Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

La preparación del alioli tradicional

La receta original de esta salsa presenta algunas complicaciones, ya que se puede cortar con facilidad y quedar inservible

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 25 octubre de 2007
El alioli es una salsa de fuerte sabor elaborada a base de ajos machacados finamente, un poco de sal y aceite. En el último momento se le añade unas gotas de limón. Es una composición de consistencia parecida a la mayonesa.

El alioli, también llamado ajiaceite en las zonas de Murcia, es tradicional en toda la zona del Mediterráneo. Suele usarse para realzar el sabor de determinados asados, como el conejo o diversos pescados. Sin embargo, su uso principal se reserva para acompañar verduras, tubérculos asados o cocidos (escalibada o patatas asadas) y, algo aún más típico, caracoles de tierra asados. Cuando el sabor de la salsa no es muy pronunciado, se puede emplear también para los mismos platos en los que se emplea mayonesa.

Dificultad de la receta original

El alioli tiene cierta dificultad en su receta original, ya que se puede cortar fácilmente y quedar inservible. Se trata de machacar ajos en un mortero con un poco de sal hasta convertirlos en pulpa. A partir de ese momento se va incorporando el aceite de oliva poco a poco, sin dejar de remover. Se le suele añadir un poco de vinagre para ayudar a ligar la salsa y hacerla estable.

Para que no se corte y que, a la vez, el sabor del alioli sea un poco más suave (el sabor exclusivo de aceite y ajos es muy pronunciado), pueden añadirse unas yemas de huevo al inicio de la preparación. Cabe también la posibilidad de afinar la textura de la salsa con ayuda de una batidora a bajas revoluciones.

Suavizar el sabor

Para que no se corte el alioli, pueden añadirse unas yemas de huevo al inicio de la preparación

Es probable que, aunque el sabor del ajo guste, se desee refinarlo ligeramente. La mejor manera de preparar una salsa ali oli ligera es colocar un diente de ajo en un vaso de batidora con un poco de leche (medio vaso) y un poco de sal. Posteriormente se bate, añadiendo poco a poco el aceite de oliva, hasta que se crea una salsa como la mayonesa. Después de poner a punto de sal, la salsa ya está lista para ser consumida.

Las propiedades del ajo

El ingrediente principal para elaborar alioli es, como su nombre indica, el ajo. La salsa tiene un sabor fuerte, pero más lo tiene el ajo por sí solo, por lo que se convierte en un método ideal para incluirlo en la dieta y así aprovechar sus numerosas cualidades nutritivas.

El ajo tiene propiedades antisépticas, fungicidas, bactericidas y depurativas que vienen determinadas, en parte, por la alta concentración de aliína, un aceite esencial. Éste se transforma en alicina, responsable de su fuerte olor, que se elimina por vía respiratoria. Además, tiene otras muchas propiedades: estimula las mucosas gastrointestinales, provocando un aumento de las secreciones digestivas y de la bilis; es diurético; y aumenta las secreciones bronquiales, por lo que se dice que es expectorante, desinfectante y descongestionante.

Asimismo, un estudio reciente afirmaba que la asociación de la vitamina C con la acción angioproliferativa (formación de nuevos capilares) del ajo podría reducir la presión arterial. Así, su consumo habitual es muy recomendable en caso de parasitosis intestinales, cualquier proceso infeccioso y para aquellas personas que tienen hipertensión y riesgo cardiovascular.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones