Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Turismo rural

La oferta de establecimientos se ha multiplicado por diez desde 1994, un éxito que ha hecho aflorar con fuerza un mercado ilegal paralelo

img_turismorural listado

El turismo rural ha sido el sector turístico que más ha evolucionado en los últimos años. Aunque surgió con timidez, su crecimiento ha sido progresivo hasta conseguir colocar en el mercado una oferta que ronda las 200.000 plazas. Esta cifra ha conseguido que se trate de un mercado maduro al que se le plantean nuevos retos. El primero: equilibrar la oferta a la demanda, que no ha crecido al mismo ritmo. El segundo: hacer frente a un mercado ilegal que ha surgido con fuerza al amparo de Internet y la facilidad para alquilar un alojamiento a través de la Red. Desde las asociaciones oficiales de turismo rural se advierte de la necesidad de acudir a estas entidades o al Registro de Alojamientos Turísticos de cada comunidad autónoma para comprobar que la oferta es legal. Además, recuerdan que si el servicio o las características del establecimiento no son las contratadas, se puede solicitar una hoja de reclamaciones y una indemnización por daños y perjuicios.

Un mercado emergente

/imgs/2007/07/casarural.jpg
En la última década, el turismo rural ha crecido espectacularmente. La oferta de establecimientos se ha multiplicado por diez y ha pasado de 1.077 alojamientos en 1994 a 10.081 en 2005, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Respecto a las plazas, mientras que en 2001 había unas 44.000, en la actualidad se ofertan alrededor de 200.000. Ante estos datos, Julio Grande, miembro de la Asociación Española de Turismo Rural (ASETUR) durante muchos años y actualmente director de Sepinum, empresa especializada en el desarrollo turístico orientado al medio rural, considera que el crecimiento ha sido “un poco exagerado” y que la oferta “está creciendo de una manera excesivamente rápida”. De hecho, aunque la demanda también crece, lo hace por debajo de la oferta.

Para el presidente de la Asociación de Profesionales de Turismo Rural (AUTURAL), Francisco Parra, el éxito del turismo rural radica, entre otras cosas, en que resulta una opción “muy interesante” para pasar las vacaciones o realizar una escapada. Las zonas más demandadas son las que están más alejadas de los grandes centros urbanos, “donde se puede disfrutar del silencio, la tranquilidad y los espacios abiertos sin renunciar a los servicios más importantes”. Castilla y León, Cataluña y Asturias son las comunidades autónomas con un mayor número de alojamientos, frente a Asturias, Navarra, Aragón y Canarias, que fueron referentes en los años en que el turismo rural comenzó a despuntar, pero ahora parecen estancadas.

“Las zonas más demandadas son las que están más alejadas de los grandes centros urbanos, donde se puede disfrutar del silencio, la tranquilidad y los espacios abiertos”

En cuanto a los turistas, en su mayoría son personas entre 30 y 45 años, que viajan en familia o con amigos, si bien las personas mayores ganan cuota de mercado progresivamente. Por país de procedencia, la mayor parte de los clientes son de origen nacional, aunque cada año aumenta el nivel de clientes de países europeos, especialmente, Francia, Bélgica y Gran Bretaña. “Descubren que España es una elección turística con una diversidad que va más allá del sol y la playa”, destaca Parra, quien advierte también de los posibles riesgos de este crecimiento de la demanda: “Estamos asistiendo al nacimiento de una oferta que, con el nombre de turismo rural, esconde grandes inversiones inmobiliarias y complejos hoteleros que desvirtúan el sentido y la naturaleza de este sector turístico”.

La verdadera importancia del turismo rural descansa en su contribución al desarrollo general del entorno

Cada vez es más frecuente que se construyan o rehabiliten hoteles y casas rurales con un objetivo puramente económico, aunque la verdadera importancia del turismo rural descansa en su contribución al desarrollo general del entorno. Gracias a él, renacen pueblos olvidados, crecen las economías familiares y, en algún caso, hay personas que abandonan los espacios urbanos para regresar al medio rural. “Un dato: por cada euro que entra por la puerta de un alojamiento rural, seis euros van parar al territorio donde está localizado”, concreta Parra. También para Julio Grande, el turismo rural juega un papel “definitivo” en la economía de las zonas en las que se asienta, y las previsiones para este año así lo confirman. “Pensamos que va a haber un éxito de campaña, aunque las reservas son más tardías, la gente apura más para cerrar las vacaciones y no podemos ofrecer datos aún”, apostilla Grande. De hecho, ya en el mes de mayo, las pernoctaciones en alojamientos de turismo rural superaron las 471.500, lo que supuso un aumento del 8,8% respecto al mismo mes del año anterior.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones