Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Vivienda


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra de vivienda

Tipos de contenidos: Vivienda

^

Avalar una hipoteca

El avalista responde en igual forma y medida que el deudor en caso de impago o incumplimiento del contrato

Imagen: jamie brelsford

Cada vez son más los ciudadanos que necesitan un aval para que la entidad financiera les conceda una hipoteca. Los años de subida imparable del precio de la vivienda y el endeudamiento de las familias han propiciado que los índices de morosidad se disparen. Todo ello ha contribuido al endurecimiento de las condiciones para que bancos y cajas de ahorro otorguen la deseada hipoteca, por lo que contar con un avalista se ha convertido en un elemento esencial para acceder a una vivienda en propiedad. En la mayoría de las ocasiones, son los padres quienes responden por sus hijos, aunque también se recurre a hermanos y amigos íntimos. En cualquier caso, el avalista debe conocer los riesgos de tan altruista decisión, ya que en caso de incumplimiento del contrato o impago del préstamo por parte del titular responde en igual forma y medida que el deudor.

Necesidad de aval

El aval es una garantía adicional que exige la entidad financiera cuando, tras haber realizado un estudio económico, cree que la persona que ha solicitado la hipoteca corre el riesgo de no poder hacer frente al pago de las cuotas. Es habitual que el banco pida un aval si el cliente no tiene nómina, aunque sus ingresos sean elevados, o cuando el salario provenga de un contrato de carácter temporal. De nada sirve que el solicitante asegure que pronto será un trabajador con contrato fijo y que su inestabilidad es transitoria porque la entidad no se arriesgará. En otras ocasiones, el cliente cuenta con altos ingresos pero no puede justificar su procedencia -trabajos realizados "en negro", sin factura, sin que queden plasmados en la nómina- por lo que el aval también es necesario.

El aval es un respaldo casi imprescindible para poder financiar la adquisición de una vivienda

Otro de los casos que requiere una garantía adicional se da cuando la solicitud de crédito es superior al 80% de la tasación de la vivienda o cuando la persona que pide el dinero tiene una edad avanzada, en opinión del banco, para hacer frente a todas las cuotas. Además, las entidades tienen en cuenta el historial crediticio del solicitante. Si su nombre está registrado en la lista de morosos o ha dejado en el pasado muchas deudas sin pagar, la situación se complica. Con todos estos requisitos, la mayoría de los ciudadanos necesitan un aval si quieren comprar una vivienda.

Asumir la responsabilidad

El avalista es la persona que, de manera voluntaria, garantiza el cumplimiento de las obligaciones económicas del titular y asume la responsabilidad de pagar si el avalado no hace frente a su deuda. Por regla general, se pide que los fiadores cuenten con una nómina fija, una cuenta corriente saneada o que sean titulares de bienes inmuebles.

Aunque los hermanos o los amigos pueden actuar como avalistas, en la mayoría de los casos son los padres quienes respaldan a sus hijos para que estos puedan emanciparse. La paradoja es que este aval hace que los jóvenes dependan de sus progenitores, incluso, cuando han conseguido su ansiada vivienda.

El avalista deberá abonar no sólo las cuotas impagadas, sino demoras, seguros o costas procesales

A pesar de que a menudo sea la única manera de poder obtener una hipoteca, hay que valorar los beneficios y las desventajas que acarrea ser avalista y tener en cuenta que son muchos los riesgos que se corren al tomar esta decisión. En caso de incumplimiento del contrato o impago del préstamo por parte del titular, el avalista responde en igual forma y medida que el deudor, por lo que tendrá que abonar las cuotas impagadas y las demoras, los seguros o las costas procesales si las hubiera.

CONSEJOS PARA EL AVALISTA

  • El futuro avalista debería plantearse si es preciso su respaldo o si hay otras alternativas para los compradores, como esperar un tiempo para conseguir una nómina más estable, unos ahorros más sólidos o una bajada en los precios de la vivienda. También cabe la posibilidad de que adquieran un piso más barato o alquilen una vivienda con opción a compra.
  • El avalista ha de tener en cuenta su situación económica actual y sus expectativas de futuro. Al tomar la decisión debe sopesar las necesidades propias y las de otros allegados que puedan necesitar su ayuda pasado un tiempo. En el momento de avalar a un hijo o a un amigo, no siempre se tiene en cuenta que las prioridades pueden cambiar y el avalista puede necesitar una financiación ajena que le será difícil conseguir.
  • Si se está decidido a avalar, conviene pactar con el banco las mejores condiciones para quien respalda la hipoteca. Siempre que sea posible, es preferible firmar de forma expresa que se informará al avalista de cualquier retraso en el abono de las cuotas de la hipoteca para que un pequeño impago no derive en un embargo de sus bienes. Aunque esto se dé por supuesto y el avalista confíe en el prestatario, nunca está de más que quede por escrito. También hay que pedir que se le informe de cualquier modificación en las condiciones del préstamo.
  • Los bancos contemplan la cláusula de compensación de deudas y créditos, que permite a la entidad saldar la cantidad que debe el prestatario mediante el dinero del depósito del avalista. En la medida de lo posible, debería rechazar esta imposición, aunque el banco no siempre lo permite. Tampoco es conveniente firmar la "renuncia expresa del beneficio de exclusión, orden y división" que da al banco la posibilidad de embargar al avalista que sea más accesible, cuando haya varios.
  • Es imprescindible leer con atención todas las cláusulas del contrato y preguntar los aspectos que no se entiendan tanto a los trabajadores de la entidad bancaria como a cualquier asesor cualificado.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto