Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Dieta para hombres

La predisposición a sufrir determinadas enfermedades exige a los hombres adecuar su dieta como factor preventivo

  • Autor: Por

  • Fecha de publicación: miércoles 26 diciembre de 2007

El papel de los hábitos de vida

/imgs/2007/04/comer1.jpgLos hombres tienen determinada una mayor predisposición, a nivel genético, de enfermar por trastornos cardiovasculares. Asimismo, pueden sufrir una dolencia exclusiva de hombres, el cáncer de próstata. Los hábitos de vida y una elección dietética más o menos saludable tienen un papel relevante tanto en la prevención como en el tratamiento de estas enfermedades.

El análisis reciente de la Encuesta Nacional de Salud, del Ministerio de Sanidad y Consumo, muestra los hábitos de vida y de alimentación de los varones (también de las mujeres) que influyen directamente a corto, medio o largo plazo en su salud. Hay evidencia suficiente como para creer que, modulando la alimentación durante la juventud, se pueden evitar muchas de las enfermedades crónicas e incapacitantes que afectan a gran parte de los varones adultos.

Ayuno y almuerzo nocivo

Muchos son los esfuerzos que desde el Ministerio de Sanidad y Consumo e instituciones públicas y privadas se dirigen a la promoción del hábito del desayuno. Sin obviar que se trata de un problema alimentario infantil, los datos de aquellos hombres que no cumplen con esta costumbre no pueden pasar desapercibidos. Según la encuesta, son muchos los jóvenes (algunos de ellos padres de niños pequeños) que no dan el buen ejemplo a sus hijos en este importante hábito dietético. El 5,6% de los varones de entre 25 y 44 años no desayuna, el 18% sólo toma líquido (café, té o leche con cacao) y el 2% acompaña la bebida de fruta o zumo. Aunque este último desayuno es más consistente, no es suficiente como para romper el ayuno de toda la noche. Similar costumbre tienen los varones de más edad. Aunque son menos los que no suele desayunar nada (2,86%), son algunos más los que hacen un desayuno demasiado frugal (23,56%).

La costumbre social de ir al bar y comer un bocadillo con vino o cerveza puede acentuar el desequilibrio de la dieta

Este problema se resuelve si a las pocas horas se acostumbra a almorzar. De todas maneras, el problema puede persistir según el tipo de almuerzo. La costumbre social de acudir al bar y comer un bocadillo de embutido o tortilla (lo más frecuente) acompañado de vino o cerveza, casi siempre con el café azucarado posterior, puede acentuar el desequilibrio. Si se repiten habitualmente los mismos alimentos, la sobrecarga de lípidos y azúcares para el organismo va a incidir en los niveles de estos nutrientes en la sangre.

Cuando uno es joven, el organismo es capaz de modular eficientemente la sobrecarga de nutrientes. Pero a medida que pasan los años es cuando, de un año para otro, a uno le diagnostican en una analítica rutinaria que tiene alterados los niveles de colesterol, triglicéridos, glucosa o ácido úrico. Los almuerzos grasos y calóricos como parte de una dieta desequilibrada acaban por pasar factura. Con la edad, las malas costumbres son más difíciles de cambiar, pero son necesarias para evitar trastornos de salud mayores e incapacitantes.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones