Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Normativa legal

Protección de animales durante el transporte

img_vacas1e

Hasta principios de año, los criterios que los Estados miembros debían hacer cumplir para la protección de los animales durante el transporte los regulaba una Directiva de 1991, que fue derogada por un Reglamento comunitario de 2005, cuyos requisitos son aplicables desde el 5 de enero de 2007. La cuestión es objeto ahora de un procedimiento judicial planteado por los órganos judiciales alemanes ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, y versa sobre el cumplimiento de las condiciones que impone la normativa comunitaria sobre protección de animales de la especie bovina durante el transporte, a efectos de la concesión de restituciones a la exportación de dichos animales.

Protección de animales durante el transporte

LA NUEVA NORMATIVA SOBRE PROTECCIÓN DE ANIMALES DURANTE EL TRANSPORTE ESTABLECE CONDICIONES MÁS ESTRICTAS EN LOS TRAYECTOS LARGOS Y LOS VEHÍCULOS

Las cuestiones planteadas al Tribunal de Justicia por el órgano jurisdiccional remitente, tal y como expone en sus Conclusiones el Abogado General, tienen su origen en dos asuntos distintos sobre el régimen de restituciones a la exportación de animales vivos de la especie bovina. En ambos casos se ha denegado a las sociedades demandantes el derecho a las restituciones a la exportación por incumplimiento de la normativa comunitaria en materia de protección de los animales durante el transporte.

En el primero de los asuntos que han dado lugar al procedimiento prejudicial, y en el que nos centraremos, la sociedad Viamex Agrar Handels declaró ante las autoridades competentes de Kiel la exportación al Líbano de 35 animales vivos de la especie bovina. Según el itinerario original declarado a las autoridades de Kiel, el viaje, de 28 horas, debía realizarse desde Neumünster hasta Rasa. Sin embargo, la carga en cuestión partió del lugar de salida a las 13.30 horas y no llegó a Prosecco hasta las 16.00 horas del día siguiente, tras cubrir una primera fase del transporte de nueve horas y media, a la cual siguió una pausa de horas horas para alimentar a los animales.

Una segunda fase del transporte duró 15 horas, lo que indica que el viaje se prolongó más de lo previsto debido a dos paradas motivadas por un accidente y por un control de transporte. En Prosecco, según se indica en la resolución de remisión, el transporte se reanudó por orden del veterinario de frontera competente tras un descanso de 20 horas, durante las que se descargó a los animales y se les dio de comer y de beber. Después de unas cuatro horas y media, el transporte llegó a Rasa.

/imgs/2007/09/verefrigerado2e.jpg
Las autoridades competentes decidieron desestimar la solicitud de restitución a la exportación presentada por Viamex, al considerar que la sociedad Viamex no había respetado la duración máxima del transporte ya que la segunda etapa del viaje se había prolongado durante más de 14 horas. Además, consideraron que, tras superarse las 29 horas de viaje, no se había cumplido el período de descanso de al menos 24 horas establecido en la normativa ya que el descanso en Prosecco había sido de sólo 20 horas.

Con posterioridad, las autoridades competentes desestimaron la reclamación interpuesta por Viamex al considerar irrelevante la circunstancia alegada por la sociedad para justificar el incumplimiento del período de descanso de 24 horas. Según Viamex, este incumplimiento era imputable exclusivamente al veterinario de frontera italiano, que habría ordenado al conductor del camión continuar el viaje tras sólo 20 horas de descanso, una vez comprobado que los animales se encontraban en condiciones de ser transportados. Las autoridades alemanas observaron, en primer lugar, que no se infería que hubiera sido el veterinario de frontera quien había dado instrucciones de continuar el transporte y que, en cualquier caso, correspondía al transportista informarse y aplicar debidamente los períodos de descanso establecidos en la Directiva.

Sin embargo, en la resolución de remisión, el órgano jurisdiccional remitente zanja la diferencia de posiciones indicando que, de la prueba testifical practicada al conductor se desprende que el transporte se reanudó por orden del veterinario competente y que el conductor no habría podido influir en esta decisión. Según el órgano jurisdiccional remitente, este último dato queda confirmado por las constataciones realizadas en otros procedimientos cuyo objeto versaba sobre cuestiones semejantes, relativas al cumplimiento de los tiempos de descanso establecidos en la Directiva analizada.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: Las conclusiones »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones