Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

Concurso Interescolar
Λ

Prueba de esfuerzo, la clave para hacer deporte con salud

Esta prueba revela cuál es el estado de salud y a qué ritmo y frecuencia cardiaca hay que realizar cada tipo de ejercicio

  • Autor: Por CLARA BASSI
  • Fecha de publicación: 23 de enero de 2009
Imagen: Neeta Lind

La prueba de esfuerzo es el mejor pasaporte para la práctica del ejercicio con salud y sin riesgos. Los propósitos de año nuevo de volver al gimnasio para quemar los kilos de más ganados en las fiestas navideñas o, simplemente, para estar en forma, no deben hacerse a toda costa. Todas las personas, desde las más sedentarias a las más deportistas, de cualquier edad y condición, pueden beneficiarse de esta prueba.

Volver al gimnasio o a practicar deporte. Éste es uno de los propósitos de nuevo año más comunes después de las fiestas navideñas en las que se abusa de la comida y de la bebida y buena parte de la población gana algunos kilos de más. Esta vuelta al ejercicio físico no se debe realizar sin precauciones. Tanto si una persona es sedentaria y se ha trazado como objetivo para el año comenzar a practicarlo, como si es deportista y, tras un periodo de inactividad, se ha propuesto volver a ejercitar los músculos, es importante realizar una prueba de esfuerzo y una evaluación predeportiva del estado físico.

Algunos gimnasios las ofrecen a sus clientes y, en caso de que no sea así, las personas interesadas pueden solicitar el asesoramiento de su médico. Pero, ¿por qué una prueba de esfuerzo? Según la Sociedad Española de Cardiología (SEC), cada año se producen en España en torno a 200 muertes súbitas. El 90% de ellas se deben a causas cardiovasculares, es decir, a anomalías congénitas no diagnosticadas y silentes, arritmias y otras dolencias cardiacas que no se han detectado.

En 2008, en la popular Carrera San Silvestre Vallecana, que se celebra cada año en Madrid el 31 de diciembre, murió un corredor de una parada cardiaca. Pocos días después de que comenzase el 2009, falleció un chico de 14 años del equipo cadete del Centre d'Esports L'Hospitalet (Barcelona) tras desvanecerse durante un partido de fútbol. Estos son sólo dos de ejemplos de casos que suceden a menudo. Al margen de los casos de muertes súbitas que saltan a los medios de comunicación porque afectan a futbolistas y deportistas famosos, como el del sevillista Antonio Puerta ocurrido en 2007, cada día millones de ciudadanos anónimos practican deporte en nuestro país y no están exentos de este riesgo. El ciclismo, correr y el fútbol son algunos de los deportes donde se registran este tipo de fallecimientos.

Utilidad de la prueba de esfuerzo

La prueba de esfuerzo, un procedimiento muy utilizado en medicina deportiva, puede ayudar a prevenirlos, puesto que permite evaluar la respuesta del organismo durante el ejercicio. "Con esta prueba se puede conocer el estado de salud y llegar a prevenir posibles enfermedades cardiovasculares, incluso dolores musculares y errores en el entrenamiento o práctica del ejercicio", informa Joan Josep Barriach, especialista en Medicina del Deporte, de Tarragona.

Con los resultados se puede planificar un programa de ejercicios y una serie de objetivos individualizados, según el estado de salud y aptitud física

Se trata de una prueba muy útil para averiguar cómo se debe practicar cualquier deporte de forma saludable o, lo que es lo mismo, adaptándolo a las características de cada persona, según su capacidad, que es genética e individual. Una vez realizada, se puede planificar un programa de ejercicios y una serie de objetivos individualizados, atendiendo a su estado de salud y aptitud física. La utilidad de la prueba es múltiple: identificar a los deportistas con riesgo, recomendar el programa de ejercicios más adecuado, mejorar el rendimiento físico, incrementar la salud de la persona que practica deporte y planificar la intensidad y el tipo de ejercicio que más le convenga.

Antes de la prueba

Antes de realizar la prueba de esfuerzo se efectúa un reconocimiento previo de la persona que desea hacer actividad física. El objetivo es valorar varios aspectos, entre los que se encuentran las enfermedades que ha padecido, de las cuales se efectúa un historial; los hábitos alimentarios, mediante una encuesta que evalúa si la alimentación del deportista es la adecuada; y el estado general, del aparato locomotor, la fuerza y la flexibilidad, con una exploración física.

También es importante prepararse de manera adecuada para la prueba. Para ello, "se aconseja realizar un entrenamiento muy suave durante las 24 horas previas, acudir a ésta sin haber ingerido nada por lo menos dos horas y media antes, y suprimir cualquier medicación el día anterior, para no falsear el resultado final", indica Barriach. Además, "aunque parezca obvio, es necesario recordar que hay que ir a la prueba con ropa deportiva y zapatillas de entrenamiento", comenta el especialista. Y el paciente debe firmar un papel dando su consentimiento y aceptándolo.

Tipos de pruebas y sus parámetros

Las pruebas de esfuerzo pueden realizarse en diversos equipamientos. Los más utilizados son el tapiz rodante y la bicicleta ergométrica. La elección de uno u otro se realiza en función de la situación de cada persona y del deporte que desea practicar. En el procedimiento de la prueba pueden emplearse diferentes protocolos. En los deportistas los más recomendables son los que suponen incrementos progresivos de la carga de trabajo, con una duración máxima de entre 15 y 15 minutos, con un análisis directo del consumo de oxígeno y alcanzando niveles máximos de esfuerzo.

En cuanto a los parámetros que se evalúan en la prueba de esfuerzo, las recomendaciones de la SEC establecen que es imprescindible realizar un electrocardiograma (ECG) antes de la prueba y visualizar, o controlar de forma continua, el ECG en el ejercicio y al menos durante tres o cinco minutos durante la recuperación. En las pruebas de esfuerzo a deportistas el análisis directo de gases inspirados y espirados (la medición del oxígeno consumido y el dióxido de carbono eliminado) permite hacer una determinación exacta del consumo máximo de oxígeno y detectar de manera precisa sus umbrales aeróbico y anaeróbico.

En cambio, los procedimientos indirectos (mediante fórmulas matemáticas) son mucho menos fiables, señala Barriach. Según explica este médico del deporte, el consumo de oxígeno es la determinación más adecuada para medir la capacidad de una persona para hacer ejercicio aeróbico (tipo de ejercicio que se practica de forma moderada de intensidad durante periodos de tiempo extensos, como la natación o correr). De hecho, un consumo de oxígeno elevado es propio de deportistas bien entrenados, la evolución de este consumo es paralela a la mejora del rendimiento deportivo y, por lo tanto, permite medir de modo objetivo el aumento de la capacidad física.

SEGURIDAD E INDICACIONES

La prueba de esfuerzo permite a la persona que se somete a ella practicar deporte de forma segura. Pero para que así sea, toda prueba de esfuerzo debe hacerse respetando ciertas normas de seguridad, que son las siguientes: debe efectuarla personal médico y paramédico cualificado y competente, en un local adaptado, con un equipo en perfecto estado de funcionamiento y correctamente calibrado y verificado, utilizando aparatos de vigilancia continua con registradores (en particular, registradores de ECG con derivaciones múltiples), material de reanimación operativo (un desfibrilador, material de ventilación asistida y medicamentos de urgencia).

La prueba está indicada para cualquier persona, desde la sedentaria, hasta la que practica deporte regularmente, de cualquier edad y condición. A cada una de ellas se les hará un reconocimiento con intensidades adaptadas a su nivel y con objetivos individualizados. Ahora bien, a aquellas personas que entrenan de forma habitual siguiendo una planificación, la prueba de esfuerzo les indicará las frecuencias cardiacas a las que deben efectuar las distintas fases del entrenamiento. Es decir, sabrán a qué frecuencias cardiacas o pulso deben realizar los rodajes lentos, los rápidos, las repeticiones largas o las cortas, entre otros ejercicios, detalla Barriach.

Por el contrario, "si la persona que se hace la prueba de esfuerzo no ha practicado deporte en su vida, la información que le puede aportar es aún más valiosa, pues gracias a ella va a conocer su estado de salud real, podrá prevenir enfermedades y le marcará las pautas que debe seguir para realizar deporte sin riesgos", aclara.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto