Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Bajo la lupa: turrón blando El Almendro

Escrutamos las etiquetas de este producto navideño que, con el reclamo "sin azúcares añadidos", se comercializa como una opción saludable en comparación con los tradicionales

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 13 diciembre de 2019
bajo lupa turron

Se promociona y vende como una opción sana frente a los turrones tradicionales. Sin embargo, la ausencia de azúcares añadidos en el turrón blando El Almendro es una característica que no lo convierte en un producto light y las recomendaciones de consumo son las mismas que para el turrón convencional. Lo analizamos al detalle a continuación.

Turrón blando

  • Denominación del alimento que, legalmente, describe al producto elaborado
    exclusivamente con almendras peladas o con piel y tostadas, miel, azúcares, clara de
    huevo o albúmina, agua y aditivos autorizados (categoría en la que se clasifican los
    edulcorantes usados en este producto). La normativa establece que la denominación
    de los alimentos que contengan edulcorantes debe ir acompañada de la frase: “con
    edulcorantes”. La denominación completa es “turrón blando con edulcorantes“, mención
    indicada en la cara posterior de la etiqueta. Los turrones blandos no pueden incorporar
    otros ingredientes como leche, frutos secos distintos de las almendras, nata, cacao,
    frutas o grasas comestibles. Si lo hacen, se categorizarían como “turrones diversos”.

Sin azúcares añadidos

  • Declaración nutricional que indica que no se ha
    añadido ningún azúcar simple (monosacárido o
    disacárido), ni ningún alimento empleado por sus
    propiedades edulcorantes (por ejemplo, la miel, un
    ingrediente característico del turrón). Sin embargo, este
    producto no puede considerarse “sin azúcar” porque
    contiene azúcares procedentes de las almendras, por lo
    que incorpora en el envase la frase: “contiene azúcares
    naturalmente presentes”.

Calidad suprema

  • Esta denominación se otorga
    a los turrones blandos
    que tienen, como mínimo,
    un 54 % de almendra, un
    34 % de grasa y un 12 % de
    proteína en su composición.
    En esta categoría de turrón,
    la grasa es un indicativo de
    calidad, porque procede
    exclusivamente de la
    almendra.

Alerta de consumo excesivo

  • En el envase se incluye la siguiente
    información: “un consumo excesivo puede
    tener efectos laxantes“. Los alimentos que
    contengan más de un 10 % de polialcoholes
    añadidos deben incluir esta mención. En este
    caso, son los edulcorantes. Los polialcoholes
    solo se absorben parcialmente en el
    intestino delgado: el resto llega al intestino
    grueso y es fermentado por las bacterias,
    incrementando la presión osmótica y
    pudiendo producir diarreas.

Lista de ingredientes

  • El ingrediente mayoritario es la
    almendra (64 % del producto final).
    En cuanto a los edulcorantes, este
    producto posee maltitoles y sorbitoles,
    compuestos químicamente parecidos
    a los azúcares. Tienen un valor
    calórico inferior al de los azúcares
    (2,4 kcal/g frente a 4 kcal/g) y menor
    poder edulcorante. Esto se compensa
    añadiendo un edulcorante artificial no
    calórico, el E-950 (acesulfamo-K).

Lugar de fabricación

  • Las menciones “fabricado en España por” y “producto de
    España” hacen referencia a la localización de la empresa
    productora, no al origen de la materia prima principal
    (almendras), para las que se indica que proceden de
    países de dentro y fuera de la UE. Con la información del
    etiquetado (que cumple con la legislación), el consumidor
    no puede saber el país de origen de las almendras.
    La indicación no resta seguridad ni valor al producto:
    independientemente de su origen, todos los productos
    comercializados en la UE cumplen los mismos requisitos
    sanitarios.

Información nutricional

  • El valor energético es similar al de su homólogo con
    azúcares añadidos (514 kcal/100 g frente a 556 kcal/100 g),
    debido a que los polialcoholes (edulcorantes) empleados
    en sustitución de los azúcares también aportan
    kilocalorías.
    De los 34 g de hidratos de carbono por 100 g, la mayor
    parte son polialcoholes (29 g). Solo 5 g son azúcares,
    que proceden en su totalidad de la almendra. Esta es la
    diferencia fundamental respecto a la versión normal, que
    contiene 20 g de azúcares.
  • Puesto que el ingrediente principal es la almendra, contiene una alta cantidad de grasas (38 g por cada
    100 g) –principalmente ácidos grasos monoinsaturados
    y poliinsaturados–, proteínas
    (16 g/100 g) y fibra (9 g/100 g).
  • La mención “Sin gluten” garantiza que el producto no contiene más
    de 20 mg de gluten por kg, cantidad que se considera
    segura para las personas con intolerancia.

Información nutricional para fuera de la UE

  • El etiquetado está adaptado para la
    exportación a EE.UU. y, por eso, la información
    nutricional también aparece con el tamaño
    y el formato exigido en ese país. Los valores
    nutricionales se dan en función del tamaño
    de la ración, que en EE.UU. está regulado para
    cada producto: el turrón entra en la categoría
    de candies, para los que se estipula un tamaño
    de ración de 30 g. Los porcentajes del valor
    diario no se corresponden con los valores
    de referencia de nutrientes y las ingestas de
    referencia que se emplean en la UE.

Nutri-Score y conclusiones

La valoración obtenida en el sistema
Nutri-Score es C. Esta calificación
se debe a su alto valor energético
y a la cantidad de grasa saturada.
El contenido en frutos secos y fibra mejora su puntuación.

En suma, la versión “sin azúcares añadidos”
es un producto ultraprocesado
altamente energético y palatable
(sabroso), cuyo consumo, incluso
enmarcado en el periodo navideño,
debería ser ocasional. La ausencia
de azúcares añadidos tampoco debe
interpretarse como que sea “apto
para diabéticos”, y esta mención no
está autorizada en la UE. Su valor
nutricional es similar a la versión
normal, pero mejora ligeramente al
no contener azúcares añadidos.

Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.

Etiquetas:

azúcar turrones

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones