Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Enfermedad celíaca

Hay 20.000 personas en España que no toleran el pan

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 31 julio de 2002

Según la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) uno de cada 200/300 nacidos vivos en España puede padecer la enfermedad, lo que supondría una cifra de unas 300.000 personas. Sin embargo, actualmente hay diagnosticadas 20.000 casos en todo el territorio nacional. La enfermedad afecta de forma notable a los miembros de raza blanca, aunque se han detectado numerosos casos en Paquistán, China, Japón y especialmente en el sur del Sahara. También es una enfermedad dos veces más frecuente en las mujeres que en los hombres y se puede heredar y estar predispuesto genéticamente. Si un hermano gemelo sufre la enfermedad, también la padece el otro, y es probable que al detectar un celíaco en una familia, sus parientes más cercanos la sufran en forma latente. En cuanto a los datos de otros países, Suecia es el territorio con mayor incidencia acumulativa a los 2 años de edad de los pacientes, ya que han pasado de 0,3 por 1000 en 1970, a 2,9 en 1988.

¿Qué es la enfermedad celíaca?

La enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten, una proteína que se encuentra en la harina de trigo, cebada, centeno, avena y malta. Las personas que padecen esta enfermedad no pueden consumir ningún alimento que contenga estos productos. La ingesta de alimentos con gluten produce una lesión progresiva en las vellosidades del intestino encargadas de absorber los nutrientes de los alimentos y pasarlos al organismo. Como el gluten daña a estas vellosidades, los enfermos celíacos están mal nutridos y padecen diversas enfermedades, que pueden degenerar en cáncer o crisis celíacas con un desenlace fatal para el paciente.

Síntomas de la enfermedad

Los síntomas de la enfermedad en su forma clásica pueden ser continuas diarreas, malnutrición, vientre hinchado, vómitos, carencias de hierro y de calcio y, en el caso de los niños, falta de peso y de talla adecuados a su edad, ya que su cuerpo no se alimenta correctamente. De ahí se deriva inapetencia, anorexia, y todo ello puede desembocar incluso en cáncer, ya que un celíaco tiene un 20% más de posibilidades de desarrollar determinados tipos de esta enfermedad.

Pero los síntomas varían en función de la edad. Cuando en la dieta de los niños menores de un año se introduce la alimentación con papillas puede comenzar a detectarse la intolerancia al gluten. En estos casos los niños desarrollan un carácter huraño, irritable, junto a los síntomas médicos ya mencionados, y sobre todo, la falta de peso y de talla. Para determinar si un niño (o un adulto) padece esta enfermedad la prueba más fiable es la biopsia intestinal en el que se pueden detectar si la vellosidades encargadas de la absorción de los nutrientes están dañadas.

En el caso de los adultos, la enfermedad celíaca clásica se manifiesta con síntomas similares y en todos los casos una dieta libre de gluten es la mejor solución. Sin embargo, el alcance de esta enfermedad, estudiado con interés desde los años cincuenta del pasado siglo, se ha ampliado y se han detectado más consecuencias que la celiaquía puede originar. En los adultos esta intolerancia alimenticia puede provocar depresiones, esterilidad tanto en el hombre como en la mujer, menstruaciones tardías e irregulares, caída del cabello y abortos reiterados.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: Curación »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones