Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

El arrope, una dulce golosina

Este postre es un mosto cocido y espesado al que se añaden frutas muy maduras

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 2 diciembre de 2009
Img arrope Imagen: la-tana
En la tradición gastronómica, una de las primeras golosinas que se elaboraron fue el arrope. Como sustituto de la miel o la caña de azúcar, el mosto de uva, habitual en la mayoría de las culturas, permitía elaborar esta preparación como postre, golosina en general o para endulzar platos. La palabra arrope tiene su origen en la voz árabe "arrúbb", que significa "cocido espeso".

Consistencia espesa

La elaboración del arrope es muy básica. Consiste en una confitura a partir de mosto de uva, al cual se pueden añadir trozos de frutas o de calabaza, frutos secos y hasta hierbas aromáticas o especias como canela o clavo. Es una forma tradicional de cocinar dulce sin azúcar.

El arrope tiene una consistencia similar al jarabe

El producto se obtiene mediante la cocción prolongada del mosto a fuego directo, mientras se remueve con un cucharón hasta llegar a la caramelización de los azúcares y alcanzar una consistencia de jarabe.

Algunos de los frutos que se pueden añadir son los higos secos limpios de semillas, avellanas, almendras y nueces picadas. También se agrega membrillo, melón o melocotón, trozos de cáscara seca de naranja y una pizca de harina para que espese. Si se prefiere obviar la harina, la consistencia se consigue con una cocción muy lenta. La preparación estará lista cuando adquiera un aspecto almibarado de color marrón brillante y las frutas estén blandas. Antes de consumir, debe templarse. Se sirve a temperatura ambiente.

Numerosas aplicaciones

El arrope se embota como cualquier conserva. Por su alto contenido en azúcar, se mantiene en buen estado durante dos o tres meses, en un tarro, y hasta el siguiente año si se guarda en el frigorífico. Esta golosina es una salsa óptima en platos como las gachas de harina y agua o harina y leche, o se puede envolver en una oblea o en un crep.

La alta cocina la utiliza como salsa dulce, a partir de mosto de calidad, a modo de ligazón con otras salsas dulces y saladas. La variedad denominada "aguamiel", típica en algunas zonas de Extremadura, sustituye el mosto por miel y tiene un proceso de elaboración muy similar.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones