Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Ciencia y tecnología de los alimentos

Mejoras en la producción acuícola

El desarrollo de nuevas vacunas contra patógenos en pescados como el bagre y la elaboración de nuevos piensos mejoran su seguridad sanitaria

La investigación en el campo de la acuicultura persigue, sobre todo, un claro objetivo: garantizar la seguridad sanitaria del pescado. La lucha contra patógenos y una alimentación segura son dos factores fundamentales en este ámbito. Una de las especies más susceptibles al ataque de patógenos es el bagre, formado por un grupo de 30 familias y más de 2.000 especies distintas. Este pescado se ha seleccionado para desarrollar estudios cuyas conclusiones ayuden a combatir las enfermedades claves de las diferentes especies de bagres y aplicarlas al resto de especies marinas. Uno de los últimos avances ha sido el desarrollo de vacunas contra las bacterias Streptococcus iniae y S. agalactiae, junto con la creación de nuevos piensos para su alimentación, que faciliten una producción sostenible y eliminen los altos contenidos de harina de pescado de los piensos tradicionales.

Imagen: Javier HabladorcitoPara el desarrollo de vacunas efectivas con patógenos que atacan al bagre se ha modificado la composición genética de las bacterias. Con ello, se consiguen varios efectos: en primer lugar, se elimina su efecto y su virulencia y, en segundo lugar, es posible desarrollar unas vacunas que expongan a los peces a dosis bajas de las formas modificadas de los diferentes patógenos, es decir, unas vacunas modificadas y vivas.

Cuestión de genética

La vacunación consiste en sumergir los peces con agua que ya contiene los patógenos modificados

La primera de ellas, efectiva contra S. iniae, se denomina "viva" porque contiene pequeñas dosis de bacteria y es más efectiva que las llamadas inactivas y utilizadas hasta ahora. Tiene la suficiente similitud con el patógeno que se combate, que es capaz de estimular una actividad inmunitaria permanente a los peces evaluados. El proceso de vacunación consiste en sumergir los peces con agua que ya contiene el patógeno modificado, aunque se estudian nuevas formas de hacerlo.

La técnica se ha llevado a cabo en el sector del bagre, de ahí que las vacunas sean específicas para los patógenos que afectan a esta especie. Un ejemplo es la lucha contra el patógeno Edwardsiella ictaluri, causante de septicemia entérica. Esta vacuna ya se ha probado con diferentes especies de bagre. Los resultados han mostrado un aumento del 12% en la tasa de supervivencia de los peces que recibieron la vacuna, frente a otros que no la recibieron, además de significativos beneficios para los productores que se ofrecieron a utilizarla en sus aguas.

Piensos más equilibrados

Los piensos adaptados para los peces están elaborados, en muchos casos, con unos elevados contenidos de harina o aceite de pescado. Si se tiene en cuenta que la acuicultura provee hoy en día la mitad del pescado para el consumo humano, los expertos buscan satisfacer un consumo sano, seguro y equilibrado. Para ello, se desarrolla también una nueva variedad de pienso a base de proteínas vegetales concentradas.

La elaboración de este nuevo pienso se lleva a cabo mediante un extrusor de cocina y los investigadores ya lo formulan para alimentar a especies como el salmón, la corvina blanca o la trucha. Se evalúan seis dietas que contienen diferentes combinaciones de proteínas alternativas, junto con los piensos habituales para poder compararlas. Los primeros resultados apuntan que la nueva dieta funciona mejor para los peces estudiados, con unos mejores resultados de la composición final del pescado listo para consumir. La base del nuevo alimento son los ingredientes como el maíz, la harina de gluten y la proteína de soja, para poder eliminar o añadir menos cantidad de harina de pescado.

EL BAGRE

El bagre es un pescado muy nutritivo y proteico de delicioso sabor. La mayoría se produce en criaderos comerciales. Representa una alternativa muy saludable, variada y con poca grasa. Contiene pocas calorías y sodio y una buena dosis de calcio, hierro y otros minerales. En los comercios, se puede encontrar de distintas formas: limpio, es decir, ya destripado y sin cabeza ni aletas; en filetes, que es la carne de los costados exentas de espinas; y marinado, con especias y varios gustos para ahorrar tiempo de preparación. Otra forma de adquirir el bagre es congelado. En este caso, a pesar de un sabor y composición excelentes, debe estar envuelto de forma hermética.

De un modo u otro, antes de adquirirlo hay que asegurarse de que este alimento cumple las siguientes condiciones:

  • Los ojos deben estar claros y no hundidos o opacos, la carne debe estar firme y sin un olor demasiado fuerte.
  • Las piezas deben estar libres de sangre.

Las piezas frescas o congeladas se deben comprar en el último momento, para evitar al máximo romper la cadena de frío.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones