EyeOs: ¿el ordenador virtual?

El proyecto EyeOs, desarrollado en España, crea páginas web que son a la vez disco duro y escritorio con programas para que el usuario pueda trabajar en equipo y desde cualquier sitio
Por Jordi Sabaté 4 de julio de 2006

Img

Tal como reconoce Eduardo Pérez Orue, el mayor de los componentes del equipo que ha creado EyeOs (los otros son tres jóvenes programadores catalanes), «se trata de un proyecto mucho más ambicioso de lo que aparenta». Y es que EyeOs va mucho más allá de lo se espera de un conjunto de aplicaciones englobadas en un mismo sitio web. Se trata en realidad de un paquete completo de escritorio online que permite incorporar las funciones de disco duro al servidor que utilice el usuario. Un proyecto con múltiples salidas que todavía está en fase beta pero que podría acabar siendo revolucionario.

«Estamos pensando en cómo darle salida comercial al proyecto, que de por sí tiene licencia GPL (software libre) pero que es de nuestra propiedad», explica Pérez Orue. Esto, que podría parecer contradictorio, tiene su sentido: «Se trataría ceder a distribuidores de software corporativo una versión comercializable para que la vendiesen a empresas o insituciones para su uso». De las ganancias que obtuviesen los distribuidores, una parte revertiría en el proyecto EyeOs, y por tanto en la comunidad. Una estrategía similar utiliza la empresa que desarrolla el sistema operativo libre Red Hat Linux.

¿Cuál es el secreto de EyeOs?

Cuando le pusieron este nombre (que se correspondería a ‘Eye Operative Sistem’, o ‘Sistema Operativo Eye’), sus creadores no pensaban realmente en conseguir un sistema operativo, pero sí en que precisamente eso fuera lo que le faltase a su programa para convertirse en un ordenador completamente virtual.

La idea es que si un ordenador, de cara al usuario, se compone de un disco duro donde guardar los archivos, de un escritorio desde donde manejar los programas y de un sistema operativo sobre el que realizar todas las operaciones, Internet bien puede hacer hoy en día esta última función. El resto, el disco duro y el escritorio con todos los programas, corre por cuenta de EyeOs.

Es decir, con EyeOs, el día en que su funcionamiento sea óptimo, «se podrá prescindir del ordenador en el sentido de ordenador propio, como pieza donde guardar los archivos y programas» asegura Pérez Orue.

Se refiere a que cualquier usuario que haya abierto una cuenta en el servicio online de EyeOs (una de las posibilidades que ofrece el proyecto) y haya subido allí sus archivos, podrá trabajar con ellos y editarlos (en el caso de que se trate de archivos de texto, imágenes u hojas de cálculo) o bien reproducirlos (si son archivos de audio o vídeo), desde cualquier agenda PDA, cualquier teléfono móvil 3G o cualquier terminal de cibercafé, por ejemplo. Toda la información estará guardada en el servidor de EyeOs y, a la vez, el servicio porporcionará las herramientas necesarias para poder gestionarla.

De momento, EyeOs puede proporcionar al usuario aplicaciones útiles como un editor de textos que acepta diversos formatos (entre ellos Word), un calendario web en el que poner fechas señaladas y hacer parrillas de trabajo, una calculadora sencilla, una agenda de contactos, un canal para mensajería instantánea y también un canal webmail (correo electrónico online) que, por el momento, no termina de funcionar bien.

Cualquier usuario que haya abierto una cuenta en el servicio online de EyeOs y haya subido allí sus archivos, podrá trabajar con ellos desde cualquier terminal de cibercafé

Además, sus creadores ponen a disposición de la comunidad una versión web del reproductor de audio Winamp (las canciones subidas al servidor se pueden escuchar desde Internet) y están trabajando actualmente en el desarrollo de un sistema de hojas de calculo online. Para utilizar estas herramientas hay que subir previamente a la cuenta de usuario los archivos con que se desee trabajar.

Versiones portables y paquetes para pequeñas redes

Los creadores de EyeOs creen que el principal escollo para la expansión de su proyecto es la precepción del usuario de que la información no está segura en Internet. A este respecto, Pérez Orue destaca que existe un concepto erróneo entre los consumidores sobre lo que son las aplicaciones web. Para él, «EyeOs no es necesariamente un programa para trabajar desde Internet, aunque sí para trabajar en equipo».

Se refiere a que el paquete completo de EyeOs está disponible para descargar desde Internet y aplicar a servidores que coordinen redes más o menos pequeñas de ordenadores. De este modo, el servidor central de la red daría soporte tanto a los documentos como a las herramientas con las que se trabajaría corporativamente desde cualquier ordenador conectado. «Si una información se comparte en una red cerrada y entre un grupo de personas implicadas en un determinado proyecto, ¿qué problema hay con la seguridad?», se pregunta.

Precisamente, la idea de negocio de EyeOs es convertir estos paquetes en una versión estable para ceder su comercialización a distribuidores que lo vendan a todo tipo de instituciones (Pérez Orue hace hincapié en el potencial del programa en los colegios, donde el ordenador del profesor podría hacer de servidor y decidir qué programas pueden usar los alumnos y cuáles no) y también a profesionales que no tengan una oficina centralizada.

«EyeOs no es necesariamente un programa para trabajar desde Internet, aunque sí para trabajar en equipo», dice Eduardo Pérez Orue

Otra variante que quiere fomentar EyeOs es su versión tanto para ordenadores como para otros dispositivos portátiles. Se trata del ‘Miniserver’, una versión reducida del programa que funciona sobre Windows y que actuaría como escritorio online, pero convirtiendo a la PDA, el móvil o la consola portátil en mero disco duro. La ventaja del ‘Miniserver’ es que no hay necesidad de que el dispositivo portátil tenga todos los programas almacenados, perdiendo así capacidades de disco duro y aumentando el consumo de la batería, ya que ‘Miniserver’ trabaja desde Internet. Bastaría con poder conectarse.