Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

La olestra, una sustancia que se emplea como sustituto de grasas

El empleo de esta sustancia contribuye a reducir el valor calórico de diversos productos alimenticios...

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 28 marzo de 2003


Importancia de las grasas o lípidos de la dieta para la salud

Las grasas que contienen los alimentos constituyen una importante fuente de
energía (aportan 9 kcal por gramo) para nuestro organismo y mejoran la
textura y palatabilidad de los alimentos y platos. Según las recomendaciones
de dieta equilibrada, deben aportar el 30-35% de la energía que necesitamos
cada día.
Ya sea saturada (grasa de los productos cárnicos, de los lácteos
completos, del aceite de coco y palma) o insaturada (de los aceites, pescado
azul, frutos secos), cumple funciones muy importantes en nuestro organismo:
además de ser una fuente de energía, contribuye a la regulación
de la temperatura corporal, envuelve y protege órganos vitales como el
corazón y los riñones, es el vehículo de transporte de
las vitaminas liposolubles (A, D, E, K) facilitando así su absorción,
es imprescindible para la formación de determinadas hormonas y suministra
ácidos grasos esenciales (linoleico y linolénico) que el organismo
no puede sintetizar por él mismo y que por tanto, ha de obtener necesariamente
de la alimentación diaria.
A pesar de ello, todos los excesos son perjudiciales y por tanto, si abusamos
de las grasas, el cuerpo almacena lo que no necesita en el tejido adiposo y
esto se traduce en aumentos de peso y en numerosas ocasiones, en un aumento
de los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre (exceso de grasas
saturadas y grasa en general).


Justificación de la creación de sustitutos de grasas

A raíz de la preocupación por los posibles efectos negativos que
sobre la salud puede tener una ingesta excesiva de grasas, se han llevado a
cabo numerosas investigaciones sobre el desarrollo de productos que, manteniendo
propiedades sensoriales similares a las grasas comestibles, eliminen o reduzcan
los efectos negativos sobre la salud.
Las sustancias que se emplean como sustitutivos de grasas se pueden clasificar
en dos grandes grupos:
1. Los miméticos: simulan la textura de la grasa pero no la pueden sustituir
completamente. No sirven para frituras por su elevado contenido de agua y su
sensibilidad al calor. En general, son productos obtenidos de almidones, celulosa
o proteínas.
2. Los sustitutos: muy similares a las grasas desde el punto de vista físico
y químico. Este grupo engloba a los compuestos lipídicos sintéticos.


¿Qué es la olestra?, ventajas e inconvenientes
La olestra se descubrió en los años sesenta. Se trata
de un sustituto de la grasa con base lipídica; un poliéster de
la sacarosa unido a ácidos grasos de cadena larga que comparte las propiedades
físicas de las grasas, pero que no es absorbido en nuestro tracto gastrointestinal
por lo que no aporta calorías.
Ventajas
* No aporta caloría ni grasas ya que no es absorbida en el intestino.
* Puede utilizarse para realizar frituras, ya que resiste las altas temperaturas
sin alterarse.
Inconvenientes:
El consumo de olestra reduce la absorción de vitaminas liposolubles (A,
D, K, E) y carotenoides y, puede dar lugar a calambres abdominales y deposiciones
diarreicas. Sin embargo, numerosos estudios sugieren que añadiendo cantidades
extras de dichas vitaminas a los productos que contienen olestra, no se interfiere
en su absorción.


¿Está autorizado el uso de esta sustancia?

La F.D.A. (Food and Drug Administration) aprobó el uso de Olestra™
en 1996 en EEUU como aditivo alimentario para su uso en patatas fritas, galletas
y otros snacks; y además es el organismo que se encarga de regular las
cantidades extras de vitaminas liposolubles que deben añadirse a los
productos que contienen este compuesto. En los productos en los que actualmente
se emplea, por normativa se exige que lleven impreso la advertencia sobre el
contenido extra de vitaminas liposolubles y los problemas que puede ocasionar
la ingestión de olestra. De todos modos, se necesitan más estudios
para identificar sus posibles efectos a largo plazo, antes de que este compuesto
esté disponible en una mayor gama de productos alimenticios y se autorice
su uso en otros países.

Como conclusión, merece la pena reflexionar sobre si este tipo compuestos
son realmente necesarios e indispensables…
Y lo cierto es que en base a “alimentos comunes” podemos llevar perfectamente
a cabo una alimentación con un óptimo contenido de grasas sin
tener que recurrir a este tipo de productos alimenticios.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones