Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Riesgos

Cómo evitar las intoxicaciones más peligrosas durante el embarazo

Lavar frutas y verduras, así como revisar las especificaciones de los alimentos envasados, reduce el riesgo de ingerir alguna sustancia nociva que durante la gestación puede resultar fatal

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 26 septiembre de 2020
embarazo cocina Imagen: One Shot

Cuidar la seguridad alimentaria durante y antes del embarazo es vital. Y es que en cualquier momento de la gestación, la futura madre puede sufrir intoxicaciones, como la toxoplasmosis o la listeriosis, que podrían tener repercusiones muy perjudiciales para el bebé. Incluso podrían acabar con su vida. Pero hay maneras de evitarlas. A continuación explicamos cuáles son las intoxicaciones alimentarias más peligrosas en esta etapa y cómo reducir el riesgo de contraerlas.

Consejos básicos para prevenir intoxicaciones en el embarazo

La seguridad alimentaria es siempre importante y, aún más, en el embarazo, al tener un impacto en la salud del feto. Para prevenir estos problemas, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomienda:

✅ Lavar las frutas y hortalizas crudas. Se puede utilizar agua con lejía apta para desinfección alimentaria (ver la etiqueta).

✅ Cocinar por completo las carnes hasta alcanzar los 71 ºC (debe cambiar de color en el centro del producto).

✅ Calentar la comida y las sobras a más de 75 ºC.

✅ Leer detenidamente el etiquetado de los alimentos, en especial las advertencias y las condiciones de uso.

Las intoxicaciones más peligrosas para las embarazadas

Con estas precauciones se reduce el riesgo de contraer las intoxicaciones más peligrosas para embarazadas:

➡️ Toxoplasmosis

Quizás el peligro alimentario más conocido en el embarazo. Según AESAN, el 50 % de las infecciones por Toxoplasma gondii están relacionadas con infecciones alimentarias, es decir, por comer carne infectada cruda o poco cocinada, leche cruda o huevos. También se puede contraer toxoplasmosis a partir de fruta o vegetales frescos contaminados o bien al manipular arena que haya estado en contacto con excrementos de un gato infectado.

➡️ Campylobacter y Salmonella

El calor y la cocción a fondo de los alimentos matan estas bacterias. Para prevenir las infecciones por ellas solo hay que seguir las prácticas básicas de higiene alimentaria al preparar las comidas.

➡️ E. coli

El origen principal de la Escherichia coli  son los productos de carne picada cruda o poco cocinada, la leche cruda y las hortalizas contaminadas por materia fecal. Es termosensible y se previene siguiendo las prácticas básicas de higiene a la hora de preparar los alimentos.

➡️ Norovirus

Se propaga a través de alimentos o agua que se contaminan durante la preparación de la comida, a través de superficies contaminadas o por el contacto cercano con una persona infectada. Para evitarlo, es recomendable lavarse bien las manos con agua y jabón, sobre todo después de ir al baño o de cambiar un pañal y evitar los alimentos y el agua que puedan estar contaminados.

➡️ Listeriosis

Esta enfermedad, producida por la bacteria Listeria monocytogenes, puede prevenirse evitando el consumo de productos lácteos hechos con leche no pasteurizada (como los quesos blandos fabricados con leche cruda), fiambres y productos cárnicos listos para comer (salchichas, jamones y patés) y pescados ahumados (como el salmón).

Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones