Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Si el chocolate negro no existe… ¿cómo se llama en realidad?

Chocolate negro, jamón de York, foie gras... Muchas veces nos referimos a alimentos que no existen con ese nombre. Te contamos cómo se llaman en realidad algunos de los más cotidianos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 30 diciembre de 2019

Cuando vamos a la compra, cuando preguntamos qué hay en la nevera o cuando nos sentamos a la mesa, muchas veces hablamos de alimentos que no existen. Los comemos, sí, pero en realidad no se denominan de ese modo. Es el caso del jamón de York, las leches vegetales o el chocolate negro, entre otros, como explicamos en este artículo. Y también es el caso de productos a los que llamamos por su marca comercial. Es lo que se conoce como metonimia.

La metonimia trata de una figura retórica que
muchas veces está detrás de que se terminen
nombrando de manera incorrecta ciertos productos.
Se emplea de forma inconsciente cuando, para
denominar un determinado producto, solo nos
referimos a una marca que, por la razón que
sea, copó el mercado en un momento dado o
fue, simplemente, la primera en poner esa clase
de producto dentro y fuera de la cocina. Esta es
la razón por la que muchas personas dicen ‘pan
Bimbo’ para referirse al pan de molde, ‘Maizena’
en lugar de fécula de maíz, ‘Colacao’ en referencia
a cualquier cacao soluble, ‘Danone’ a cualquier
yogur, ‘Chupa-chups’ a los caramelos redondos
con palo, ‘Casera’ a cualquier gaseosa…

De hecho, la “vulgarización de marca“, que
es como realmente se conoce en el mundo de la
mercadotecnia el hecho de referirse una gama
entera a partir del nombre de una sola de las
marcas que la componen, afecta a cualquier
sector. Son ejemplos habituales referirse al
‘Minipimer’ en vez de a una batidora, ‘Kleenex’
en lugar de a un pañuelo de papel, ‘Rotring’ por
las plumillas técnicas, ‘Delco’ por el distribuidor
en un motor de explosión, ‘Rimmel’ para el
maquillaje de pestañas, ‘Jacuzzi’ en vez de bañera
de hidromasaje, ‘Tampax’ por los tampones
higiénicos, y así un larguísimo etcétera.

El nombre correcto

Pero… si nos referimos a ellos de manera equivocada, ¿cómo deberíamos llamarlos? Te lo contamos aquí:

  • Chocolate. En lugar de expresiones
    ‘negro’ o ‘puro’ referidas
    a un chocolate,
    busca aquellos
    productos que ofrezcan un mayor porcentaje de cacao y con una
    menor cantidad
    de azúcares añadidos
    (en cualquiera
    de sus formas). Se dice ‘chocolate
    con un porcentaje
    de cacao X’ (el que corresponda).
  • Bebidas vegetales. En este tipo de
    productos, de cualquier
    origen,
    contrasta la lista
    de ingredientes
    y escoge
    las opciones
    que incorporen
    la menor cantidad
    de azúcares.
    Se mencionan como
    ‘bebida vegetal de…’ o
    ‘extractos de…’ (lo que en
    cada caso corresponda).
  • Yogures. La primera elección
    de estos lácteos
    deben ser
    los naturales
    y con apenas dos
    ingredientes: leche
    y fermentos lácticos.
    Si no llevan leche
    (por ejemplo, algunos
    sucedáneos vegetales)
    o si llevan otros
    fermentos distintos
    de los citados,
    no serán yogur.


Imagen: EliasSch

  • Jamón de York. Elige aquellos
    productos que, ya
    sean jamones o
    paletas, lleven la
    indicación ‘extra’.
    En contraposición,
    los ‘fiambres’ son
    habitualmente de una
    menor calidad nutricional
    (y esas palabras
    –”fiambre de”– suelen
    ir en una tipografía
    inferior). Se dice ‘jamón
    cocido’ o ‘jamón asado’.
  • Aceite de coco. Se obtenga por
    el método que
    se obtenga, este
    producto será ‘aceite
    de coco’ y nada más.
    Cualquier añadido
    (“virgen”, “extra”) será un
    adorno más o menos
    eufónico, al margen
    de la normativa.
  • Foie gras. Solo pueden llevar
    este nombre los
    productos elaborados
    con el hígado de oca
    o de dos especies
    concretas de pato.
    Cualquier pasta de
    carne a base de hígado
    de otro origen es,
    simplemente, paté.
Diciembre 2019 Imagen: CONSUMER EROSKI

Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.

Etiquetas:

alimentos

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones