Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Estética rejuvenecedora

El paso del tiempo es implacable pero hay algunos signos del inevitable envejecimiento de la piel que pueden minimizarse

A menudo resulta difícil orientarse entre tantos productos que prometen «detener el tiempo» y parece casi irremediable gastarse una pequeña fortuna para conseguirlo. Entre promesas imposibles y un gran escepticismo, un estudio recientemente publicado clarifica un poco las ideas y puede servir de orientación al comprobar que algunos métodos contra el envejecimiento cutáneo son realmente eficaces.

Un trabajo efectuado por científicos de la Universidad de Michigan, en EE.UU, recoge los resultados de decenas de estudios realizados desde comienzos de la década de los noventa y concluye que, de todos los tratamientos que se encuentran disponibles, tres son los más eficaces: el ácido retinoico tópico, las inyecciones de ácido hialurónico y la reparación de superficie con láser de dióxido de carbono. El estudio ha sido publicado en la edición de mayo de la revista "Archives of Dermatology".

Entre retinol, ácido y láser

El retinol o vitamina A es uno de los productos estrella del que ya se había probado su eficacia en otro estudio efectuado en el 2007 en la reducción de las arrugas y la aspereza de la piel en las personas de mayor edad. Esta vitamina es liposoluble, indispensable para mantener en buen estado la piel y los ojos. Se conoce también como retinol por su importante papel en el funcionamiento de la retina. Tanto el retinol como sus derivados -los ácidos retinoicos- se han venido utilizando de forma eficaz en el tratamiento del acné. Produce un efecto peeling -descamación que renueva las células de la epidermis- estimulando la síntesis de nuevo colágeno.

Sus efectos dependen de la concentración que se use. Los dermatólogos y profesionales de la estética utilizan concentraciones altas que permiten exfoliar la piel hasta niveles profundos. Muchos productos cosméticos incorporan este principio, por lo que es interesante saber cuáles son las concentraciones ya que, si son elevadas, pueden producir irritaciones y, si son demasiado bajas, tener escasa eficacia. Es aconsejable utilizar los productos con retinol por la noche, cuando el proceso de renovación celular es mayor. Si se utilizan durante el día conviene asociar un buen protector solar porque el retinol aumenta la sensibilidad de la piel a la luz.

La reparación de la superficie cutánea con láser de dióxido de carbono es otro de los tratamientos de probada validez. Su eficacia reside en que remueve la dermis logrando la formación de nuevo colágeno. Otros estudios previos de la Universidad de Michigan han mostrado por qué algunos tratamientos de láser funcionan mejor que otros, menos potentes.

El colágeno es un proteína que tiene la función de mantener la estructura y elasticidad de la piel

El ácido hialurónico es otro de los tratamientos validados por el estudio. Se usa para rellenar arrugas y líneas de expresión, como el surco nasogeniano, que va de la nariz a la boca. Esta sustancia está presente, en estado natural, en todos los tejidos vivos y el tejido dérmico contiene fibras de colágeno y moléculas de ácido hialurónico que retienen el agua y generan volumen. Su aplicación periódica subcutánea provoca la regeneración del colágeno propio. Algunos productos cosméticos también incorporan este principio por vía tópica.

Colágeno, elemento imprescindible

Todos estos tratamientos tienen un factor común: mejoran la apariencia de la piel estimulando la formación de colágeno nuevo. Esta proteína de la piel, situada debajo de la dermis, tiene como función principal mantener su estructura y elasticidad. Por este motivo, los estudios con colágeno son de importancia clave para desarrollar tratamientos contra el envejecimiento dérmico. En la piel joven el colágeno es abundante y con una estructura firme y homogénea, mientras que en la piel de más edad se encuentra en menor cantidad y de forma irregular, principal factor responsable del hundimiento de la piel y las arrugas.

Estos procesos propios del deterioro de la piel tienen su explicación bioquímica: en el envejecimiento cutáneo se incrementa la producción de la enzima colagenasa, cuya función es descomponer las proteínas de colágeno. Después, los fibroblastos -células de la estructura de la dermis- pierden su estado normal, se colapsan y provocan una nueva activación de las enzimas de descomposición. Con todo, aparece un circulo vicioso de deterioro y pérdida de estructuras dérmicas que conlleva que las personas mayores de 80 años tengan cuatro veces más colágeno descompuesto y desestructurado que las de 20 años.

El espesor y la elasticidad de la piel también padecen modificaciones: con la edad, la dermis pierde dos tercios o más de su espesor juvenil y se lesiona más fácilmente, lo cual se relaciona igualmente con la pérdida de estructuras de colágeno. Además la grasa también juega un papel importante en el aspecto del rostro. Una nueva técnica desarrollada recientemente podría perfeccionar la cirugía plástica facial. Ésta consiste en rellenar un compartimiento profundo de grasa que se encuentra en las mejillas con inyecciones -de grasa- para recuperar volumen y tensión de la piel, minimizando las arrugas y los pliegues que parten de la nariz hacia los extremos de los labios.

En la actualidad se utiliza un compartimiento más superficial en este tipo de técnicas para la recuperación de volumen, de modo que el nuevo descubrimiento abre un campo de investigación muy amplio. "Añadir volumen en lugar de estirar la piel no es nada revolucionario en la cirugía estética, pero la idea de restaurar el volumen en la grasa profunda, que afectará a muchas áreas de la cara, es un gran avance en nuestra forma de tratar el envejecimiento facial", explica Joel Pessa, cirujano miembro de la Sociedad de Cirugía Plástica de EE.UU. y coautor del estudio mencionado.

Técnica individualizada

En el envejecimiento cutáneo hay una serie de factores biológicos que dependen directamente de la genética y del paso del tiempo. Además, también hay otros como son la exposición al sol, la contaminación, el consumo de alcohol y tabaco y el estrés que determinan que "las huellas del tiempo" no sean las mismas en pieles de la misma edad. La exposición a las radiaciones de la luz solar es una de las principales causas de envejecimiento cutáneo así como un factor de riesgo para desarrollar cáncer de piel.

Se recomienda una correcta protección evitando exposiciones demasiado directas y prolongadas. Cada vez más la cosmética incorpora, en las cremas hidratantes de uso diario e incluso en los maquillajes, factores protectores de los rayos UV. La dieta es una buena aliada de la cosmética: una ingesta abundante de frutas y verduras aporta las dosis necesarias de vitamina A y de principios antioxidantes. Los suplementos por vía oral de ácidos grasos esenciales, vitaminas y antioxidantes (la nutricosmética) también pueden resultar útiles.

UNA CREMA PARA CADA EDAD

Para minimizar los signos del envejecimiento puede ser útil seguir esta pequeña guía que varía dependiendo de la edad. Hacia los 30 años empiezan a aparecer las primeras arrugas. Para combatirlas pueden utilizarse productos exfoliantes de microdermoabrasión acompañados de un aparato masajeador que activa la circulación en el rostro. También son útiles los peelings químicos superficiales a base de ácido glicólico, a concentraciones bajas, y elegir cremas hidratantes más completas (con antioxidantes, vitaminas o activos) que mejoren la luminosidad.

A los 40, las cremas hidratantes deben ser de textura más rica y es el momento de utilizar cremas que actúen sobre el colágeno, como las que contienen retinol. Es recomendable potenciar la exfoliación para estimular la renovación celular que se enlentece a esta edad. Se muestran útiles los peelings químicos superficiales, el relleno de arrugas y el empleo periódico de toxina botulínica.

En la década de los 50, la menopausia provoca una serie de cambios hormonales que influyen en la piel. Los peelings más profundos y la reparación de la superficie con láser pueden mejorar su aspecto. El relleno de arrugas y del surco nasogeniano con ácido hialurónico son una buena opción. La toxina botulínica sigue siendo útil y los tratamientos con mesoterapia y radiofrecuencia pueden mejorar la flacidez.

A partir de los 60 años, los signos del paso del tiempo son mucho más marcados. Siguen siendo válidas las mismas opciones, a las que pueden sumarse complementos nutricionales a base de antioxidantes y antirradicales libres (vitaminas A-E-C, zinc, selenio y Beta-carotenos).

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto