Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Mesillas de noche: estilos y alternativas

Las mesillas de noche cumplen una función importante para el momento del descanso y además ofrecen múltiples posibilidades decorativas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 11 julio de 2001

Las mesillas de noche forman parte del mobiliario clásico de los dormitorios, pero siempre ocuparon un rol bastante secundario. Las tendencias decorativas modernas, en cambio, les han cedido un protagonismo mucho mayor. El presente artículo se refiere al papel de las mesillas de noche como parte de la decoración y a los tipos de diseños y alternativas para estos muebles. Además, ofrece consejos para aprovechar mejor el espacio sobre las mesillas y opciones para crear mesillas originales.

Las mesillas de noche como parte de la decoración

Imagen: wheat_in_your_hair

La mesilla de noche es un mueble que parece haber estado siempre allí. Sin recibir demasiada atención, ha acompañado al mueble principal (la cama) y ha tenido algunas funciones fundamentales a su cargo: servir de apoyo para la lámpara, el despertador, libros o revistas, quizás fotos o flores, adornos, etc. Pero, en los últimos años, las mesillas han adquirido mayor protagonismo, hasta llegar a brillar con luz propia en la decoración del dormitorio.

Se pueden usar mesillas de noche distintas a ambos lados de la cama, siempre que tengan al menos un rasgo común

En primer lugar, ya no existe ningún tipo de exigencia decorativa para que las dos mesillas, a ambos lados de la cama, sean iguales. Pueden ser diferentes, si es necesario que cubran distintas necesidades o solo por una cuestión de gustos. ¿Cómo de distintas? Pues todo lo que se desee, siempre y cuando las dos se adapten al estilo general de la decoración del dormitorio y que ambas tengan al menos un rasgo común.

Ese aspecto común puede ser el material del que estén construidas, el color, la textura o el tipo de acabado, etc. Es decir, deben tener al menos un elemento visual que las hermane y las haga ver como dos partes del mismo conjunto (y no como dos objetos diferentes que solo se han colocado en el mismo lugar). Incluso un elemento que no forme parte de las mesillas puede lograr esa unión visual, como pueden serlo dos lámparas iguales de buen tamaño.

Mesillas de noche, diseños y alternativas

Imagen: Christopher Sessums

Por otro lado, las mesillas pueden responder a diseños muy variados. Tradicionalmente eran pequeñas mesas rectangulares, con uno o dos cajones y cuatro patas, y se podía salir bastante poco de estas normas. Los estilos modernos permiten que la creatividad se haga cargo de los diseños y se pueda pensar en una gran cantidad de opciones.

El objetivo central es contar con una superficie junto a la cama donde se puedan dejar distintos elementos, como una lámpara, el despertador, diverso material de lectura, algún adorno o un vaso de agua. Esa superficie pueden serlo mesas pequeñas de lo más variadas: redondas, de una sola pata, sin cajones, etc. De este modo se renuncia a algunos espacios de almacenaje, pero en ocasiones conviene preguntarse si en realidad esos lugares son necesarios allí y no se pueden buscar otras alternativas.

Un taburete, un pequeño banco e incluso una silla pueden cumplir la función de mesilla de noche. El requisito deseado, en estos casos, es que la superficie superior donde se han de apoyar los objetos no sea mullida sino rígida, para obtener mayor estabilidad.

Otros muebles tampoco pensados para desempeñar este papel pueden convertirse en espléndidas mesillas, como pequeñas cajoneras (tipo chifonier, pero de poca altura).

Cómo aprovechar mejor el espacio sobre las mesillas

Hay distintas alternativas y trucos para sacar mayor partido al espacio disponible en las mesillas. Uno de ellos es evitar colocar allí las lámparas y utilizar, en cambio, apliques en las paredes. Un problema en este sentido puede ser que la pared no cuente con las conexiones eléctricas correspondientes para instalar los focos. En estos casos, hay dos posibles soluciones: una, hacer obra, y la otra, emplear los apliques con los cables a la vista, los cuales no quedan mal en ciertos estilos de decoración, como los juveniles o los rústicos.

Si hay espacio, se pueden combinar las lámparas decorativas sobre las mesillas con apliques para lectura en la pared

Con respecto a la iluminación, si el espacio lo permite, se pueden combinar las dos opciones: lámparas decorativas sobre las mesillas y focos que den buena luz para la lectura en apliques en la pared. Contar con una buena luz focalizada es fundamental para quienes aman pasar horas de lectura tumbados en la cama.

Por otra parte, si la superficie de la mesilla no es muy grande, conviene priorizar lo que se ha de dejar sobre ella. Los marcos para fotos ocupan bastante sitio, por lo que existe la posibilidad de colgarlos en la pared, lo cual posibilita liberar parte de la mesa. Con las flores ocurre otro tanto.

Y en general se recomendable evitar que la propia superficie de la mesilla se convierta en una especie de "vacía-bolsillos" donde van todos los objetos que no se sabe dónde meter. Para este fin, es mejor habilitar un espacio en otra parte. A menudo, la mesilla de noche es lo último que uno ve antes de dormir, y lo apropiado es que al verla no transmita agobio, sino una imagen despejada, que contagie relajación y favorezca un buen descanso.

Mesillas originales

Cuando la habitación es pequeña y la colocación de un mueble (y más aún, dos) representa un problema, se puede recurrir a estantes o módulos empotrados en la pared, que dan un resultado estupendo, pues funcionan como auténticas mesillas de noche sin patas. Los estantes pueden ser dos, uno a cada lado de la cama, o solo uno, más grande, ubicado detrás (si existe un espacio entre el final de la cama y el cabecero) o bien encima, en cuyo caso tendrá que estar a buena altura, para evitar darse la cabeza con él.

Si el espacio disponible no es un problema, se pueden crear mesillas de noche originales con los más variados objetos. Un viejo arcón, dos o tres antiguas maletas superpuestas, un tambor o cualquier pieza lo bastante grande y con una superficie plana en la parte superior se pueden convertir en una mesilla creativa, de estilo vintage y, sobre todo, que hablará mucho de la persona que la utiliza.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto