Qué hacer con las quemaduras provocadas por el sol

Tomar el sol en exceso y sin la protección adecuada puede provocar quemaduras en la piel de distinta gravedad
Por Montse Arboix 9 de julio de 2014
Img quemadura solar hd
Imagen: tinaxduzgen

A pesar de que los especialistas no cesan en su empeño de pregonar los peligros que provoca una exposición al sol sin las medidas de protección adecuadas, las quemaduras solares siempre hacen acto de presencia en la época estival. Y aunque estas lesiones de la piel suelen ser leves, es importante saber cómo actuar si se producen. En este artículo se explica cómo tratar las quemaduras provocadas por el sol y qué hacer para prevenirlas.

Quemaduras solares: síntomas y efectos

Las quemaduras solares se producen por la exposición excesiva de la piel a los rayos UVB, los principales responsables, y en menor importancia, a los UVA. La manifestación de los síntomas y signos varía entre 1 y 24 horas, y alcanza su punto álgido a las 72. Estas quemaduras se manifiestan con cambios cutáneos, que van desde un enrojecimiento leve, con sensibilidad aumentada y caliente al tacto, a descamación, tumefacción, quemadura térmica-, si la extensión lesionada es muy amplia.

Los síntomas de la quemadura solar son temporales pero no el daño cutáneo que provocan, que es permanente y puede tener efectos a largo plazo, como el melanoma. Es importante recordar que este cáncer de piel, aunque sobreviene en la edad adulta, es el resultado de los estragos que ha causado el exceso de sol y de las quemaduras sufridas en la especialistas para prevenir las quemaduras solares son

  • Usar un protector solar de amplio espectro con factor de protección solar (FPS) de 30 o más, que protege tanto de los rayos UVA como de los rayos UVB.
  • Aplicar 30 minutos antes de exponerse al sol, sobre la piel seca y en cantidades generosas (como mínimo, para el rostro y cada uno de los brazos debería ser del tamaño de una nuez). Asegurarse de cubrirla por completo: no olvidar los labios ni los empeines.
  • Repetir la maniobra cada dos horas, o cada cuanto ponga en la etiqueta, aunque esté nublado.
  • Aplicar de nuevo después de nadar o sudar.
  • Buscar la protección de sombras y sombrillas.
  • Evitar la exposición solar en las horas centrales del día, entre las 12:00 y las 16:00 horas.
  • Utilizar gorras o sombreros, pañuelos, gafas de sol con protección contra la luz ultravioleta y camisetas para protegerse.
En verano ¡cuídate!

Con la llegada de las vacaciones Cruz Roja Española lanza una campaña que anima a los ciudadanos a tomar precauciones para disfrutar del verano. Bajo el lema “Este verano quiérete mucho” se pretende promover pequeños y la importancia de educarlos en la costumbre de usar la protección solar adecuada, de la hidratación o de la prevención que hay que tomar al bañarse. Es fundamental concienciar a los progenitores sobre la gran importancia que tiene la adopción de hábitos saludables desde la niñez para un futuro saludable.