Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

Escuela de alimentación
^

Las tres bacterias que causan más infecciones alimentarias

Campylobacter, Salmonella y Listeria han sido los microorganismos que han causado la mayoría de los casos de enfermedades alimentarias en la UE durante 2012

Imagen: Wikimedia

Las zoonosis son enfermedades que se pueden transmitir, de forma directa o indirecta, entre animales y personas a través del consumo de alimentos contaminados. Cada año se realizan estudios en el ámbito comunitario para conocer cuáles son las bacterias patógenas más comunes y cuál es la incidencia real de estas infecciones. El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) han hecho público un nuevo informe que muestra cuáles son los microorganismos que han causado la mayoría de los casos de enfermedades alimentarias en la UE durante 2012. El artículo analiza Campylobacter, Salmonella y Listeria como las principales bacterias responsables de infecciones alimentarias.

Para la elaboración del nuevo informe del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), los expertos han tenido en cuenta un total de 15 enfermedades zoonóticas, entre las que, además de las causadas por Campylobacter, Salmonella y Listeria, se incluyen E. coli, brucelosis, triquinosis, toxoplasma o Mycobacterium bovis.

Una visión general a los resultados del año 2012 permite concluir que los casos confirmados han sido menores en comparación con los de 2011. En total, y según el informe, se han comprobado 5.363 brotes de origen alimentario causados por Salmonella, Campylobacter, toxinas bacterianas y virus, y los principales alimentos implicados han sido huevos, pescado y productos de la pesca. En España, se han detectado 447 brotes, siendo uno de los países con una menor tasa de notificación, junto a Polonia y Francia. Todos estos resultados han sido posibles gracias a la información remitida por los distintos Estados miembros a la Comisión Europea y la EFSA.

Además, una de las medidas preventivas planteadas por los científicos para reducir el número de zoonosis ha sido la "identificación de los animales y productos alimenticios como fuentes de infección". Así, se ha verificado que las principales vías de contagio de Salmonella son los huevos contaminados y derivados y la carne de pollo, esta última también responsable de la mayoría de los casos de Campylobacter.

Campylobacter, la más habitual, a pesar de reducirse los casos

Los casos de campylobacteriosis descienden en 2012 por quinto año consecutivo

Una de las principales conclusiones del informe es que, a pesar de que los casos de campylobacteriosis han disminuido durante 2012 por quinto año consecutivo, continúa siendo la enfermedad zoonótica más frecuente, con poco más de 214.000 casos confirmados. Los expertos no se atreven a afirmar, sin embargo, que se pueda hablar de una tendencia a la baja que se mantenga en los próximos años.

Presente sobre todo en la carne de pollo contaminada, esta bacteria, con un periodo de incubación de dos a cinco días, provoca diarrea, dolor abdominal, fiebre, dolor de cabeza y náuseas. También puede contaminar la leche cruda y productos lácteos y, con menos frecuencia, pescado y productos pesqueros, así como verduras frescas. Otra de las causas de transmisión importante es la contaminación cruzada durante la preparación y manipulación de alimentos.

Salmonella, un marcado descenso

A pesar de que existen más de 2.600 serotipos de Salmonella, solo un número limitado está asociado con la mayoría de infecciones en personas. La salmonelosis humana se caracteriza por la aparición de fiebre, dolor abdominal, náuseas y vómitos, en un periodo de 12 a 36 horas. En la mayoría de los casos, los efectos son leves.

Según el nuevo informe presentado hace unos días, se registraron en 2012 un total de 92.916 casos de salmonelosis en los 27 Estados miembros. La tendencia estacional de salmonelosis es muy clara, ya que la mayoría de los casos se han confirmado durante los meses de verano. A pesar de que los casos han disminuido un 4,7% respecto al año 2011, y que las cifras demuestran un ligero descenso por séptimo año consecutivo, los expertos reconocen la importancia de no bajar la guardia y mantener una vigilancia continua. Buena parte de las razones por las que la incidencia de esta bacteria ha disminuido se debe, según los científicos, a los programas de control que llevan a cabo los países en animales de granja.

Debido a que su reservorio principal es el tracto intestinal de una amplia variedad de animales domésticos y silvestres, esta bacteria puede estar presente en numerosos alimentos, tanto de origen animal como vegetal. En muchos casos, la transmisión se produce cuando los microorganismos se introducen en las áreas de preparación de alimentos, y estos se multiplican con temperaturas inadecuadas de almacenamiento, una cocción inadecuada o la contaminación cruzada.

Listeria, aumento de los casos

A diferencia de las dos bacterias anteriores, las infecciones por Listeria han aumentado de forma progresiva en los últimos cinco años. En 2012 se han registrado un total de 1.642 casos, un 10,5% más respecto al año 2011. A pesar de que la bacteria incluye 10 especies distintas, los casos de listeriosis están provocados sobre todo por L. monocytogenes, organismos ubicuos que se distribuyen en el medio ambiente, sobre todo en el suelo. La principal vía de transmisión a las personas y animales es el consumo de alimentos o piensos contaminados. Para destruir la bacteria, que se encuentra en alimentos crudos y procesados, estos deben cocinarse a temperaturas superiores a 65 ºC, ya que entre 2 ºC y 4 ºC este microorganismo se multiplica con facilidad.

La Listeria puede afectar a los recién nacidos, ancianos y personas con sistemas inmunológicos debilitados. Los síntomas suelen asimilarse a los efectos gripales leves y diarrea. Según el informe de la EFSA, se trata de una de las "causas más importantes de muerte por infecciones transmitidas por alimentos en los países industrializados".


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en