Más de 6.000 recetas con información nutricional para saber elegir la mejor

Filtrar recetas Cerrar

Albondigas con champiñones

Tiempo < 5 min
Dificultad Fácil
Valor energético 638 kcal
Nº de raciones 4
Temporada Invierno, Otoño, Primavera, Verano

Elaboración

Para elaborar las albóndigas, mezclamos las carnes de ternera y de cerdo. Añadimos la miga de pan remojada en leche y escurrida, el diente de ajo y perejil picados, el huevo, la sal y la pimienta (estos últimos ingredientes son opcionales).

Mezclamos bien, hasta formar una masa homogénea y dejamos reposar dentro del frigorífico durante 30 minutos. Pasado este tiempo, sacamos la mezcla del frigorífico, formamos las bolas de las albóndigas y posteriormente las pasamos por harina.

Calentamos en una sartén el aceite, freímos las albóndigas y a medida que están doradas las pasamos a una cazuela.

Una vez que hemos dorado todas las albóndigas y aprovechando parte del aceite donde las hemos frito, sofreímos la cebolla, el puerro y las zanahorias todo picado en juliana (tiras finas). Cuando tomen color las verduras agregamos una cucharada de harina y el vasito de vino. Cocemos a fuego fuerte y una vez reducido añadimos los tomates pelados y cortados, dos vasos de agua, sal y pimienta.

Dejamos que cueza la verdura durante 15 minutos, a continuación pasamos la salsa por el colador chino y vertemos sobre las albóndigas.

Picamos un diente de ajo y perejil y lo salteamos en una sartén. Añadimos los champiñones limpios y cortados en laminas y los guisantes y, rápidamente vertemos sobre la salsa con las albóndigas.

Cocemos la cazuela de albóndigas con la salsa, los champiñones y guisantes durante 10 minutos y servimos en la misma cazuela a la mesa.

Semáforo nutricional

El semáforo nutricional es un sistema de colores que permite entender los valores nutricionales de una forma clara, rápida y completa.

Una ración contiene

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
638 42,9g 13,3g 10,7g 1,3g
32% 61% 66% 12% 22%

* de la ingesta de referencia (IR) para un adulto

  • Baja: el 10% o menos de la ingesta de referencia
  • Media: entre el 10% y el 35% de la ingesta de referencia
  • Alta: más del 35% de la ingesta de referencia

Las recetas presentan normalmente ingredientes cuyo porcentaje sobre la Ingesta de Refencia (IR) es alto (predominan amarillos y naranjas). Estos platos están concebidos como plato principal de una comida o cena, con lo que su tamaño de ración es superior y su aporte nutricional es más elevado.

Por este motivo, las recetas tienen puntos de corte diferentes a los de los productos. Así, por ejemplo, mientras que un alimento cualquiera tendrá los nutrientes de color amarillo hasta un valor máximo del 20% de la IR, las recetas concebidas como una comida principal tendrán los nutrientes en amarillo hasta un valor máximo del 35% de la IR.

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
Qué es bajo por ración 200 Kcal o menos 7 g o menos 2 g o menos 9 g o menos 0,6 g o menos
Qué es medio por ración Entre 200 Kcal y 700 Kcal Entre 7 g y 25 g Entre 2 g y 7 g Entre 9 g y 32 g Entre 0,6 g y 2,1 g
Qué es alto por ración 700 Kcal o más 25 g o más 7 g o más 32 g o más 2,1 g o más
Nutrientes Cantidad Diaria Orientativa
Calorías 2.000 Kcal
Grasa 70 g
Grasa saturada 20 g
Azúcares 90 g
Sal 6 g

La Ingesta de Referencia (IR) es una guía sobre la cantidad total de calorías y de varios nutrientes que debemos ingerir al día para mantener una dieta sana. La información sobre los porcentajes de IR indica lo que supone la cantidad de nutriente de una ración respecto a la IR para ese nutriente en el día.

Los porcentajes de Ingesta de Referencia (IR) están calculados para una mujer adulta con una ingesta diaria de 2000 Kcal. Las necesidades nutricionales individuales pueden ser más altas o más bajas, en función de sexo, edad, nivel de actividad física y otros factores.

Las albóndigas siempre han sido un buen recurso para aprovechar las sobras de carne, y una fórmula idónea para comer carne quienes tienen dificultades para masticar. Es más acertado que el propio consumidor elija los trozos de carne que quiere combinar a la hora de hacer las albóndigas, y así poder escoger aquellas partes más magras. La carne picada que viene envasada siempre resulta más calórica, ya que mezclan partes más grasas. Acompañar el plato de una salsa ligera y de vegetales es todo un acierto, y una alternativa a la recurrida guarnición de patatas fritas, sabrosa pero con más grasa y calorías. Al freír las albóndigas, el plato se hace calórico, por lo que si se pretende que esta receta sea adecuada en dietas de adelgazamiento o de control de grasa, se aconseja cocinar las albóndigas al vapor y no fritas, y de esta forma se reducen notablemente las calorías de la receta. Prescindiendo de la sal durante la elaboración de la receta, el plato lo pueden consumir quienes tienen que controlar este condimento.

Enfermedades para las que está recomendada esta receta:
  • Alergia al pescado
  • Anemia ferropenica (falta de hierro)
  • Anemia perniciosa (carencia de vitamina B12)
  • Anemia por carencia de ácido fólico
  • Diabetes mellitus
  • Estreñimiento
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertensión arterial
  • Meteorismo
  • Osteoporosis
Enfermedades para las que no está recomendada esta receta:
  • Ácido úrico y gota
  • Alergia a la caseína
  • Alergia al huevo
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Cálculos renales
  • Gastritis
  • Hipertrigliceridemia
  • Intolerancia a la lactosa
  • Intolerancia al gluten (celiaquía)
  • Obesidad o sobrepeso