Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien > Curiosidades

Tipos de contenidos: Alimentación

Recetas para ir de picnic
Λ

Tipos de pan: Pan sobao

Un pan de corteza suave y miga compacta

  • Fecha de publicación: 28 de abril de 2007
Imagen: cnice

El pan sobao es un tipo de pan con muchas variedades en función del lugar geográfico en el que se realice la producción. Su nombre tiene mucho que ver con su proceso de elaboración. Desde la antigüedad, este pan se amasa con las manos en pequeños obradores, con lo que se consigue una masa que después se pasa entre unos cilindros o rodillos de hierro para sobarla y que adquiera mayor consistencia. Ya desde los inicios, se decía que para producir este pan se "tocaba mucho la masa". Por eso se bautizó como pan sobao.

Características nutritivas

Además del intenso amasado, su principal diferencia respecto a otros panes radica en la cantidad de agua que interviene en el proceso de creación. Mientras que en el pan normal se emplea un 57% de agua sobre la harina en el amasado y en el romano se llega a un 75%, la cantidad usada para el sobao se reduce a un 50%. Esto da lugar a un pan de corteza y miga más duras y compactas que otras variedades.

El pan sobao es rico en hidratos de carbono complejos (almidón). De ahí que, al igual otros panes, sea considerado un alimento esencialmente energético. Algunas variedades incorporan aceite en la masa, pero por lo general su contenido graso es bajo, así como su aporte de proteínas procedentes de la harina de trigo. Asimismo, es fuente de vitaminas como la B1, B2, B6 y B3; y de minerales como el sodio, el potasio y el magnesio.

El pan sobao es una de las variedades más energéticas, con un contenido bajo en grasas y alto en vitaminas y minerales

El pan y la dieta equilibrada

En las últimas décadas el pan goza de muy mala fama, ya que se cree que engorda. Así, muchas veces se consume en cantidades insuficientes que distan bastante de las recomendaciones dadas por organismos de Salud como la FAO (Food Agriculture Organization) y la OMS.

Teniendo en cuenta los nutrientes que aporta, éste debería constituir una parte destacable en la alimentación diaria y estar presente en prácticamente todas las comidas, desde el desayuno a la cena.

El hecho de no consumirlo de forma habitual contribuye a desequilibrar de manera importante la dieta. La falta de pan aumenta, por ejemplo, el porcentaje del total de las calorías que provienen de alimentos ricos en grasas o proteínas, alejándonos considerablemente de las recomendaciones respecto a una alimentación equilibrada, en la cual cerca del 55% del total de calorías diarias deben proceder de los hidratos de carbono, el 15% de proteínas y el 30-35% restante de grasas. Por ello, si se reduce el consumo de pan, es necesario aumentar la ingesta de otros alimentos ricos en carbohidratos (arroz, pasta, patata o legumbre) con el fin de no desequilibrar significativamente la alimentación.

Elaborar pan sobao

El pan sobao también se puede preparar desde casa, de manera fácil y rápida:

Ingredientes:

  • 500 gramos de harina candeal, especial para elaborar panes de masa dura. También se recomienda mezclarla con harina normal para poder amasarla.
  • 225 gramos de agua.
  • 10 gramos de sal fina.
  • 100 gramos de masa madre.
  • 2 gramos de mejorante de panadería, que evita el resecado del pan y lo dota de extensibilidad y buena manipulación durante el proceso de amasado.
  • 12 gramos de levadura fresca.
Imagen: Ove Topfer

Elaboración
Amasar todos los ingredientes durante 5 minutos aproximadamente. Posteriormente se refina la mezcla durante 3 o 5 minutos y se deja reposar durante el mismo tiempo para que la masa repose. Después se da forma al pan (la que se desee) y se deja fermentar durante 45 minutos. Para conseguir el volumen final escaso que se desea, la fermentación no debe alargarse. Finalmente, se hornea, con un cuenco de agua y en el horno precalentado a 300º, durante 25 minutos a 220º.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto