Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Normativa legal

Los requisitos mínimos de calidad del espárrago

Los requisitos mínimos de calidad del espárrago

El espárrago, planta originaria de los países mediterráneos, es un cultivo hortícola al que se atribuyen numerosos beneficios para la salud. La vida productiva de una esparraguera es de aproximadamente 7 u 8 años, si bien, cuando son silvestres, pueden llegar hasta unos 30 años.


Existen evidencias escritas de su consumo en la época romana, pero sus orígenes son anteriores. Y fue durante la Edad Media cuando se produjo un incremento importante de este cultivo en la zona mediterránea, dedicándose más tierras al cultivo de esta planta vivaz. Las primeras variedades seleccionadas se obtuvieron en Holanda en el siglo XVIII consiguiéndose un incremento importante de su producción con respecto a la denominada tradicional; fue entonces cuando Francia importa estas variedades e intensifica su estudio en nuevas técnicas de cultivo y en la obtención de híbridos.


En la actualidad, España es el primer productor de esta planta en el ámbito de la Unión Europea (UE). Francia ocupa el segundo puesto y con menor producción Italia, Alemania, Grecia y Holanda, entre otros. Pero la UE importa gran cantidad de espárrago de conserva de terceros países, principalmente provienen de China, Perú, Méjico y Taiwan.


Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA, La alimentación en España. Madrid 2000) el consumo medio por persona se sitúa en torno a los 0,25-0,30 kilogramos al año, siendo Navarra la comunidad autónoma donde se produce el mayor consumo en el hogar de este producto.


El mercado del espárrago tiene dos vías principales de venta: el mercado del espárrago fresco y la industria transformadora en conserva y congelado. En este artículo nos vamos a detener a la regulación de la comercialización del espárrago fresco.


Una norma armonizada para los espárragos


El 1 de enero de 2000 entró en vigor el Reglamento (CE) nº 2377/1999, de la Comisión, de 9 de noviembre de 1999, por el que se establecen las normas de comercialización de los espárragos. El Reglamento refunde la normativa específica de comercialización del espárrago ante la falta de claridad jurídica por la diversidad normativa y sus contínuas modificaciones.


Atendiendo a una finalidad claramente globalizadora del mercado, la refundición operada tiene en cuenta la norma recomendada para los espárragos por el Grupo de trabajo de normalización de los alimentos perecederos y de desarrollo de la calidad, de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa. Así, por ejemplo, el sistema de calibrado se simplifica, favoreciendo la comercialización de los espárragos verdes finos y los de tipo “triguero”.


La aplicación reglamentaria pretende excluir del mercado aquellos productos cuya calidad sea insatisfactoria por incumplir las exigencias de los consumidores, previamente determinadas. En este sentido, la comercialización de un producto que no cumpla con los requisitos legalmente establecidos incurre en competencia desleal. No debemos esconder que, con ello, también se pretende facilitar las relaciones comerciales con el claro objetivo de permitir un aumento de la rentabilidad de la producción.


La citada norma afecta a aquellos espárragos que se entregan en estado fresco al consumidor, y resulta de aplicación en todas las fases de comercialización del producto. Quedan especialmente excluidos de esta normativa los destinados a la transformación industrial, los espárragos verdes y verde-morados de diámetro inferior a 3 mm, y los blancos y morados de diámetro inferior a 8 mm que se presenten en manojos uniformes o en envases unitarios.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones