Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

No, las mascarillas no provocan problemas en los dientes

Los expertos bucodentales sostienen que no hay ninguna evidencia científica que demuestre relación alguna entre el uso de mascarilla y la aparición de patologías orales como la halitosis

boca-mascarilla Imagen: Ani Kolleshi

Sobre el uso de las mascarillas se han dicho verdades y mentiras. Es cierto que no provocan hipoxia, aunque algunos piensen que se ahogan con ellas, y eso que se recomiendan en los entrenamientos deportivos. Llevarlas con gafas en lugares cerrados es un engorro, porque se empañan; pero hay solución. Y aunque emplear los tapabocas muchas horas puede dar algunos problemas dermatológicos en la cara o resecar los ojos, no causan patologías orales. Es decir, no caben excusas que tengan que ver con los dientes y la boca para no utilizarlas, como veremos a continuación.

Esconden nuestra nariz, boca y barbilla (así es como deben llevarse), y nos protegen del coronavirus SARS-CoV-2, si también realizamos un correcto y frecuente lavado de manos y seguimos aplicando el distanciamiento físico de los 1,5 metros de seguridad. Pero las mascarillas no nos protegen de los peligros habituales que acechan a nuestra boca y alrededores.

¿Problemas en la boca por el uso de la mascarilla?

A diferencia de la piel de cara, donde sí se están viendo ciertos problemas dermatológicos derivados del uso de las mascarillas, el Consejo General de Dentistas de España es claro en cuanto a la boca: “No hay ninguna evidencia científica que demuestre su relación con la aparición de patologías orales”. De ahí que su presidente, Óscar Castro, se muestre muy crítico con quienes se esfuerzan en echar la culpa a las mascarillas de algunos problemas en la boca. “No hay excusa bucodental para no usarla. Es una irresponsabilidad con nulo soporte científico empezar a achacar a las mascarillas posibles problemas bucodentales”, advierte sobre este bulo. Para este experto, es el momento de reforzar la importancia sanitaria que los tapabocas tienen: “Las ‘3 M’ son en la actualidad las únicas medidas que se han mostrado eficaces: Manos (lavado frecuente), Mascarilla y Mantener la distancia social”.

cepillado dientes mascarilla
Imagen: slavoljubovski

Entonces, ¿por qué algunas alteraciones bucodentales se relacionan ahora con el uso de la mascarilla? “Los sanitarios las llevan utilizando desde hace decenas de años, sin que se haya podido detectar estos signos que ahora se enuncian”, manifiesta Castro ante los siguientes problemas que algunos atribuyen a los tapabocas:

  • Halitosis o mal aliento. En la boca conviven millones de bacterias pertenecientes a unas 300 familias diferentes. La falta de oxígeno podría alterar ese equilibrio (simbiosis) para dar lugar a un desequilibrio (disbiosis) en el que determinadas bacterias orales más patógenas pudieran desarrollarse y predominar. Sin embargo, “es altamente improbable que en las condiciones habituales de uso de las mascarillas se produzca esta situación de falta de oxígeno”, dicen los dentistas. “Al llevar la mascarilla es evidente que, cuando respiramos, una parte del aire que expiramos queda durante un mayor tiempo en contacto con nuestro sistema olfativo. Por ese motivo, algunas personas que ya presentaban halitosis sin haberla detectado pueden pensar que ha sido originada por la mascarilla, cuando lo único que ocurre es que, debido a la nueva circunstancia, se han hecho conscientes de su halitosis o mal aliento”, comenta Castro. Y otro apunte: las mascarillas se van deteriorando con el uso y se deben desechar (las quirúrgicas, por ejemplo, a las cuatro horas), porque, de no hacerlo, irán acumulando saliva, perdiendo su eficacia e incrementando el mal olor. Intensificar la hidratación (mejor con agua) se hace imprescindible.
  • Manchas en los dientes. El presidente del Consejo General de Dentistas de España es tajante: “Tampoco existe ninguna evidencia de que la mascarilla provoque tinciones en los dientes”. Entonces, ¿qué mancha los dientes? En este artículo te lo contamos.
  • Sensación de boca seca. “Es posible que ocurra cuando la llevamos puesta durante mucho tiempo y no estamos acostumbrados a ella, pero esa sensación es subjetiva porque no se acompaña de disminución de saliva”, explica el especialista. Y es que, de hecho, en el síndrome de boca seca (xerostomía) es característica la reducción de la producción de saliva.

Cuidados bucodentales en tiempos de mascarilla

Las medidas recomendadas en favor de una salud bucodental no son distintas a las que los odontólogos nos han aconsejado siempre, aunque conviene recordar que la mucosa oral es una de las puertas de entrada del coronavirus y que una adecuada salud oral nos ayuda a mantener una correcta salud general. “Todo lo que hagamos para reforzar una salud oral óptima, a través de un adecuado cepillado, dieta saludable, ejercicio físico, no fumar ni abusar del alcohol irá a favor de nuestra salud y de nuestra protección frente a enfermedades, incluida la covid-19”, sostiene Castro.

La visita al dentista para la revisión de nuestra boca se revela esencial en esta pandemia, máxime después de un confinamiento en el que muchos pacientes han tenido que posponer revisiones y tratamientos.

cepillo pasta colutorio
Imagen: holmespj

Pero hay otras recomendaciones que recuerdan desde la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) y el Consejo General de Dentistas:

✅ Consejos sobre el cepillo de dientes

  • ➡️ Nunca compartirlo. Es una forma habitual de transmisión de virus.
  • ➡️ Cambiar el cepillo al menos cada tres meses e, incluso, antes si sus cerdas se desgastan.
  • ➡️ Enjuagarlo bien después de cada uso para eliminar restos de pasta y alimentos.
  • ➡️ Desinfectar el cabezal del cepillo con povidona iodada al 0.2 %, agua oxigenada diluida al 1% o cloruro de cetilpiridinio al 0.05-0.1 %, durante un minuto. Un colutorio servirá.
  • ➡️ Secar bien el cepillo, dando vueltas de derecha a izquierda para eliminar el exceso de agua y la humedad.
  • ➡️ Guardado con el cabezal hacia arriba, protegido en su capuchón al menos un metro del inodoro para evitar su posible contaminación, pues el SARS-CoV-2 también está presente en orina y heces. Lo idóneo es no tener el cepillo a la vista, sino guardado.
  • ➡️ No deben almacenarse amontonados por el riesgo de contaminación cruzada de uno al otro al tocarse, sino de forma independiente.

Recomendaciones para aplicar durante el cepillado

  • ➡️ Lavarse muy bien las manos con agua y jabón antes de tocar el cepillo, pues los virus pasan de la mano a la mucosa oral.
  • ➡️ Cepillarse con pasta dental con flúor durante 2 minutos, al menos, dos veces al día. Además, cada noche tenemos que proceder a la higiene interdental, bien con hilo de seda o con cepillos interproximales, y usar un enjuague bucal.

✅ Otros consejos bucodentales para tener en cuenta

Óscar Castro asegura que, en el caso de los niños, es esencial cuidar todos estos detalles para evitar los riesgos de posibles infecciones cruzadas.  Y en cuanto a los mayores, por su mayor frecuencia de padecer de boca seca, hay que insistir en la importancia de una correcta hidratación, preferiblemente con agua, y máxime ahora en verano.

Para la SEPA, hay otras dos medidas de seguridad que deberíamos tener en cuenta en esta pandemia sobre la limpieza y costumbres en el baño:

  • Cerrar la tapa del wáter antes de la descarga de la cisterna. “Si se almacena el cepillo de dientes en cualquier lugar cerca del inodoro, cada vez que alguien tira de la cadena parte del aerosol saldrá volando del inodoro y caerá sobre el cepillo”, afirma.
  • Limpiar las superficies del baño regularmente con un producto de limpieza a base de cloro (lejía), porque es el lugar donde, por lo general, almacenamos los cepillos y nos lavamos los dientes.

¿Y usar alguna mascarilla en especial? “Desde el punto de vista de la salud oral no existen diferencias demostradas hasta el presente”, reconoce el presidente del Consejo General de Dentistas de España. Castro añade que “su elección no debe realizarse pensando en la salud oral, sino en el grado de protección que necesitamos en función de cada circunstancia y de nuestra actividad”.

Problemas en la piel por el uso de la mascarilla

En la piel de la cara, según manifiestan los dermatólogos del Grupo Español de Investigación en Dermatitis de Contacto y Alergia Cutánea (GEIDA), utilizar las mascarillas muchas horas favorece la aparición o el empeoramiento de xerosis (sequedad), eritema (enrojecimiento), eccema seborreico, acné o rosácea. Hasta ahora, la dermatitis de fricción y dermatitis de contacto irritativa en el puente nasal, detrás de las orejas o en las mejillas eran frecuentes en los profesionales sanitarios que las usaban; pero ahora empiezan a ser habituales entre la población general.

Por eso, para evitarlos o minimizar sus consecuencias, estos especialistas de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) proponen:

  • Evitar usar maquillaje.
  • Emplear cremas hidratantes adecuadas para el tipo de piel y edad.
  • Lavar la cara con agua templada y jabones limpiadores suaves y sin fragancias, evitando sustancias potencialmente irritantes.
  • Si se identifican problemas cutáneos con un tipo concreto de mascarilla, intentar utilizar otra similar (en cuanto a nivel de protección) de materiales diferentes. ¿Qué tal, entonces, una mascarilla de tela?

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones