Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Cómo reducir el consumo del aceite de palma

El control del consumo del aceite de palma en la alimentación cotidiana pasa por seguir una dieta variada y basada en alimentos sin procesar

Imagen: tristantan71

En la lucha sin tregua que desde hace varios meses se lleva a cabo en nuestro país contra el aceite de palma, destacan numerosos estudios en los que se ponen de manifiesto las nefastas consecuencias que el consumo de este aceite vegetal tiene en la salud. Sin embargo, en el siguiente artículo se proponen diferentes opciones para que la ingesta del aceite de palma sea la menor posible entre la población. Se trata de tomar más vegetales y menos bollería industrial y de mirar con detalle el etiquetado. A continuación, se ofrecen más detalles.

Aceite de palma, un ingrediente omnipresente fácil de evitar

A estas alturas, cuando se han publicado multitud de informaciones sobre los perjuicios para la salud que tiene el aceite de palma, queda claro que la composición de este aceite vegetal obtenido a partir de un tipo de palmera concentra ácidos grasos saturados. También se ha puesto de manifiesto que vegetal no es sinónimo de saludable y que el consumo abusivo de esta grasa provoca un aumento de los niveles de colesterol sanguíneo, al mismo tiempo que se relaciona con enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, de cada ciudadano depende la ingesta de este tipo de aceite tan perjudicial. La Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA) advierte de que el consumo de aceite de palma, incluso si es reducido, es peligroso para los niños y asegura que tomado con frecuencia pone en riesgo la salud de todos. Tan solo hay que tener en cuenta cuáles son los alimentos que mayor concentración de aceite de palma tienen y evitar o, cuanto menos, moderar su ingesta. No hay que olvidar que cuando este aceite se trata a temperaturas superiores a 200 grados, se detectan en su composición ciertos compuestos clasificados como posibles carcinogénicos.

Entre los productos más destacados por incorporar ácido palmítico se halla la bollería industrial, incluidas numerosas marcas de galletas, platos precocinados, repostería y pastelería industrial, cremas, coberturas y salsas. De ahí que médicos, nutricionistas y endocrinos recomienden tomar alimentos elaborados con aceite de oliva o de girasol. Para ello es imprescindible leer con detenimiento el etiquetado y no fiarse de las "grasas vegetales".

Desde la Agencia EFE se ha enviado un comunicado donde Markus Lipp, perteneciente a la secretaría del comité mixto de expertos de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), explica que la mejor recomendación para los consumidores es seguir una dieta variada y hacer ejercicio físico. Asegura, sin embargo, que esto no evita que haya grupos de riesgo como los niños que, siendo más pequeños, comen proporcionalmente más que los adultos y su exposición a ese tipo de sustancias en función de su peso corporal es mucho mayor.

Dieta variada y sana

Una dieta variada se basa en una alimentación correcta y completa, en una dieta equilibrada cuyo modelo más reconocido es la dieta mediterránea. Esta permite, por un lado, que el cuerpo humano funcione con normalidad, es decir, que cubra sus necesidades biológicas básicas -necesita comer para poder vivir- y, por otro, previene o al menos reduce el riesgo de padecer ciertas alteraciones o enfermedades a corto y largo plazo.

Basta con recordar el impacto que tienen en nuestra sociedad las llamadas "enfermedades de la civilización": hipertensión, obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, trastornos de la conducta alimentaria y hasta ciertos tipos de cáncer que se relacionan con una alimentación desequilibrada. No es, normalmente, una relación directa de causa-efecto, pero sí supone uno de los factores que contribuyen a aumentar el riesgo de aparición y desarrollo de esas enfermedades.

A continuación se muestran unos consejos sobre cómo seguir la dieta mediterránea:

  • Conviene saber que la dieta mediterránea no es sinónimo de alimentos concretos, sino que es una forma de entender la alimentación, consumiendo a diario alimentos frescos, locales, de temporada y con protagonismo de verduras, frutas, hortalizas, legumbres, cereales y frutos secos.
  • Vigilar los horarios y el ritmo de vida, ya que el estilo de vida mediterráneo es incompatible con muchos horarios actuales. Se necesita tiempo para cocinar y comer (si es posible, en compañía).
  • El clima invita a salir a la calle; hagámoslo.
  • Hay que descansar lo suficiente.
  • Se debe tomar agua para beber. Si se bebe vino, que sea solo una excepción, como una pequeña copa en la comida o la cena, aunque es mejor evitarlo.
  • El aceite de oliva virgen, o virgen extra, es fuente de salud. No puede faltar ni para cocinar ni para aliñar ensaladas.

Etiquetas:

aceite, dieta, grasas, palma


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto