Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Intercambio de casas en vacaciones

Estos acuerdos voluntarios propician destinos en todo el mundo a los interesados más abiertos a ofertas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 4 septiembre de 2006

No se puede decir que sea novedoso, porque ya hace medio siglo que comenzó en Europa el movimiento espontáneo de intercambio de viviendas entre particulares para pasar sus periodos de vacaciones. Sin embargo, hasta hace apenas tres años no se había popularizado en nuestro país, principalmente gracias al boca a boca y al papel determinante de las nuevas tecnologías. Numerosos portales de Internet -gratuitos y de pago- se dedican a facilitar a sus usuarios la tarea de anunciarse e iniciar la búsqueda. Lo más importante para el usuario si está interesado en pactar un intercambio es dejarlo todo muy claro para evitar problemas. Nuestro país es uno de los más solicitados por los extranjeros, por ello son también los españoles quienes más pueden beneficiarse de esta modalidad de vacaciones que suprime los gastos de alojamiento y que puede poner a disposición del viajero casi cualquier destino.

El anuncio

“Intercambiamos nuestra casa en el Sur de Tenerife por alojamiento en Madrid para la semana del 18 al 25 de septiembre de 2006”. Anuncios como éste pretenden conseguir alojamientos y fechas muy concretos. Otros, del tipo “casa en España por casa en Irlanda” son así de sucintos pero a su vez muy abiertos. Algunos dan muchos más detalles: “Intercambio piso en Barcelona para vacaciones, grande, con cocina, gran salón y céntrico, con todas las comodidades por uno en similares condiciones en Nueva York o Roma para puentes o vacaciones. No tengo fecha en concreto, estoy sujeta a las ofertas que me lleguen”. Lo cierto es que en el mundo del intercambio de viviendas para vacaciones cada persona presenta libremente sus condiciones y preferencias a la hora de ofrecer su casa y de elegir temporadas y destinos.

/imgs/2006/09/apartamento1.jpg

“Las personas que más posibilidades tienen de encontrar una propuesta interesante para intercambiar su casa son quienes están abiertas a ofertas. Anunciarse así les da la posibilidad de relajarse y no estar siempre buscando; simplemente tienen que esperar a recibir correos electrónicos y valorar si les interesan. Es tan sencillo como contestar interesado o no. En el mail ya se aprecian muchas cosas sobre una persona, y a partir de ese contacto cada uno llega o no a acuerdos libremente”, describe Juan Navarro, alma máter del portal www.intervacacionesclub.com.

Para los españoles es fácil llevar a cabo intercambios con personas de otros países. “España es un destino muy solicitado, afirma la delegada en nuestro país de Intervac, Mª Àngels Sas. Las estadísticas de su empresa, que aglutina 11.500 anuncios de todo el mundo (500 de ellos españoles), indican que por cada oferta española hay tres demandas de extranjeros interesados en intercambios con alguien que posea una residencia aquí. Por cada oferta española hay tres demandas de extranjeros interesados

Existen catálogos en papel, pero “la magia de Internet” -como dice Navarro- ha contribuido mucho al desarrollo y a la articulación de los intercambios. Desde que abrió su sitio web hace cinco años anunciarse en él es gratuito, tal vez por ello sus 1.700 anuncios y sus 12.000 visitas diarias lo convierten en el máximo exponente dentro del sector en nuestro país. Hay otras muchas páginas que recogen anuncios de intercambio de forma gratuita, como Mundoanuncio.com, Gabinohome o TopRural.

Algunos portales, como Intercambiocasas.com, Homelink International o Intervac cobran por dar acceso a sus usuarios a sus bases de datos automatizadas. La oferta para EE.UU. en Intercambiocasas.com no llega a 60 dólares y “si no concluye un intercambio el primer año,¡el segundo año es gratuito!”, reza en la publicidad. Publicar un anuncio en Homelink cuesta 105 euros. En Intervac -que se jacta de ser inventor y líder mundial del intercambio de viviendas desde 1953- el precio es de 130 euros anuales, dependiendo de si uno se encarga de subir las fotos a título particular o no. De esta forma, según Sas, hay una profesionalidad que avala que los anuncios publicados “son activos”. Cuando la vivienda está ocupada en su portal se enciende un semáforo en rojo, comenta.

Gratuitos o de pago, con contador del número de visitas recibidas o no, estos portales no son intermediarios de servicios, única y exclusivamente ofrecen información. Normalmente exigen para contactar con el propietario de un intercambio estar registrados como usuarios y tener un anuncio de intercambio. Para publicarlo se aconseja:

  • Anotar todas características de la propiedad, interiores y exteriores, emplazamiento, cercanía a otros lugares de interés, una vez que se tengan claras las necesidades.
  • Encontrar información adicional e incluirla en el anuncio con enlaces a páginas web del entorno.
  • Adjuntar fotografías de la casa que describan sus virtudes.
  • Delimitar en el calendario las fechas de intercambio.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Acuerdo voluntario »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones