Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Pescado fresco

Es un alimento perecedero que debe conservarse a bajas temperaturas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 25 octubre de 2002

Las características de cada pescado son diferentes, por ello, el estudio para identificar el grado de frescura debe hacerse en forma comparativa con otro pescado de la misma especie. Así, la pescadilla pierde las escamas con más facilidad que el besugo, aún siendo más fresca, o el rape poco fresco tiene carnes más duras que el gallo muy fresco.

Las zonas que se deben examinar para comprobar si un pescado es fresco o no son: agallas, ojos, vientre, cavidad abdominal, piel o escamas, espina central o vértebra y carne; a éstos elementos se une el olor.

  • Agallas: de color vivo y limpio, rojo vivo en la mayor parte de las especies y rosa en otras; suaves y resbaladizas al tacto.
  • Ojos: esféricos, salientes en la mayor parte, transparentes y de cornea limpia.
  • Vientre: intestinos perfectamente definidos, limpios, brillantes y sin magullar.
  • Cavidad abdominal: La telilla interna que la recubre debe ser brillante, limpia, suave y se retirará con dificultad.
  • Piel o escamas: la piel es resbaladiza, suave, brillante, y limpia, se separa de la carne con dificultad. Las escamas deben ser abundantes y difíciles de retirar en algunas especies; en otras de escamas flojas se quitan con facilidad. Los recién pescados son muy resbaladizos debido a las materias viscosas.
  • Espina central o vértebra: Es transparente, de color similar a la carne.
  • Carne: de la mayor limpieza y dureza. Su color tiene características diferentes, según la especie.
  • Olor: a humedad limpia, a mar, o a agua dulce, según la clase.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones