OCU demandará a Iberia y AENA por el trato dado a los viajeros en Barajas

Dice que su objetivo es que "nunca más se vuelva a tratar a los pasajeros como si fueran unos peleles"
Por mediatrader 14 de enero de 2009

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha anunciado que presentará una demanda colectiva contra la compañía aérea Iberia y el organismo público Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). A esta denuncia se podrán adherir los más de 60.000 viajeros afectados por los alrededor de 700 vuelos anulados en Barajas desde el pasado 9 de enero, según sus cálculos.

Img pasajeros
Imagen: CONSUMER EROSKI

Ileana Izverniceanu, portavoz de OCU, explicó que, basándose en la Ley de Enjuiciamiento Civil, recurre a esta «acción colectiva por intereses difusos» con el fin de que, «a partir de ahora, nunca más se vuelva a tratar a los pasajeros como si fueran unos peleles».

Cuando se produce la cancelación de un vuelo, las compañías aéreas están obligadas, «de manera automática», a resarcir a los pasajeros con la devolución del dinero de su billete, o con otro pasaje para otro día, junto con una indemnización que varía a su vez según el kilometraje del vuelo cancelado. Sin embargo, OCU dice que Iberia no ha cancelado oficialmente la mayoría de los vuelos, sino que «sólo se han retrasado», cuando en realidad sí habían sido suspendidos.

«Con el retraso, las compañías aéreas nada más están obligadas a devolver el importe del billete, pero no las indemnizaciones, y eso sólo en caso de que los retrasos sean superiores a las cinco horas», detalla Izverniceanu.

OCU dice que Iberia no ha cancelado oficialmente la mayoría de los vuelos, sino que «sólo se han retrasado»

La organización también denunciará a AENA, organismo dependiente del Ministerio de Fomento, porque considera que tiene una responsabilidad importante dentro del «casi insufrible caos vivido por miles de personas en Barajas desde el pasado viernes».

Los pilotos reclaman inspectores

Por su parte, el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA) reclamó ayer a la Dirección General de Aviación Civil la presencia de inspectores para que «actúen como notarios y comprueben que las operaciones de los pilotos se ajustan a la legalidad». De esta forma pretende demostrar que los comandantes de Iberia no están llevando a cabo una huelga encubierta, como sostiene la compañía. Ambas partes se reúnen hoy de nuevo para intentar cerrar una cuerdo sobre el convenio colectivo.

El SEPLA insiste en que la culpa de las cancelaciones la tiene Iberia, tanto por la falta de pilotos como por su estrategia de dejar de operar vuelos no rentables. El colectivo estima que hoy cerca de 80 vuelos de la aerolínea serán suspendidos. Ayer se cancelaron un total de 43.

El SEPLA insiste en que la culpa de las cancelaciones la tiene Iberia, tanto por la falta de pilotos como por su estrategia de dejar de operar vuelos no rentables

La empresa, sin embargo, mantiene que los pilotos están actuando de mala fe. Para corroborarlo dice que mientras antes de iniciarse el conflicto una media de ocho pilotos obtenían la baja por enfermedad en el corto y medio radio, ahora la cifra se ha elevado hasta los 22 profesionales. En el largo radio se ha pasado de acumular tres, a ocho bajas por causas ligadas a la salud, afirma Iberia.

Por otro lado, la aerolínea presentó ayer las cifras de pasajeros correspondientes a 2008. El ejercicio no fue bueno para la empresa ya que la ocupación de sus vuelos se redujo en 1,6 puntos porcentuales, hasta situarse en el 80%, en comparación con el ejercicio anterior. Este resultado se debió a que la caída del 2,5% de la demanda respecto a 2007 no pudo ser compensada por la reducción del 0,5% de la oferta.