Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Amortizar las deudas

La banca por Internet no cobra comisiones por cancelar parte de las deudas, sin embargo en las oficinas bancarias pueden ser del 1%

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 10 abril de 2008

Más de la mitad de las familias españolas tiene deudas con entidades bancarias, en su mayor parte contraídas tras solicitar créditos para pagar la vivienda o poder adquirir un coche. Lo cierto es que la deuda hipotecaria subió un 13% en enero, con lo que ya se acumulan 600.000 millones de euros en deudas por compra de vivienda... pero, a pesar de estos datos, también hay personas que se plantean amortizar una parte de su deuda. La mejor opción es realizar la operación a través de la banca "online", libre de comisiones. En el caso de las oficinas físicas, sin embargo, se suele cobrar un 1% del capital que se devuelve anticipadamente, porcentaje que puede ascender hasta el 4%, en los peores casos, si la hipoteca está contratada a un tipo de interés fijo.

Amortizar la hipoteca

En el caso de querer amortizar la hipoteca, las entidades no pondrán ningún tipo de impedimento, y menos en un momento de crisis generalizado como el que se vive ahora. Sin embargo, es preciso advertir de que esta operación suele suponer un coste para el usuario. Hay dos modos de amortizar la hipoteca:

  • Solicitar al banco con el que se tiene contraída la deuda que retire de la cuenta corriente una determinada cantidad (la que se desea amortizar), y que proceda a reducir el capital adeudado.

  • Aumentar la cuota mensual, para de este modo mantener la cantidad que se paga por los intereses, pero incrementando la cantidad abonada para amortizar capital.

Lo habitual es que el coste de la amortización de una hipoteca sea de un 1% del valor amortizado (es decir, que si se pagan fuera de las cuotas 1.000 euros de una sola vez, el banco cobrará, además, otros 10 euros), aunque lo cierto es que muchas entidades financieras sólo cobran ese porcentaje cuando se amortiza una cantidad superior al 25% de lo que aún queda por pagar. Por debajo de esa cantidad, la amortización anticipada de una deuda no suele tener coste. Como el porcentaje de deuda amortizado se calcula teniendo en cuenta la cantidad que se debe ese año, en ocasiones, conviene esperar unos meses para no superar el 25% de la deuda y no pagar la comisión.

Negociar con el banco

Cuando un cliente decide realizar aportaciones periódicas superiores a la cuota mensual que pagaba hasta el momento para cancelar parte de su deuda, no está de más acudir al banco para negociar el mejor plan de amortización. Asimismo, es posible llegar a acuerdos sobre la reducción del coste de la comisión (e incluso su eliminación) en caso de que se supere en un año el 25% de la deuda total contraída con la entidad. Lo cierto es que siempre es conveniente intentar negociar con el banco ante cualquier operación económica. A pesar de que las entidades bancarias ganan mucho dinero con los intereses de las hipotecas, la actual coyuntura, con un previsible aumento de la morosidad y la falta de liquidez a la que se enfrentan algunos bancos, puede facilitar la negociación y conseguir pagar más cómodamente.

Las entidades que operan en Internet no suelen cobrar comisión por amortización parcial de deuda. Así, no es necesario abonar cantidad alguna cuando se trabaja con OficinaDirecta (entidad "online" de Banco Pastor), Bancopopular-e.com, ActivoBank, Ibercaja, Ebankinter, ING u Openbank. En cambio, cuando se contratan las hipotecas con oficinas físicas, la tasa varía entre el 0,5% que cobra Unicaja para determinadas hipotecas, y el 1% de Banco Sabadell, Caixa Catalunya, Caja España o Bankinter.

Conviene siempre negociar con el banco el mejor plan de amortización y la reducción de las comisiones por cancelación de la deuda

En el caso de que la hipoteca esté contratada a un tipo de interés fijo (el que se prefiere en tiempos de "convulsión" como el actual, con una subida imparable del Euribor), el usuario gozará de tranquilidad respecto al pago de las cuotas. Sin embargo, una posible cancelación de la deuda puede llegar a costar hasta un 4% del capital que se devuelve anticipadamente. Así, Unicaja cobra por anticipación de deuda en los préstamos a interés fijo un 1,5%, mientras que Bankinter cobra un 2,5% (también en su oficina virtual), Ibercaja cobra el 2%, Caja España, el 3%, y Caixa Catalunya y Banco Sabadell el 4%.

SISTEMAS DE AMORTIZACIÓN

Se contemplan dos sistemas especialmente utilizados para amortizar un préstamo, y se distinguen según el modo de devolución del capital y los intereses:

  • El sistema francés o de amortización progresiva: El deudor se compromete a cancelar una cantidad constante de la deuda cada período de tiempo convenido. De esa cantidad, una parte irá destinada a la cancelación del capital, y la otra al pago de los intereses. Como la cantidad que se paga mensualmente es constante, al principio es muy superior la parte que se destina al pago de intereses respecto a la destinada a la amortización del préstamo. Pero, a medida que se va amortizando la deuda, disminuye la cantidad dedicada al pago de los intereses y aumenta la parte de capital que se amortiza, manteniéndose constantes las cuotas mensuales.

    Este es el método que más se emplea en España, en el que se establece un plan para que las cuotas sean constantes toda la vida del crédito. La única razón por la que las mensualidades aumentan o se reducen a lo largo de la vida de la deuda responde a las oscilaciones del tipo de interés aplicado. Al comienzo de cada período de amortización (en general, un año), se calculan los intereses que se adeudan al banco por el capital prestado y aún no devuelto, y se establecen las cuotas, sumando a los intereses la parte del capital que corresponde amortizar ese año, con el objetivo de que las cuotas sean constantes hasta la cancelación total del crédito. Ya que el tipo de interés que se aplica al préstamo puede subir de año en año, las cuotas pueden ser superiores a las del año anterior, pero ello no significa que se amortizará más capital, sino que se pagarán más intereses por el dinero que se debe.

  • Sistema americano o fondo de amortización: Con este método se establece que el deudor abonará la cantidad total del capital prestado a la finalización del período de préstamo. Mientras tanto, va pagando tan sólo los intereses de lo que adeuda, calculados según el dinero que ha tomado prestado y el tiempo que tardará en devolverlo. Al finalizar el período del crédito, debe devolver el capital del préstamo (dinero que ha ido acumulando aparte, en un fondo que va generando intereses).

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones