Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

¿Ha sobrado comida? 10 reglas de oro para guardarla en tu nevera

Consejos sencillos para optimizar el potencial del frigorífico, conservar mejor los alimentos que sobran y evitar desperdiciar comida

Guardar la comida que ha sobrado al cocinar es la forma más sencilla de ahorrar en la cocina. Con un poco de pescado se pueden hacer unas croquetas; con las verduras, sopas o purés; y con la pasta, si no lleva salsa, una rica ensalada templada. La nevera es un aliado indispensable contra el despilfarro de alimentos, pero es preciso saber utilizarla. No basta con poner la comida en un plato y meterla, sin más, al frigo. Algunos consejos sencillos son muy útiles para mejorar el rendimiento de este electrodoméstico… y del bolsillo.

10 reglas para guardar sobras en la nevera

  • 1. Guarde las sobras en un
    recipiente poco profundo
    para acelerar la refrigeración
    (máximo 5 cm) y con tapa
    . Si le
    ha sobrado gran cantidad,
    divídalas en porciones mas
    pequeñas.
  • 2. Los alimentos cocinados no
    pueden dejarse a temperatura
    ambiente. Decida si los
    guardará en el frigorífico o en el
    congelador antes de dos horas
    (o incluso menos si la temperatura es
    elevada). A más calor, más
    bacterias.
  • 3. Antes de meter esa sobra en
    la nevera, espere a que se enfríe
    (respetando ese plazo de dos
    horas). Si no, el refrigerador
    deberá trabajar más de lo
    normal y gastará más energía.
  • 4. Es conveniente que en la
    nevera esas sobras estén
    por debajo de los 5 ºC. Y si
    las recalienta, hágalo a más
    de 60 ºC de temperatura; así
    se evitará la proliferación
    bacteriana.
  • 5. Si le han sobrado
    conservas enlatadas,
    extráigalas de la lata y páselas
    a un recipiente de plástico o
    cristal
    . Su interior se oxida
    con facilidad.
  • 6. Intente que su frigorífico no
    esté a tope
    : lo idóneo es que
    circule aire entre los distintos
    “inquilinos”.
  • 7. Mejor separe los alimentos
    crudos de los cocinados
    .
    Minimizará el riesgo de
    contaminación cruzada que
    puede darse entre productos
    que pueden portar microbios
    patógenos (normalmente
    los crudos) con los demás.
    Almacene los primeros en la
    parte baja; los segundos, en las
    baldas superiores.
  • 8. Si le ha sobrado sopa de
    pescado o marisco, ¡cuidado!, pues
    fermenta con facilidad. Ante la
    duda, deséchela.
  • 9. Es conveniente marcar la
    fecha
    en los paquetes antes de
    someterlos a congelación.
  • 10. Los alimentos
    deben
    resguardarse
    del daño que les
    causa el frío del
    frigo, de posibles
    patógenos y de la
    contaminación.
    Hay que emplear
    recipientes de
    vidrio o plástico
    herméticos, papel
    de aluminio o
    film transparente
    .

Un consejo, para calentar. Muchas de las sobras
reutilizadas acaban pasando
por el microondas. Hay que
cubrir el alimento para que
retenga la humedad y adquiera
temperatura de forma uniforme.
También se debe tener en cuenta
que no todos los ingredientes se
calientan a la misma velocidad y
que las piezas grandes requieren
más tiempo. La calidad del
producto disminuye cada vez
que se recalienta: meta solo la
porción que quiera comer.

¿Cuánto tiempo se conserva cada alimento?

No todos los alimentos cocinados aguantan el mismo tiempo en buenas condiciones. Algunos, como los dulces o el arroz, duran más que otros en la nevera. En la siguiente tabla se muestra cómo conservar cada alimento y en qué puede transformarse cada sobra.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones