Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Un nuevo estudio revela que la contaminación en lagos de montaña aumenta con la altitud

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 2 marzo de 2004

Según un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la acumulación de compuestos organoclorados en peces crece proporcionalmente a su edad y a la altitud de su hábitat. Los expertos aseguran que los lagos de montaña que se encuentran a mayores cotas de altitud están más contaminados que los que se hallan a menor altitud.

La investigación, dirigida por Joan Grimalt, profesor de investigación del Instituto de Investigaciones Químicas y Ambientales del CSIC, concluye que a pesar de ser lugares muy alejados de los focos de contaminación, los lagos de alta montaña en altas cotas de altitud están más contaminados que los que están a menor altitud. Los expertos han analizado los niveles de cuatro grupos de contaminantes clorados (hexaclorobenceno, hexaclorociclohexano, policlorobifenilos y DDT) en músculo e hígado de truchas de 11 lagos de alta montaña de Noruega, los Alpes, las montañas de Tatra (Cárpatos), los Pirineos, las montañas Rila (Bulgaria) y Escocia.

Para el estudio, publicado en la revista Environmental Science and Technology, los expertos han capturado tres especies de trucha: ártica, asalmonada y arco iris. En estas especies los expertos han comparado factores como altitud, temperatura, contaminación en agua o grasas en tejido muscular de los peces. Para los expertos, la mayor concentración de organoclorados depende de variables como la edad del animal y la altitud del lago.

En concreto, han concluido que a más altitud, más contaminación, así como que a más edad del pez, mayor acumulación de contaminantes en su carne. Según los expertos, la variable de altitud se correlaciona con la temperatura. La investigación ha mostrado que las concentraciones de contaminantes son mayores con temperaturas más frías, con incrementos que pueden ser de 25 a 150 veces más contaminantes en el rango de temperaturas que oscila entre 8,7º y -2,3º. Esto se debe, según los expertos, a un fenómeno de condensación.

Cuando la temperatura desciende, los compuestos presentes en la atmósfera se condensan en los puntos fríos, siendo mayor la condensación cuanto más fríos sean esos puntos. Esto explica por qué en las montañas más altas aparece una mayor concentración de estos compuestos. Este proceso de condensación también implica la acumulación de los contaminantes en lagos y afecta sobre todo a los compuestos menos volátiles, como policlorobifenilos y DDT.

Si bien este tipo de contaminación presente en los peces no supone ningún riesgo para la salud humana, el resultado del estudio es muy interesante desde el punto de vista científico. Por un lado, demuestra un efecto que tienen los contaminantes que viajan a largas distancias; por otro, refleja que la contaminación es un problema con consecuencias a escala global, informa el CSIC.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones