Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Ciencia y tecnología de los alimentos

Erradicar bacterias en el ganado bovino

La información genética sobre E.coli podría ayudar a determinar cuándo, cómo y por qué este patógeno coloniza el ganado bovino

El ganado bovino es el principal reservorio de colonias de E.coli y el origen de la infección que provoca esta bacteria, sobre todo, la especie E.coli 0157:H7, productora de una toxina que también afecta a los humanos. Para evitar la contaminación en los productos cárnicos, se han elaborado un conjunto de buenas prácticas de manipulación. El control de esta especie de bacteria debe empezar en las instalaciones donde está el ganado, considerado el punto más importante para disminuir la incidencia de infección en el consumidor. Vacunas y antibióticos podrían ser eficaces para erradicar la toxina, pero en ocasiones estas opciones se han desestimado, ya que hay peligro de zoonosis.

La investigación sobre cuál es la manera más eficaz e inocua de erradicar E.coli en el ganado es una tarea que ocupa buena parte de los estudios destinados a reducir la presencia de bacterias en animales que pueden pasar a las personas a través de la ingesta de alimentos. Uno de los más recientes ha descubierto que ciertas interacciones químicas y genéticas favorecen la colonización de E. coli O157:H7 del ganado bovino. La cuestión es que los animales no solo actúan de huésped para estas bacterias, sino que también tienen la capacidad de excretarlas y, por tanto, ayudan a su proliferación. A menudo, es muy difícil detectar un brote de esta bacteria en el ganado, ya que no hay ninguna sintomatologia clínica en el animal. Pese a todo, la mayoría de brotes detectados de E. coli 0157:H7 se asocian con productos contaminados de carne y de los cultivos de las hortalizas.

Sustancias químicas claves

Uno de los objetivos en sanidad animal es crear nuevas estrategias para prevenir la colonización de E.coli en el ganado

Una de las particularidades de las bacterias E.coli es su capacidad de percibir una sustancia química clave que facilita la colonización del tracto gastrointestinal. Este patógeno, con el fin de proliferar, se expresa en distintos genes, en función del ambiente donde esté (fuera del ganado bovino húesped, en el interior del rumen del ganado o en el tracto intestinal de los animales). Con esta información genética se prevé determinar cuándo, cómo y por qué estas variedades de bacterias colonizan estos animales.

Otro apunte destacado son unas sustancias denominadas acil homoserina lactonas (AHL), localizadas en el interior del rumen del ganado bovino, pero ausentes en otras áreas del tracto gastrointestinal. Éstas son fundamentales porque las bacterias E.coli tienen una sustancia con capacidad para percibir la presencia de las AHL, una motivación para que las E. coli se enganchen al tracto gastrointestinal y lo colonicen. Un método que limite la producción de esta sustancia o que bloquee la recepción de las AHL podría ser el inicio para determinar nuevas estrategias que prevengan la colonización de las bacterias E. coli en el interior del animal.

Vacunas contra la bacteria

Una de las formas de luchar contra el E.coli en ganado bovino son las vacunas. Una de ellas contiene células de una cepa de E. coli 0157:H7 capaz de producir una gran cantidad de proteínas inmunogénicas con una cualidad específica: estimular una respuesta inmunológica que impide la colonización de E. coli en el tracto gastrointestinal de los animales.

Para sacar al mercado esta vacuna se han realizado pruebas piloto a terneros Holstein. Algunos de ellos se inmunizaron a los tres meses de edad. Semanas después, los animales recibieron una dosis de E. coli 0157:H7 para poder evaluar la respuesta de la vacuna. El análisis de los animales veinte días después indicó un nivel reducido o casi nulo de E.coli. Estas técnicas están en fase de estudio y se prevé utilizarlas en un futuro.

ESPECIAS QUE AYUDAN A COMBATIR LAS BACTERIAS


Algunas hierbas o especias que se utilizan de forma habitual para dar sabor a los alimentos, como la canela, el tomillo o el clavo, pueden servir también como agente antimicrobiano en los alimentos. Los aceites y los compuestos extraídos de estas plantas son los responsables de este poder contra la colonización de bacterias, sobre todo, de la E. coli 0157:H7.

Uno de los principales desarrollos en este campo es poder elaborar una película comestible elaborada con puré de espinaca mezclado con carvacrol, un aceite esencial, para competir con la presencia de E.coli en los alimentos de consumo. Los investigadores evalúan los resultados después de añadir pequeños trozos de esta película (a base de espinaca con una elevada dosis de carvacrol) a las bolsas de hojas de espinacas frescas y listas para consumir que se venden en los comercios. Esta mezcla podría ayudar a las espinacas, en este caso, a protegerse de la E. coli.

Etiquetas:

bacteria bovino e.coli

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones