Alergia alimentaria, un problema de Salud Pública

En los últimos diez años, los casos de alergia alimentaria se han duplicado y han provocado un aumento de las hospitalizaciones por reacciones alérgicas graves
Por Montse Arboix 25 de marzo de 2015
Img alergia hd
Imagen: Gorilla

La alergia es un problema de salud pública de proporciones pandémicas que afecta a más de 150 millones de personas en Europa. De todas ellas, la alimentaria figura como una de las alergias más frecuentes con más de 17 millones de europeos afectados. Además, como es la que mayor prevalencia tiene en niños, se considera un problema de salud pediátrica de gran magnitud en los países occidentales, con grandes repercusiones en el estilo y la calidad de vida de los pacientes. Este artículo se describe qué supone la alergia alimentaria, qué aspectos hay que conocer sobre las reacciones alérgicas graves y cómo actuar ante un evento grave. Además, se apuntan qué alimentos son los que más reacciones alérgicas provocan.

Imagen: escuela, casa, centros deportivos, medios de transporte, entre otros. Asimismo, su entorno cercano (padres, abuelos, profesores, entrenadores, cuidadores, amigos…) también debería conocer la sustancia responsable, cómo mantenerla a raya, cuáles son los síntomas y cómo actuar ante una reacción grave, por si el afectado no pudiera tratarse a sí mismo.

Los especialistas de la SEICAP recomiendan llevar un distintivo (pulsera o medalla) que lo notifique y, en caso de tratarse de un niño, la escuela debería tener dos dispositivos de adrenalina autoinyectable en un lugar seguro y de fácil accesibilidad, con el nombre, la foto del pequeño y las instrucciones breves de cómo actuar llegado el caso.

Alimentos que más reacciones alérgicas inducen

La EAACI recoge más de 120 alimentos descritos como causantes de alergias alimentarias. No obstante, los que de manera más habitual producen reacciones alérgicas graves son: la leche, el huevo, el cacahuete, los frutos secos, las frutas rosáceas (como manzana, la pera, la cereza, el albaricoque, el melocotón, la ciruela, la nectarina o la fresa, entre otras, que inducen el 70% de todas las reacciones alérgicas a frutas) y algunas verduras. Las alergias al pescado y los mariscos son menos frecuentes aunque bastante graves.

En los países que configuran Europa continental, los alimentos que más las provocan en los niños son el huevo, la leche y el cacahuete, y en los adultos, la fruta fresca, el cacahuete, los frutos secos y las verduras. Sin embargo, hay variaciones en cada país.

Así, en España, en los menores de cinco años, los alimentos que más originan alergia son las proteínas de la leche y del huevo; en los mayores de cinco años, las frutas frescas (sobre todo las rosáceas, con el melocotón en primer lugar), los frutos secos (la nuez en nuestro país provoca más reacciones que la avellana, a diferencia del centro y norte de Europa) y los crustáceos; y en los adultos, lo que más reacciones induce son las frutas y los mariscos.