Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Programas para smartphones

Además de permitir hablar y consultar el correo electrónico, los teléfonos móviles tienden a concentrar las opciones de ocio y comunicación de los usuarios

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 16 abril de 2008
Img smatphone listado Imagen: Steve Rhodes

Hubo un tiempo en que los teléfonos
móviles sólo servían para hacer y recibir
llamadas de voz. Posteriormente, cuando se les colocó una
pantalla, permitieron mandar mensajes de texto, y luego incluso
descargarse pequeños juegos y algún que otro vídeo.
Más tarde, con la irrupción de Blackberry, los correos
electrónicos entraron en la telefonía. Hoy en día,
un ‘smartphone’ (un teléfono inteligente, dotado de un sistema
operativo
), hace las veces de cámara de fotos, graba vídeo
y lo emite en directo, se convierte en un GPS y permite buscar cosas
en Internet. En el futuro inmediato se espera poder ver en los
móviles la tele, jugar a videojuegos complejos y escribir en
todo tipo de blogs y redes sociales. El móvil se convierte en
un PC itinerante.

iPhone, creando tendencia

/imgs/2008/04/smatphone1.jpg

La presentación el pasado año
del iPhone, el ‘smartphone’ de Apple, ha supuesto un revulsivo para
fabricantes, operadores y creadores de contenido. El teléfono
tiene un diseño centrado en el usuario, que permite tanto la
navegación por Internet vía wifi como la descarga y
escucha de canciones, o la visualización de vídeos en
alta resolución. Esta concepción del móvil como
un pequeño ordenador multimedia ha mostrado el camino a seguir
por el sector los próximos años. Rivales como Nokia,
Blackberry y Samsung preparan ya futuros lanzamientos, durante 2008 y
2009, que prometen hacer sombra al popular teléfono de la
pantalla táctil.

Uno de los aspectos más
destacables del iPhone trasciende su diseño inicial y tiene
un fuerte componente social: la comunidad de usuarios y
desarrolladores que se ha creado alrededor del dispositivo. Después
de las presiones de sus creadores y tras el permanente ‘hackeo’
del iPhone por parte de usuarios que rompieron las ‘ataduras’ del
dispositivo para liberarlo,
Apple presentó el pasado mes de marzo un kit
para desarrolladores
, de pago, que permite crear aplicaciones
para el teléfono mediante la misma API
que utiliza la empresa.

Después de las presiones de los desarrolladores y tras el permanente ‘hackeo’ del iPhone, Apple presentó el pasado mes de marzo un kit que permite crear aplicaciones para el teléfono

Este hecho supone un hito, ya que
previamente, por muy ‘inteligente’ que fuera el iPhone, tan sólo
se podían cargar aquellas aplicaciones que decidía la
empresa. En el argot de la tecnología,
el dispositivo estaba ‘capado’. Si un usuario quería
instalarse un programa para poder enviar mensajes de Twitter
desde el iPhone, por ejemplo, previamente tenía que
‘hackearlo’.

Este teléfono tampoco acepta, de momento,
la tecnología flash, que es la más popular en la Red
para ver vídeos. Esto se traduce en que por mucho que se pueda
navegar por Internet, muchas páginas no son accesibles. Una vez abierta la API del aparato, la
compañía Adobe, propietaria de flash, se ha
comprometido a acometer un desarrollo para el dispositivo.

Para ser un desarrollador oficial y
formar parte del programa, hay que realizar el pago de 99 dólares. De esta manera, permite validar las aplicaciones para
ser distribuidas a través de el sitio App Store que la
empresa de la manzana pone a su disposición. En el futuro se
espera que desde esta tienda se puedan tanto vender como regalar las
aplicaciones para que se las descarguen los usuarios.

Seguirán circulando por la Red versiones alternativas y gratuitas de las aplicaciones que se venderán en la tienda de Apple

Por otro lado, las aplicaciones estarán
disponibles tanto para el iPhone como para el reproductor multimedia
Ipod Touch. Aun así, seguirán circulando por la
Red versiones alternativas de las aplicaciones, seguramente
gratuitas, y que no pasarán por la tienda de Apple.

El precio de las aplicaciones que se
pueden descargar desde App Store es fijado por los propios
desarrolladores, pudiendo ser gratis. El 70% de los ingresos es para
los desarrolladores y el 30% restante va a parar a manos de Apple,
por los gastos de distribución y almacenaje.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones