Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Energía y ciencia

El biodiésel: la alternativa al alcance del consumidor

Este biocombustible, compatible con muchos coches diésel, aumentará su presencia en próximos años aunque el debate sobre cómo debe implantarse no está cerrado

Un buen propósito para este recién iniciado 2007 podría ser empezar a usar biodiésel y contribuir así a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. El consumidor puede hallarlo en muchas gasolineras al mismo precio que el gasóleo y es compatible con casi todos los automóviles diésel. Se ha calculado que una cuarta parte de las emisiones a nivel mundial son las que produce el sector del transporte, y biocombustibles como el biodiésel son, por el momento, la única alternativa compatible con la infraestructura existente que puede reducir las emisiones. Además, minimiza la dependencia del petróleo, ya que se obtiene de grasas vegetales como el aceite de colza, de maíz o de palma. Sin embargo, todavía se debate hasta qué punto puede efectivamente reducir las emisiones netas, porque para su producción se necesita invertir una energía que también implica generar emisiones.

La situación de los biocombustibles en España

/imgs/2006/12/biodieselld.jpg

En nuestro país hay más de 200 estaciones que cuentan con surtidores de biodiésel, que en su mayoría proceden de mezclas de aceites vegetales limpios, procedentes de la colza o la soja. Puede usarse mezclado con el gasóleo o puro en los vehículos diésel modernos. Es posible que en algunos vehículos se presenten problemas de compatibilidad y sólo se pueda usar mezclado por lo que, ante la duda, es mejor que el consumidor consulte con el fabricante de su automóvil. Por su parte, usar bioetanol es algo más complicado, ya que no hay apenas surtidores de este biocombustible en España. En coches de gasolina se pueden usar mezclas de gasolina y bioetanol (hasta el 15%), pero el consumidor no encuentra tampoco esas mezclas en las gasolineras porque no se comercializan. Así, se puede decir que la presencia de los biocombustibles en España está protagonizada, aunque en un bajo porcentaje frente a la gasolina y el gasóleo, por el biodiésel.

El biodiésel puede obtenerse de grasas vegetales (la mejor opción), de grasas animales (opción estudiada pero apenas usada porque genera problemas) y de aceite usado. En Occidente se ha optado mayoritariamente por los aceites vegetales limpios, y para obtenerlos hay plantaciones de colza, girasol o soja destinadas exclusivamente a su producción. En Occidente se ha optado mayoritariamente por los aceites vegetales limpios, y para obtenerlos hay plantaciones de colza, girasol o soja destinadas exclusivamente a su producción En China, en cambio, el aceite de cocinar usado es, junto a las grasas animales, una de las materias primas básicas para el biodiésel. Según un informe del World Watch Institute, se calcula que las cocinas de los restaurantes chinos generan millones de toneladas de aceite residual cada año. Su destino hasta hace unos años era o bien desecharlo o bien reutilizarlo en cocinas de menor nivel, lo que contribuía a frecuentes intoxicaciones alimentarias. Desde el año 2001 se empezaron a usar, además, para la producción de biodiésel. En este país oriental, con una demanda creciente de energía para automoción, los aceites usados son una opción fácil y más asequible: en 2001, una tonelada de aceite usado costaba unos 212 dólares, frente a los 350 dólares de una tonelada de diésel basado en el petróleo.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones