógenos como E. coli.

El aceite esencial de orégano tiene capacidad antibacteriana en ciertos alimentos

Se considera que el carvacrol y el timol son las dos sustancias fenólicas mayoritarias en el aceite esencial del orégano (constituyen entre el 72% y el 82%). Además de ser las responsables del aroma particular de la especie, también están relacionadas con la acción antibacteriana. En un estudio realizado en 2011 por expertos de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) se constató que el aceite esencial de orégano es el más efectivo contra patógenos como Salmonella enteriditis o Staphylococcus aureus, en comparación con el de otras especies como laurel, clavo, romero, tomillo blanco, árbol de té, cilantro, salvia y laurel.

El orégano es, hasta el momento, uno de los antimicrobianos naturales más efectivos, según han demostrado numerosas investigaciones en los últimos años. A las pequeñas bolsas desarrolladas ahora, se les unen películas comestibles de manzana con aceites esenciales de orégano contra E. coli y Listeria o la elaboración de macerados con orégano contra Bacillus cereus y Salmonella enterica

Cómo debe conservarse el pan de molde

El pan de molde se comercializa en una bolsa de plástico, en la que puede conservarse en casa siempre que se cierre bien y se deje en un lugar seco y fresco, lejos de la luz solar directa, a temperatura ambiente. Suele conservarse más tiempo que el pan fresco por su contenido graso y la presencia de conservantes. A pesar de que el frío de la nevera retrasa la aparición de mohos, es preferible no conservarlo en su interior ya que las bajas temperaturas eliminan la humedad y, por tanto, el pan se endurece de forma más rápida. Siempre que se adquiera pan de molde, deberá prestarse atención a la fecha de caducidad, establecida por cada fabricante con los plazos de conservación seguros. El pan de molde puede congelarse, aunque es posible que pierda ciertas propiedades, por ello es preferible que, si se congela, se haga lo más pronto posible a su compra.

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones